Acceso igualitario a la gestación subrogada

La diversidad familiar es ya una realidad y cada vez son más los tipos de familias diferentes que podemos ver en la sociedad. Madres o padres solteros, parejas homosexuales masculinas o femeninas, parejas heterosexuales, padres divorciados, padres no casados… son algunos de los ejemplos que van abriéndose camino entre las familias tradicionales.

Para que algunas de estas familias puedan formarse es necesario recurrir a la reproducción asistida. Sin embargo, al igual que en muchos otros aspectos, la ciencia y la sociedad avanzan más rápido que la legislación. De hecho, no todos los países tienen legalizada la gestación subrogada y de entre los países que la tienen regularizada, solo una pequeña parte permite el acceso a todos los modelos de familia. La gran mayoría lo restringen únicamente a las parejas heterosexuales.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Parejas lesbianas y mujeres solteras

Las parejas lesbianas cuentan en España con la aprobación de una técnica dedicada exclusivamente a ellas denomina ROPA (recepción de óvulos de mi pareja). También las mujeres pueden ser madres sin necesidad de pareja masculina gracias a la inseminación artificial con semen de donante.

Aunque la gestación subrogada es más común en parejas heterosexuales con problemas reproductivos o parejas gays, es también una opción para las madres solteras o las parejas lesbianas con incapacidad de gestar.

Sin embargo, esta opción no es posible en España y solo algunos países como Estados Unidos, Canadá o Rusia acceden a realizar la subrogación en mujeres solteras.

Parejas gay y padres solteros

Para que en España un hombre en solitario o una pareja homosexual masculina pueda formar una familia, puede recurrir a la adopción. Pero, ¿que ocurre si quiere que sus hijos sean biológicamente suyos? ¿Qué solución ofrece la legislación española para que los hombres solteros o las parejas gays tengan hijos a partir de sus propios gametos ?

Teniendo en cuenta que, a excepción de la coparternidad (algo muy complicado), la gestación subrogada es el único método de reproducción asistida que permite a las parejas gays y hombres solteros tener un hijo propio con ayuda de una donante de óvulos.

En España, la gestación subrogada no está permitida ya que la Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida contempla como nulo el contrato de subrogación y determina la maternidad por el parto. Por esta razón, estos tipos de familia deben recurrir a países en los que la gestación subrogada esté permitida para ellos como Estados Unidos o Canadá.

Discriminación en los nuevos modelos de familia

La donación de gametos en España es anónima pero con la creciente aparición de parejas lesbianas, la ley española modificó este aspecto de la ley reproductiva para ofrecer una solución a este tipo de parejas, legalizando el método ROPA.

Sin embargo, en la actualidad España no ofrece una solución para que los hombres solteros o las parejas homosexuales masculinas puedan cumplir su sueño de la paternidad.

Este es un ejemplo de discriminación de género en reproducción asistida. Sin embargo no es el único ya que respecto a la gestación subrogada son muchos los países que impiden el acceso a ciertas personas por su condición sexual, estado civil o causa de infertilidad.

La falta de igualdad la apreciamos no solo en parejas homosexuales tanto femeninas como masculinas sino también en en parejas heterosexuales ya que existen países en los que el acceso a la gestación subrogada solo es posible si la pareja está casada o si muestra ciertos requisitos.

Como decíamos al principio del artículo, la sociedad avanza y la tecnología también y sin embargo, la ley va más lenta. Solo esperamos que aunque pasito a pasito,la legislación abra la mente y ofrezca soluciones reproductivas a todos los tipos de familias.

2 comentarios

  1. avatar
    Enriquillo2

    Desde luego no hay nada de igualdad, pero no solo sexual sino también económica. Las restricciones de cada país hacen que no todos podamos acceder a los tratamietntos que queremos, cuando las parejas heterosexuales lo tiene más accesible, aunque para ellos también está el problema de la economía.

  2. avatar
    ekaterina

    Hola chicos,

    Yo soy lesbiana y sufro a diario los problemas de los que habláis aquí. Nadie tiene consideración por nosotras… cuando se piensa en ser “gay” siempre se piensa automáticamente en las parejas de hombres gays. Y por ello la legislación está como está.

    Pero, como todo, esto empieza en la mentalidad de la gente, desde muy abajo. Y aún queda mucho camino por recorrer… así que.

    Gracias por redactar este tipo de posts, son realmente concienciadores.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar