Una vez diagnosticada la trombofilia, la mujer deberá seguir un tratamiento especial para quedarse embarazada y no perderlo. Este tratamiento consiste en tomar aspirina e inyectarse heparina de bajo peso molecular siguiendo las recomendaciones del médico.

Cuando haya conseguido el embarazo, el control prenatal de la gestación será más completo e incluirá varias ecografías doppler para comprobar el flujo de sangre que llega hasta el feto y cómo avanza su crecimiento.

Puedes leer el artículo completo en:    79
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.