¿A qué llamamos ‘vientre de alquiler’?

¿Qué es y en qué consiste un vientre de alquiler? ¿Es lo mismo que maternidad o gestación subrogada? En este artículo hablaremos del significado de alquilar un vientre así como de sus connotaciones negativas y las formas éticamente correctas de definir esta técnica de reproducción asistida.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Concepto de ‘vientre de alquiler’

El proceso por el que una mujer decide gestar el hijo de otra mujer, hombre o pareja para entregarles al bebé tras el parto es conocido de diversas maneras.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) relaciona esta definición con el concepto gestación subrogada. Sin embargo, en la sociedad hay muchas otras formas de llamar a este proceso. Las expresiones más comunes son:

  • Renta de útero, vientre o matriz
  • Préstamo de vientre o vientre/útero prestado
  • Vientre sustituto
  • Útero de alquiler o alquiler de útero
  • Alquilación de vientres
  • Maternidad subrogada o sustituida
  • Paternidad subrogada
  • Maternidad por subrogación o por sustitución
  • Subrogación de vientre o subrogación de útero
  • Subrogación gestacional
  • Gestación subrogada
  • Gestación por sustitución
  • Vientre o útero subrogado
  • Arrendamiento de vientre
  • Embarazo subrogado
  • Embarazo de alquiler

¿Por qué no es correcto?

Aunque son las formas más populares y empleadas hoy en día por la sociedad, vientre de alquiler o alquiler de útero son conceptos vulgares, ofensivos y erróneos.

La mujer no es una cosa que pueda alquilarse ni tampoco su útero o cualquier otra parte de su cuerpo: con alquiler nos referimos a permitir el uso de algo a cambio de dinero y, en casos de gestación subrogada, aun dando una compensación económica, el dinero que recibe la gestante no es por su vientre sino para cubrir los gastos derivados del embarazo.

Cuando se aplica este procedimiento reproductivo, la gestante (mujer que lleva a término la gestación) no cede su útero sino su capacidad de gestar a unas personas (futuros padres) que han perdido o nunca han tenido dicha posibilidad.

Únicamente podríamos hacer referencia al concepto “vientre de alquiler” en los casos de mala praxis en gestación subrogada, cuando se explota a la mujer por dinero y se emplea su cuerpo como un simple objeto capaz de dar a luz a un ser humano.

Afortunadamente, estos casos se van reduciendo y la gestación subrogada, realizada bajo una adecuada regulación que defienda los derechos humanos de los participantes, va siendo poco a poco aceptada y nombrada correctamente por la sociedad.

¿Quién es la madre?

Generalmente se relaciona la maternidad con el acto del parto y, por ello, la mujer que se ofrece a gestar al bebé de otros en un proceso de embarazo subrogado es llamada de todas estas formas:

  • Madre de alquiler
  • Madre gestante
  • Madre subrogada o subrogante
  • Madre sustituta

Sin embargo, la gestante no es considerada en ningún momento como la madre del niño que gesta y, por tanto, cualquier asociación del concepto de madre o maternidad en referencia a la mujer que queda embarazada en un proceso de subrogación uterina es erróneo.

El término maternidad subrogada no es correcto puesto que no se subrogada o alquila la maternidad sino la capacidad de gestar.

La gestante tiene muy claro que el niño que lleva en su interior no es suyo sino de los padres de intención y que lo único que ella hace es ayudarles, ofreciendo una capacidad que ellos han perdido o no tienen: la capacidad de gestar.

El concepto y la función de madre puede interpretarse desde diferentes puntos de vista:

  • La genética: se asocia la maternidad a la persona relacionada genéticamente con el niño. Teniendo esto en cuenta, habría confrontación en los casos en los que el tratamiento de reproducción asistida se realiza con óvulos de donante.
  • El parto: “mater semper certa est” es la expresión latina que adjudica la maternidad a la mujer que da a luz. Este concepto de madre es el defendido por los retractores de la gestación subrogada.
  • El cuidado del niño: también se adjudica la maternidad a la mujer que cuida, educa y actúa como representante legal de un niño. Es la definición considerada en los casos de adopción y subrogación de útero.

En el caso de la gestación subrogada, la maternidad vendría acuñada no solo por la responsabilidad para con el niño nacido, sino, además, por el deseo de que dicho niño nazca.

A partir de esta idea se crea el concepto de padres de intención, dando por sentado que los padres legales del recién nacido son las personas que han tenido intención de que nazca y se sienten responsables de ello.

En muchos casos de embarazo subrogado, la madre es la que aporta el óvulo, por lo que también haríamos referencia al concepto biológico o genético.

Por tanto, la palabra adecuada para llamar a la mujer que gesta es gestante o gestante subrogada, pero no ninguno de los conceptos anteriormente nombrados.

La sociedad acepta la donación de óvulos y la adopción, que también rompen con algunas definiciones tradicionales de madre. Entonces, ¿por qué no se acepta la gestación subrogada como otra forma más de procreación?

¿Por qué lo llamamos ‘gestación subrogada’?

En primer lugar me gustaría insistir en el concepto de gestación subrogada. ¿Por qué es ésta la forma adecuada de nombrar esta técnica? Vamos por partes:

  • Subrogación: acción y efecto de subrogar, es decir, sustituir o poner a alguien o algo en lugar de otra persona.
  • Gestación: acción y efecto de gestar, es decir, llevar y sustentar en su seno el embrión o feto hasta el momento del parto.

Teniendo en cuenta estas definiciones de la real academia de la lengua española (RAE), parece fácil entender que la gestación subrogada es el proceso por el que una mujer se pone en el lugar de otra mujer durante la gestación. O lo que es lo mismo, que una mujer sustituye a otra en la acción de gestar en su seno un embrión hasta el momento del parto.

Como ya hemos comentado más arriba, lo que se está sustituyendo es la capacidad de una mujer para gestar y no su vientre, que nadie se lo quita ni deja de ser suyo.

Preguntas de los usuarios

¿Existe algún caso de arrendamiento de vientre en que la madre de alquiler pueda ser considerada la madre?

Sí, existen países en cuya legislación se ofrece a la gestante la opción de quedarse al bebé tras el parto. En ese caso, ella sería, además de la mujer que ha dado a luz, la madre legal del nacido.

Un ejemplo de esto lo encontramos en los casos de gestación por sustitución de Reino Unido. Puedes leer más al respecto aquí: Subrogación uterina en Reino Unido.

¿Se puede multar o encarcelar a las personas que rentan su vientre?

La gestación subrogada es un proceso controvertido por lo que no está aceptada bajo la legislación de numerosos países. Así, hay lugares en los que se permite, otros en los que se prohibe y otros en los que no hay posición oficial, es decir, existe un vacío legal.

Entre los que prohiben la técnica, existen algunos que imponen multas, tanto para las gestantes como para los futuros padres. Por poner un ejemplo: en el estado de Nueva York los padres de intención que inicien un proceso de subrogación uterina pueden llegar a ser multados con hasta 10.000$.

¿Es correcto llamar a la gestación subrogada con el término ‘subrogación’?

Según el diccionario de la RAE subrogación significa “sustituir o poner a alguien o algo en lugar de otra persona o cosa”.

La palabra subrogación suele emplearse más en el ámbito del derecho como delegación o remplazo de competencia. Si se emplea sólo la palabra subrogación, no se termina de aclarar qué es lo que se sustituye, por tanto, siempre debe añadirse ‘de útero’ o ‘uterina’.

¿Es lo mismo ‘gestante’ que ‘gestante subrogada’?

No, con el término gestante hacemos referencia a cualquier mujer embarazada. Sin embargo, el concepto gestante subrogada define a la mujer que gesta a un bebé que no es su hijo y que, por tanto, deberá entregar posteriormente a sus padres.

En cualquier caso, cuando estamos hablando de un proceso de subrogación uterina, los utilizamos como sinónimos.

Lectura recomendada

En este artículo hemos explicados las razones por las que la gestación subrogada debe llamarse con ese calificativo y no con otros, pero, ¿sabes en qué consiste realmente esta técnica? Te lo contamos en este enlace: ¿Qué es la gestación subrogada?

También hemos hablado de las distintas formas que se usan para llamar a la mujer que da a luz. Si quieres saber más sobre esta función en el proceso de subrogación, te recomiendo consultar este enlace: ¿En qué consiste ser gestante subrogada?

4 comentarios

  1. avatar
    uoeprloa

    Yo creo que quien dice vientre de alquiler es la gente que habla de la técnica únicamente por lo que ha visto en la tele y claro en la tele se emplea este término por sensacionalismo puro y duro.
    Personalmente creo que sí habrá un día en que la técnica sea llamada correctamente gestación subrogada por la sociedad general. Espero que ese día sea cuando se legalice aquí en España y que no sea dentro de mucho.

  2. avatar
    Isaias

    Como se le siga llamando vulgarmente vientre de alquiler veo complicado que se llegue a legalizar alguna vez en nuestro país, es realmente un término feo bajo mi punto de vista. El útero no es un coche que puedas alquilar, por lo que este término tiene que desaparecer sí o sí aplicado en este ámbito. Si no, el rechazo de la sociedad será importante. Yo puedo alquilar un piso o una bici pero no una parte del cuerpo de una persona y el matiz que le da a la gestación subrogada por desgracia le hace mucho mal.

    Saludos.

  3. avatar
    Solyluna

    Lo que pasa es que hay gente que quiere que la gestación subrogada no se vea como algo normal, y luego están los malditos medios de comunicación a los que solo les interesan los titulares llamativos sin importar si son mentira o si tienen algo que ver con el contenido de lo que llaman “noticia”. Así que aquí estamos… llamando a esto vientre de alquiler para que la gente se piense cosas que no son y que es una atrocidad.

  4. avatar
    Gita

    ¿Por qué en vez de vientre de alquiler no se le llama por ejemplo cesión de la gestación? Es un nombre mucho más elegante y que refleja más la realidad. Al final la mujer decide ayudar a otra gente cediendo su capacidad de mantener un embarazo y que el bebé se desarrolle dentro de ella.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar