Aborto de repetición

Se considera aborto cuando a pesar de conseguir el embarazo, en un momento el desarrollo del embrión o feto se detiene. Se trata de una situación muy dramática, puesto que es duro aceptar que se ha perdido al futuro hijo.

Los abortos espontáneos son bastante frecuentes y no tiene por qué tener ningún significado ni repercutir en la fertilidad de la pareja, pueden volver a ser padres en el futuro. Cuando se produce más de un aborto de forma consecutiva, sí que puede tener importantes repercusiones en la fertilidad.

En algunos casos cambiar de gametos (óvulos y espermatozoides) no es suficiente y para poder ser padres es necesario recurrir a la gestación subrogada, puesto que la mujer tiene un problema que le impide que sus embarazos lleguen a término.

¿Cuándo se considera aborto de repetición?

Existe cierta controversia sobre con qué número de abortos seriados se considera aborto de repetición o aborto recurrente. La definición de la OMS considera aborto de repetición cuando de forma espontánea se produce al menos tres interrupciones del embarazo de forma consecutiva, con un peso fetal menor de 500 gramos o antes de que se llegue a la semana 20 de gestación.

Hay profesionales que cuando se producen dos abortos consecutivos, ya empiezan a realizar pruebas para determinar la causa de estas pérdidas gestacionales.

Tras tres pérdidas gestacionales consecutivas, la pareja está muy desanimada y es importante abordar cuanto antes la situación realizando pruebas para poder ofrecerles una explicación de por qué se están produciendo estos abortos. Así como el posible tratamiento para que puedan conseguir tener a su hijo.

En función de cuál sea la causa, se recomendará seguir una estrategia u otra.

Causas del aborto recurrente

En un 50% de las ocasiones no se consigue averiguar la causa que provoca que se paralice el desarrollo del feto y el embarazo no llegue a término. Cuando la causa no se conoce, es muy probable que en la siguiente gestación se consiga que nazca un bebé sano.

Las causas se pueden clasificar en causas probadas, causas que todavía no están probadas pero son muy probables y otras causas menos probables.

Las causas demostradas son:

  • Factores genéticos: alteraciones genéticas tanto en óvulo como en espermatozoides que impiden la evolución del feto. Se puede solucionar mediante el DGP o en casos más graves recurriendo a óvulos y espermatozoides de donante. Representan la mitad de las causas de aborto recurrente.
  • Alteraciones inmunológicas: es más frecuente que se trate de transtornos autoinmunes como SAF (Síndrome Antifosfolípido) o Lupus Eritematoso, pero podría también haber causas aloinmunólogicas.
  • Problemas de coagulación (trombofilias): causan hasta el 15% de los abortos recurrentes, pueden estar alterados distintos factores de coagulación sanguínea impidiendo que la circulación llegue correctamente a la placenta y por tanto al feto.

Como otras causas todavía no demostradas, pero muy probables se encuentran las alteraciones uterinas, por la morfología del útero puede que conforme avance el embarazo, el útero no sea capaz de aumentar suficiente de tamaño.

Las alteraciones endocrinas, las causas infecciosas y las ya citadas aloinmunológicas podrían también impedir que el feto se desarrolle con normalidad, pero todavía se requieren más estudios para confirmarlo.

Un comentario

  1. avatar
    Ernes23

    Padezco una enfermedad autoinmune por la que me tenido ya varios abortos y la verdad es algo muy angustioso. Ahora estoy planteandome la subrogación. Quizá sea mi única solución para tener hijos.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar