Consecuencias de la maternidad subrogada en la gestante

Como sabemos, la gestación subrogada es un tema que suscita gran controversia, con una gran variedad de argumentos tanto a favor como en contra. Las repercusiones psicológicas y sociales que puedan derivarse es uno de los argumentos más estudiados. Por ello, en este artículo hacemos un repaso de las principales consecuencias de este proceso.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Implicados en la maternidad subrogada

En un proceso de gestación subrogada intervienen tres elementos principales:

En este artículo vamos a centrarnos en las consecuencias psicosociales que puede tener la gestación y posterior entrega del bebé en la mujer que ha decidido convertirse en gestante con el objetivo de cumplir el sueño de una persona o pareja con deseo de paternidad.

La gran mayoría de los estudios relacionados con las consecuencias sobre las gestantes están basados en mujeres que intervienen en un proceso de gestación subrogada en Estados Unidos, Canadá o Reino Unido. Por lo que es importante resaltar que lo comentado en este artículo hace referencia a estos estudios y por tanto no hablamos de consecuencias psicológicas en las gestantes cuando hay explotación o ausencia de libertad en la decisión por parte de la gestante.

Perfil de la gestante

De forma general y especialmente en los países con una adecuada regulación de la gestación por sustitución como Estados Unidos, Rusia o Canadá, las mujeres que deciden ser gestantes muestran un perfil psicológico común. Se trata de mujeres fuertes y a la vez con gran sensibilidad que no suelen experimentar problemas psicológicos tras el nacimiento y entrega del bebé.

Aunque los estudios realizados no son demasiados y el tamaño muestral es bajo, generalmente no existe un sufrimiento o secuelas psicológicas negativas en las gestantes ni se ha visto un aumento de los casos de depresión post-parto en comparación con embarazos propios. Las clínicas dedicadas a la gestación subrogada indican que los estudios más recientes no muestran problemas psicosociales graves ni consecuencias negativas en la gestante.

Para evitar posibles repercusiones, es imprescindible que la gestante se someta a un riguroso estudio o proceso psicológico que determina su capacidad para el proceso, así como a controles o sesiones periódicas con psicólogos especialistas durante el embarazo.

En estas sesiones psicológicas es importante que el especialista confirme que la gestante tiene claro la actitud ante el futuro embarazo, es decir, que tenga conciencia total de que gestará a un bebé que no es suyo. De esta manera reduciremos el apego durante el embarazo y se facilitará la posterior entrega del recién nacido.

Motivaciones para ser gestante

Al contrario de lo que muchas personas piensas, el principal motivo por el que muchas mujeres deciden gestar un bebé que no es suyo no es el económico sino el dar el regalo de la vida, ayudar a otras personas a conseguir su sueño, ya que por ellas solas no pueden. Es decir, aunque la compensación económica existe y desde luego es una de las razones por las que las gestantes intervienen en el proceso, no es la razón principal o básica.

Otra razón por las que muchas mujeres deciden intervenir en un proceso de gestación subrogada como gestantes es el disfrute del embarazo. Algunas mujeres les sienta bien este estado, se sienten más especiales, lo cual mejora también su sentimiento de bienestar y su salud emocional.

La motivación altruista y solidaria de la mayoría de las gestantes, les lleva a una mayor sensación de bienestar y felicidad por estar haciendo algo en beneficio de otros. Esta sensación que aumenta su autoestima y autoconfianza y les hace sentir mejores personas, se ve reforzada cuando existe una relación personal entre los padres de intención y la gestante, puesto que de esa manera la gestante adquiere un estado de empatía mayor que le ayuda a entender el sufrimiento por el que están pasando los padres de intención y por tanto su deseo de ayudar es mayor.

Según un estudio llevado a cabo por Van der Akker en 2005, las gestantes que mantenían contacto con la familia intencionada no presentaban disfunciones psicológicas a los 6 meses del nacimiento del bebé.

Muchas gestantes afirman sentir una mezcla de emociones de felicidad y tristeza en el momento del nacimiento, cuando el proceso finaliza. Felicidad porque han cumplido su objetivo de ayudar a una familia y tristeza porque su ayuda acaba, su sentimiento de solidaridad acaba y en definitiva, el embarazo, con el que se sienten normalmente a gusto, ha terminado.

Consecuencias sociales de la gestación subrogada

Es importante que el entorno de la gestante conozca la situación, entiende la razón que le lleva a la gestación en favor de otros, y que reciba el apoyo continuo de familiares y amigos.

Esto hará que la gestante se sienta mejor consigo misma, disfrute de su vida durante el embarazo y se sienta feliz por ayudar a otras personas, además de reducir el posible miedo o rechazo en el momento de entregar al bebé.

Si la gestante esconde el proceso, sus verdaderas motivaciones o no tiene el apoyo de sus seres queridos, sus sentimientos de frustración, negación y secuelas psicológicas negativas pueden aumentar.

2 comentarios

  1. usuario
    peirloe

    Pues la verdad es que no me lo acabo de creer. O sea, sí, puede que haya mujeres con una bondad inmensa capaces de pasar 9 meses de riesgo por alguien que no conoce o conoce relativamente poco.
    Desde mi opinión he de decir que si no hubiera compensación económica o algo de dinero, aunque sea poco y no te solucione la vida, te ayuda y la verdad, no creo que nadie lo hiciera sin esos mínimos de dinero.
    Olé a aquellas mujeres que no reciben nada de dinero y aun así se ofrecen a esto.

    • usuario
      BLA

      Yo no estoy de acuerdo, hay muchos casos de gestos altruistas de este tipo, desde el más sencillo como ir a donar sangre, a otros como donar médula o un riñón. Aunque no lo creas hay personas en este mundo que aún les queda bondad, puede que lo hagan por haber pasado por algo similar en su familia y lo comprendan desde dentro, o simplemente les satisface hacer una buena acción. Está claro que la compensación hace que muchas personas lo quieran hacer, si dieran dinero por donar sangre además de un bocata, nos faltaría espacio para almacenar litros y litros. Pero no quiere decir que haya personas que sí lo hagan de manera desinteresada. Saludos.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar