Ética en gestación subrogada: ¿A favor o en contra?

De todos los métodos de reproducción asistida, la gestación subrogada es tal vez la que mayor polémica y variedad de opiniones genera. Sus detractores denuncian la sustitución de la mujer en su papel de madre y el hecho de “alquilar” el cuerpo de una persona, una postura reforzada por la terminología comúnmente utilizada: maternidad subrogada, vientre de alquiler, madre subrogada o de alquiler. Por ello, sus defensores prefieren las designaciones más neutras de subrogación gestacional y gestante.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Por qué suscita controversia la gestación subrogada?

La controversia resulta legítima, como en todos los casos en los cuales los avances científicos posibilitan situaciones inéditas. Esta modalidad de la biología reproductiva pone en juego la voluntad, la responsabilidad y la dignidad de varias personas, sin hablar de los derechos del bebé por nacer. Como cualquier técnica de nueva aplicación, es imprescindible que se guíe por una ética, respaldada por una legislación adaptada.

Los principales debates y controversias giran en torno a la necesidad de una legislación, al riesgo de mercantilización y a posibles secuelas psicológicas y sociales.

Actualmente, en los países donde esta práctica todavía no está regulada, los problemas asociados con la filiación y la inscripción de los bebés vulneran los derechos de los recién nacidos.

La prohibición de la técnica de la gestación subrogada en determinados países no siempre sirve para desalentar a los futuros padres. Deciden viajar al extranjero, a países donde sí está permitida (cuando no se deciden por hacerlo en su país, de forma totalmente ilegal y desprotegida).

El conflicto surge cuando vuelven a casa con su hijo en brazos. ¿Qué pasa con estos niños? Es imprescindible legislar en esos casos, en el interés superior del menor. Ya ha sido traído al mundo: éticamente hablando, no puede permanecer en un limbo legal que debilita su identidad como persona, o exponerse a quedarse separado de sus padres de intención, es decir, de los que han arriesgado tanto para que nazca.

Un argumento que destacan quienes se posicionan en contra de la gestación subrogada es el de la cosificación de las personas. A partir del momento en que existe un contrato por el que se decide su destino, consideran que el hijo se convierte en un “objeto de consumo”.

Por otra parte, la gestante podría ser percibida como un mero útero a disposición de otras personas, lo cual resulta moralmente inaceptable.

Polémica: ¿altruismo o mercantilización?

Las opiniones en contra denuncian la utilización del cuerpo de la mujer de forma mercantil, como si de una máquina o incubadora se tratase. Consideran que abre las puertas a su explotación y posible manipulación, especialmente en aquellos casos en que la embarazada se encuentra en una situación económica o familiar complicada.

Por otra parte, el hecho de que exista un pago por los servicios prestados en un proceso de gestación subrogada supone la comercialización y explotación de algo tan sagrado como el nacimiento de un niño. Convertir algo así en un negocio es algo totalmente inmoral.

En cambio, los partidarios a favor de la técnica consideran que se trata de una práctica solidaria que beneficia a todos los participantes, una solución para que las personas con problemas de fertilidad puedan cumplir su sueño de tener un hijo. Estiman que todos son adultos que ejercen libremente sus derechos sin perjudicar los de otras personas.

La gestante tiene total libertad para decidir qué hacer con su cuerpo, siempre responsabilizándose de sus actos y decisiones. El acuerdo es voluntario y libre, por lo que no tiene por qué conllevar explotación ni ser un negocio. Pero son necesarios una adecuada regulación legal y mecanismos de control que la protejan de posibles presiones sociales y/o económicas.

Siempre que esté correctamente regulada y que se rija por unas normas éticas, la gestación subrogada se convierte en una práctica solidaria que beneficia a todos los participantes:

  • Los padres intencionales: consiguen la paternidad garantizando el futuro de un hijo muy querido y deseado.
  • El recién nacido: existe gracias al deseo de los padres de intención y se criará en un entorno cariñoso y responsable.
  • La gestante: satisface su inquietud de ayudar a otras personas y, además, en la mayoría de las situaciones, obtiene un beneficio económico extra. Muchas gestantes afirman tener una mayor autoestima y confianza en sí mismas, además de gozar de un desarrollo personal positivo debido a esta acción solidaria.

Debemos valorar que la gestante presente una fuerte motivación altruista, incluso en el caso de una gestación subrogada comercial. Por eso es importante la evaluación psicológica y la consideración de sus circunstancias personales (familia estable, hijos propios). Debe encontrarse en una situación financiera sin precariedad y estar plenamente convencida de los motivos solidarios que la impulsan.

Acerca de la compensación económica que recibe la gestante, se recomienda la lectura del artículo: Pago a la gestante en maternidad subrogada.

Debate en torno a aspectos psicosociales

Entre los aspectos denunciados por quienes no están a favor de la gestación subrogada está la ruptura de la relación madre-hijo o vínculo materno-fetal. El hecho de gestar a un niño para entregarlo rompe de forma deliberada la unión creada durante el embarazo.

Aunque este punto no está totalmente claro, los detractores afirman que los hijos nacidos por esta técnica sufrirán en un futuro secuelas sociales y psicológicas que pueden causarles conflictos emocionales. Por esta razón, se recomienda a los padres intencionales hablar de forma honesta con sus hijos sobre el modo en que han sido concebidos.

Por otra parte, el hecho de quedar embarazada y tener que entregar al bebé no tiene por qué suponer daño a la integridad psíquica y física de la portadora. Existen embarazadas que sienten este vínculo solo durante el embarazo, otras que rechazan al feto y solo se sienten cercanas a él cuando nace, otras que no muestran apego en ningún momento del proceso, etc.

A pesar de que el vínculo materno-filial es fuerte, muchas investigaciones demuestran que la separación tras el parto no supone complicaciones psicológicas para el bebé ni para la madre portadora. El apego prenatal depende de cada situación y sobre todo de la actitud en el embarazo. De esto se deriva la importancia de que la gestante esté adecuadamente preparada para el proceso de subrogación y que conozca desde el inicio el desarrollo y las condiciones del mismo.

Si deseas someterte a un procedimiento de gestación sobrogada deberías leer el artículo “Pasos a seguir en la gestación subrogada“.

Preguntas de los usuarios

Cuando se dice que la práctica de la maternidad subrogada debe guiarse por la ética, ¿qué significa realmente?

Entendiéndose la ética como el conjunto de normas morales que rigen la conducta de una persona, hablar de ética en relación a la gestación subrogada se refiere al hecho de que ninguno de los participantes (futuros padres, clínicas, gestantes…) debería iniciar un proceso tan complejo sin tener plena conciencia de todas sus implicaciones médicas, legales y morales.

Cada una de las partes deberá disponerse a asumir sus responsabilidades en cada situación potencial, para que no exista en ningún caso perjuicio a los demás. Ni los padres de intención, ni la gestante ni el bebé deberán sufrir en el proceso las consecuencias de una decisión tomada a la ligera.

Actualmente, no está permitido por ley. Es necesario iniciar el proceso en un país donde esté legalizada.

Además, el posterior registro del niño en el Registro Civil Español variará según el destino elegido, dependiendo de si éste aporta o no una resolución judicial que determine la filiación.

¿Por qué es importante que exista una legislación sobre vientres de alquiler?

Las situaciones de desprotección y abusos se propician cuando no existe legislación. La gestación subrogada implica demasiadas consecuencias para que se solucione ignorándola.

La prohibición es por supuesto una opción, pero muchas personas ansiosas por cumplir su sueño de ser padres están dispuestas a arriesgarse a tener hijos en el extranjero con este método.

Ante la realidad de los hechos (cada año nacen bebés en el extranjero por gestación subrogada), el interés superior del menor exige que se regulen la filiación y el registro de estos niños.

¿Se puede ser madre de alquiler sin ir en contra de la religión?

En ocasiones, la moral religiosa contradice la gestación subrogada, especialmente cuando ocurren complicaciones.

Uno de los casos más sonados ocurrió en Tailandia en 2013. Según la versión de la mujer tailandesa que gestaba a los mellizos de una pareja australiana, los padres de intención le pidieron que abortara después de detectar que uno de los bebés tenía síndrome de Down. Puesto que el budismo tiene un gran peso en la sociedad tailandesa, la mujer se negó a abortar, para no ir en contra de sus convicciones. Después del parto, la pareja se negó a asumir su paternidad y abandonó al bebé.

Para evitar casos tan terribles, cada una de las partes implicadas debe asegurarse de que ningún aspecto de la gestación subrogada (incluyendo las complicaciones potenciales) va en contra de sus convicciones religiosas y éticas. Establecer un contrato es la ocasión de considerar todas las situaciones posibles.

En cuanto a la Iglesia católica, se opone a la gestación subrogada, al igual que se opone a otras técnicas de reproducción asistida. Se ven como alteraciones de la voluntad divina. Para más detalles, recomendamos la lectura del siguiente artículo: Opinión de la Iglesia.

16 comentarios

  1. usuario
    Kar

    Yo voy a ser sincera en esto. Para mí, es una completa aberración y totalmente en contra de la naturaleza que una mujer utilice su “barriga” como medio de alojamiento. No sé si lo sabéis, pero quedarse embarazada es un proceso duro y en el que el cuerpo experimenta muchísimos cambios, muchos de ellos irreversibles. Yo nunca haría esto ni por todo el oro del mundo, mi cuerpo es mío y no lo cedo.

    • usuario
      PABLO

      Buenas noches KAR:
      Logicamente yo como hombre no sé lo que es quedarme embarazada y no se los cambos fisicos a los que se somete una mujer, pero he decirte que el decir que nunca lo harias ni por el oro del mundo es una falacia muy artificial. ¿ que pasaría si tu hija ( si es que la tienes) quiere quedarse embarazada y no puede? buscarías soluciones… metodos de reproducción asistida…. pues la gestacion subrogada no deja de ser otfo método con unas connotaciones diferentes…. alguien va a “cuidar” algo que sera tuyo.¿ eso es una aberracion? ¿ y la adopcion… es tambien una aberracion?. informarte por favor y nunca digas de este agua no bebere. Buenas noches

    • usuario
      Juan Carlos

      Ahhhhh. Pues no lo sabía. Ni se me había pasado por la cabeza.

  2. usuario
    JULIO

    yo soi hombre pero si la mujer esta en gran necesidad económica y no tiene otra opción si debe aceptar además no son sus genes los que van con el bebe y daría la felicidad a otra personas que no pueden tener hijos llevando sus genes.

  3. usuario
    Lulu

    Buenas Tardes;
    Lo primero decir que los comentarios anteriormente dichos de los tres, dos son hombres. Estoy de acuerdo con el primer comentario pues es algo inmoral poder comercial con un bebé, poniéndole precio. Lo que normalmente solemos comprar y vender son objetos y comida. No personas. Muchos de vosotros seguro que veis mal el tráfico de personas que se está dando ahora. Pues es igual que esto pero “LEGAL”. Respeto a todos aquellos que no pueden tener hijos, y sé que si yo me encontrara en la misma situación adoptaría. Ya no solo por el simple hecho de que es otra mujer la que está llevando a tu hijo en su vientre, sino por el hecho de que muchos embriones han muerto por el camino para encontrar al “perfecto”. No se trata ya de cuestiones ideológicas, sino éticas y bioéticas.
    Un Saludo.

  4. usuario
    Carmen

    Como el articulo dice, hay puntos a favor y otros en contra, como siempre en todo.

    Para mi los puntos en contra tienen mucho mas peso que los puntos a favor.

    Entiendo que unos “futuros” padres, luchen por su derecho a poder tener hijos, pero no vulnerando con ello los derechos del bebé: poder alimentarse con leche materna (que es siempre mejor que la leche artificial), de, en el vientre, poder crear un vínculo con la “madre” porque en este caso, la madre los “rechaza” emocionalmente (la gestante no quiere y no debe crear ningún vínculo con el feto), de poder tener una madre (en el caso de parejas homosexuales) y poder acurrucarse en sus pechos, que aparte de alimentar es el lugar de calidez, consuelo y protección…

    Que es mas importante, los derechos de una persona de poder tener hijos, o los del bebé de tener sus necesidades básicas cubiertas?

    La adopción es diferente. Esos bebés o niños ya han nacido, y han sido “rechazados” por sus progenitores. Han tenido que pasar una situación muy traumática, que nadie debería vivir, pero han tenido esa situación en la vida. A partir de ahí, cada granito de arena que se pueda ofrecer para que igualmente puedan tener una vida digna, es bienvenido. En este caso, debería dar igual quien adobte, si parejas homosexuales, parejas heterosexuales, personas solteras,… con tal de mejorar la vida de esos seres.

    Por eso creo que se debería luchar mas para facilitar la adopción, ya que a veces se recurren a otros métodos, porque la adopción es muy costosa, dificil, larga,…

    PD: También creo que este deseo de tener hijos a veces está influenciado por una presión social, una mitificación de la idea de tener hijos, un deseo casi irracional de dejar un legado genético,…

    • usuario
      Nuria

      No podría estar más de acuerdo con tu comentario. Creo que lo has expresado a la perfección.

      Aparte, me gustaría añadir un par de cosas:
      · Yo creo que el “derecho a tener hijos propios” no existe,y mucho menos por encima de los derechos y dignidad de la mujer gestante. Lo que existe es el derecho a explotar la sexualidad propia (y no la ajena) de la forma que uno quiera.
      Opino que parte de esta creencia de que HAY QUE tener hijos propios para sentirse reaizado, es una construcción social que presiona y afecta mucho a las mujeres que no pueden tener hijos.
      · Me parece cínico hablar de que “la mujer gestante es muy altruista, se siente muy bien, y encima le retribuye económicamente. Qué bonito, todos salen ganando”. Si tanto les importa el altruismo a los padres, que adopten un niño.
      · También me parece horrible que se crean que el bebé va a estar mejor con los padres que han pagado “porque es muy deseado” (entendiendo por ello que han pagado mucho por él y le pueden ofrecer una vida más desahogada económicamente y al estilo occidental).
      · Comprendo que las personas que han utilizado este “método” para tener hijos, como es el caso de Leonor, no quieran ver las partes malas, porque nadie quiere sentirse mal. Pero no creo que “Mi cuerpo es mío” deba entenderse con “y lo vendo/alquilo cuando quiero” (porque normalmente no se quiere porque se es super altruista, sino que, desgraciadamente, hay necesidad económica). Y, si no les importa la mujer, o creen que nos quejamos porque “entendemos mal el feminismo” (supongo que vas a venir a explicármelo tú, Leonor), ¿de veras no les parece que están objetificando los bebés al comprarlos?
      · Y con respectoa las parejas homosexuales, creo que deberían asumir qué pueden y qué no pueden tener: No tienen matriz, no pueden concebir un hijo. Y es enfermizo que intenten conseguirlo a golpe de talonario.
      · Me parece indigno, y creo que debería ser ilegal, que hagan firmar a la madre, a cambio de dinero, la renuncia a la patria potestad del bebé.

  5. usuario
    Montilla

    Si la mujer tiene necesidades no me parecería bien que lo haga porque acabaría siendo como la prostitución y encima se estaría fomentando. Pero si se hace un control para asegurar que lo hace voluntariamente y no por necesidad del dinero me parece perfecto, está en su derecho de hacer lo que quiera con su cuerpo. Lo que no hay que hacer es traficar con ellas, ni obligarlas, ni dejar que lo hagan sin entender bien todo lo que supone. Tienen que hacerlo estando informadas, como con cualquier donación de órganos o con la de óvulos y demás.

    Si las cosas se hacen bien y sin abusar de la mujer me parece algo bonito que ayude a otras personas. Es un sacrificio muy grande que no haría cualquier mujer, pero si tienes casos cercanos de gente que está sufriendo porque no consigue tener hijos o si lo has vivido en carne propia porque has tenido que tener hijos con óvulos de donante lo entiendes mejor. Incluso como tú has recibido la ayuda de otra persona que te ha dado los óvulos o los embriones te puedes sentir con ganas de ayudar tú también a otra gente en situación similar y la forma que encuentras es dejando que en tu vientre crezca el bebé de otra persona.

    Si la mujer que alquila el vientre entiende bien todo y lo hace porque realmente lo quiere así no tiene por qué suponerle ningún problema darles el bebé a otras personas. El problema puede venir por complicaciones en el embarazo y por eso los padres del niño tienen que hacerlo con cabeza y no poner en juego la vida de esta mujer que les va a dar el regalo más bonito por querer tener más de un bebé a al vez.

  6. usuario
    Powerwo

    La mujer por mucho que entienda lo que hace en el momento en el que se le obliga o de alguna forzada se ve en la necesidad de hacerlo pues es el momento en el que podemos decir que sí que es un vientre de alquiler o incluso que se está explotando ese vientre.
    Una mujer puede decir qué hacer con su cuerpo pero qué me decís de las mujeres que se les fuerza a tener relaciones con otros hombres, habrá quienes lo hagan porque quieren o lo necesitan pero a otras les obligan mafias.
    Si se monta una mafia de madres de alquiler al final no solo lo harán por necesidad sino que además tendrán a alguien que las controla, las obliga a vivir en una finca de madres todas embarazadas de hijos de otras personas y sin poder salir de allí.
    Sinceramente espero que esto no sea así en ninguno de los países donde a día de hoy se hace pero si se aprueba en España nos arriesgamos a que se pueda convertir en algo parecido y que realmente las mujeres que prestan su vientre lo hagan bajo presión.

  7. usuario
    ENCONTRADELVIENTREDEALQUILER

    A ver, la propia palabra lo dice, vientre en alquiler. Una mujer no se puede alquiler por tanto se le está tratando como una cosa y eso es muy fuerte, porque además se hace a cambio de dinero. Los que lo defienden dicen que el dinero es solo para compensar gastos del embarazo y eso, bueno, al fin y al cabo es dinero y eso significa cobrar. ¿A que no te dan dinero por donar un órgano o por donar sangre? Como mucho te dan una camiseta de propaganda de donante de sangre y un bocata pero no dinero por vender tu sangre, pues con esto lo mismo, aquí se vende o bueno se alquila el útero de la madre y luego encima le quitan al bebé los que han querido comprarlo… Indignante!!

  8. usuario
    Fuji

    A mi lo que me parece fatal es que haya gente que saque tajada de esto, como con todo. Entiendo que tiene que haber abogados y asesores porque no todo el mundo entiende y hay que hacer un contrato, pero lo de las agencias me parece alucinante. Reclutan mujeres para tener sus “catálogos” de gestantes, total para que no hayan pasado aún las pruebas y no se sepa si pueden ser madres de alquiler o no. Con lo cual acaban engañando a los padres diciéndoles que elijan a una, que la conozcan y que si tienen buena impresión ambos que entonces se puede empezar con las pruebas y todo, total para que igual no pueda ser ella la que lo haga y primer disgusto al canto. Horrible.

  9. usuario
    Javi

    ¿Cuál es la opinión de los políticos? Porque ciudadanos es el único partido político que se ha posicionado a favor de la maternidad subrogada y ha propuesto una regulación pero, ¿y el resto? Porque en algún vídeo de internet de alguna intervención he oído a gente del PP diciendo que apoyaría el vientre de alquiler pero a la hora de la verdad tengo dudas porque para empezar lo llamas así cuando eso ya indica que no te gusta mucho y lo llamas de esa forma tan despectiva. Es necesario que se regule en España y esperamos que pronto.

  10. usuario
    usabienlapalabra

    Desde el total respeto quiero manifestar mi profundo rechazo a esta técnica del vientre de alquiler. Me parece que los argumentos a favor no son más que triquiñuelas para intentar defender un método que no es más que un ataque a la mujer y al futuro bebé.

    Compensación económica es cobrar y eso da lugar a una especia de venta del cuerpo… Es mucha la cantidad que se paga así que para nada es compensación sino cobro. Así que si solidaridad ni similares, puro interés económico.

    El cuerpo de la mujer que alquila su vientre es utilizado como un objeto, un simple hormona. El uso del cuerpo de la mujer por beneficio de otros tiene un nombre y es prostitución.

    En cuanto al bebé, qué decir, se le considera una cosa, una obsesión de los padres, ya no es un deseo de ser padres sino la obsesión por ello… como si se tratara de un tesoro… Muy fuerte!

  11. usuario
    Leonor

    Hace unos años era impensable que alguien se planteara la pregunta de quién decide por una mujer cuando se queda embarazada?.
    Porque la respuesta era obvia, ella decide, es su cuerpo y decide, como bien dice el eslogan a favor del aborto.
    La situación ha cambiado, a mí me parece genial que se plantee esta pregunta y se lleve el debate a la sociedad y a partidos políticos, porque creo que eso significa que la sociedad se está planteando.
    Regular la realidad de la Gestación Subrogada, esa que hace que nazcan casi 1.000 bebés españoles fuera de España, al año, por medio de esta técnica de Reproducción Asistida.
    Ahora, día a día surgen voces discordantes contra de la Gestación Subrogada y su regulación en España.
    La mayoría de esas voces se escudan en un feminismo mal entendido, donde parece que la mujer no tiene criterio para poder decidir sobre su cuerpo y embarazo, sin que alguna “talibana” o “no somos vasijas”, decida por ellas y su bienestar.
    Estas voces atacan abiertamente a las familias (padres e hijos) que hemos recurrido a esta técnica para poder Formar una Familia, nos duele y hace daño que nos acusen de explotación de la mujer, acusación totalmente falsa; es su desconocimiento de la técnica lo que les hace caer en la negativa fácil de la misma, la que comparan con la trata de blancas o prostitución.
    Qué pena que asocien la Gestación Subrogada a estas deleznables prácticas!
    Es triste ver que personas que se etiquetan como feministas, digan defender los derechos de las mujeres estando en contra de la Gestación Subrogada, no quieren ver que hay mujeres que de forma consciente y generosa nos ayudan a Formar una Familia, nadie las explota, nadie se aprovecha de ellas y su capacidad de gestar.
    La mujer es dueña de su cuerpo y puede comerciar con él, bien como madre de alquiler, bien como prostituta, etc. No es lo mismo, aunque el argumento es la propiedad del cuerpo, que no es otra cosa que una patente de corso que se esgrime aparentando razón. Allá cada cual con el uso que hace, bien sea la clientela o la parte comerciante.
    Yo no prohibiría nada, quede claro.

  12. usuario
    Estina

    ¿Es exactamente lo mismo el embarazo subrogada y el vientre de alquiler? Yo siempre que se haga siguiendo la ley y respetando los derechos y deseos de todas las partes, no me opongo pero cuando se vulneran los derechos o se hace por pobreza.. no sé, me parece que es “prostituir” el cuerpo de la mujer la verdad… Es un tema complicado y yo creo que en España no tenemos la mente para aceptarlo… se crearía un debate social gordo.

  13. usuario
    Laura

    Pues a mí me parece que sería más ético si no fuera necesario desembolsar tanta pasta para hacerlo en el extranjero.
    Preferiría que se autorice aquí en España, y que se controle muy bien para que no se forren mafias y sinvergüenzas con la desesperación de la gente.
    Si tienes problemas de salud que te impiden tener hijos, ¿por qué no permitirlo?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar