¿En qué consiste el acogimiento familiar? – Pasos para acoger a un menor

Por (embrióloga).
Actualizado el 28/02/2019

El acogimiento familiar, al igual que la adopción, es una medida de protección a la infancia en la que el objetivo principal es el interés superior del menor.

El acogimiento familiar busca favorecer el desarrollo de un niño o niña en el seno de una familia. No obstante, hay que tener claro que acoger un niño no implica para nada la ruptura de vínculos de este menor con su familia biológica.

Los menores en acogimiento no tienen por qué ser adoptables y el acogimiento tampoco supone un paso hacia la adopción. Acogimiento y adopción son medidas de protección diferentes.

¿Quién puede acoger?

El acogimiento familiar es una medida de protección que tiene como finalidad el apoyo al menor y a su familia biológica para que pueda producirse una reintegración familiar.

Por tanto, las familias acogedoras deben tener las capacidades suficientes para ofrecer un ambiente estable al menor y que esto pueda producirse.

En general, cualquier tipo de familia puede ser acogedora, ya sea biparental, monoparental u homoparental, sin importar su sexo, su estado civil o su edad, aunque sí debe haber al menos un miembro mayor de 25 años.

Su compromiso con el menor debe ir enfocado a cuidarlo, educarlo, alimentarlo, acompañarlo, etc. En definitiva, el menor acogido debe sentirse como un miembro más de la familia.

Tipos de familia de acogida

Existe dos tipos de acogimiento en función de cuáles sean los vínculos del menor acogido con la familia acogedora:

Acogimiento en familia extensa
se trata de miembros de la propia familia del menor. Por ejemplo, tíos, abuelos, etc.
Acogimiento en familia ajena
no existe ningún tipo de vínculo ni lazos familiares entre el menor y las personas acogedoras.

En general, los acogimientos en familia extensa son más comunes que los acogimientos en familia ajena.

Características de los menores

Los niños y niñas menores de edad susceptibles de ser acogidos son aquellos que se encuentran en una situación de riesgo o desamparo, cuya patria potestad de sus padres puede incluso estar suspendida de manera provisional.

Estos menores pueden haber vivido situaciones personales traumáticas o muy dolorosas, como abandono, malos tratos, abusos sexuales, etc., por lo que es habitual encontrarse con dificultades de comportamiento como las siguientes:

  • Déficit en su desarrollo afectivo
  • Dificultad para sus relaciones sociales
  • Dificultades cognitivas
  • Problemas de apego
  • Trastornos de conducta

Además, los niños mayores de 7 años o aquellos que se encuentren en plena adolescencia pueden comportar una mayor dificultad a la hora de integrarse y adaptarse a la familia de acogida.

Modalidades

En función de cómo sea el acogimiento, se distinguen las siguientes modalidades:

Temporal
la duración máxima del acogimiento es de 2 años, a no ser que el interés superior del menor aconseje su prórroga por su previsible e inmediata reintegración familiar o la adopción de otra medida de protección definitiva.
Urgencia
va dirigida a los menores de 6 años y su duración máxima es de 6 meses, mientras se decide la medida de protección correspondiente.
Permanente
se constituye al finalizar el plazo de dos años de acogimiento temporal por no ser posible la reintegración familiar. También se establece esta modalidad de acogimiento directamente en el caso de menores con necesidades especiales o cuando sus circunstancias y las de su familia así lo aconsejen.
Delegación de guarda para adopción
este es el tipo de acogimiento familiar preadoptivo, que tiene lugar mientras se dicta la sentencia judicial para la adopción plena.

Los acogimientos permanentes son la modalidad más predominante en España, seguido del acogimiento temporal y del acogimiento preadoptivo.

Pasos para el acogimiento familiar

En España, las competencias en materia de protección de menores se encuentran asumidas por las Comunidades Autónomas. Por tanto, aquellas personas interesadas en acoger tendrán que dirigirse a la Entidad Pública correspondiente en función de su lugar de residencia.

En general, los pasos para acoger a un menor son los siguientes:

Reuniones informativas
tienen lugar periódicamente en los órganos competentes de cada Comunidad Autónoma. Se informa a los interesados en qué consiste el acogimiento, se resuelven dudas y, finalmente, se entrega la documentación necesaria para que las personas que lo deseen puedan realizar el ofrecimiento.
Formulación del ofrecimiento
en función del tipo de familia de acogimiento (extensa o ajena), puede variar la documentación requerida para hacer la solicitud, aunque normalmente se exige el DNI, el certificado literal original de la inscripción de nacimiento, el certificado literal de matrimonio o de convivencia de hecho, el certificado de empadronamieto original, el certificado de penales, etc.
Estudio psico-social
distintos profesionales realizarán entrevistas y una visita al domicilio familiar para asegurar la idoneidad y el cumplimiento de las obligaciones de los acogedores.
Curso de formación
un grupo de profesionales se encarga de preparar a los acogedores para entender su propio papel y proporcionarles unos conocimientos y habilidades necesarios para afrontar los retos que implica el acogimiento.
Aceptación del ofrecimiento
la Entidad Pública correspondiente aceptará o no el ofrecimiento para acoger en función de los informes y la valoración realizada a las familias interesadas. En caso de aceptación, se inscribirá a la familia acogedora hasta el momento de asignar a un menor y formalizar el acogimiento.

Cabe destacar que el hecho de ser aceptados para acoger simplemente supone el reconocimiento de la idoneidad para recibir a un menor en acogimiento, pero esto no implica que se vaya a producir efectivamente.

Fin del acogimiento

Los principales motivos por los que finaliza el acogimiento familiar son los siguientes:

  • Reintegración del menor en su familia, es decir, el menor vuelve con sus padres.
  • Alcance de la mayoría de edad: el niño cumple los 18 años y finaliza la medida de protección, sin que haya perjuicio de la convivencia posterior.
  • Adopción del menor: cuando se constituye la adopción por resolución judicial.
  • Paso a tutela voluntaria de los acogedores.
  • El juez o la Entidad Pública pueden finalizar con el acogimiento, en interés superior del menor.
  • Cuando los acogedores deciden finalizar con el acogimiento. Para ello, previamente tendrán que comunicarlo a la Entidad Pública.

Algunas de estas circunstancias pueden llevar a que el menor pase a un acogimiento residencial, por lo que ingresará en un centro de protección de menores.

Preguntas de los usuarios

¿En qué consiste el acogimiento familiar durante las vacaciones?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Este es un programa que ofrecen algunas Comunidades Autónomas y que consiste en permitir a un menor que se encuentra bajo alguna medida de protección en residencias infantiles pasar las vacaciones de verano con alguna familia de acogida.

¿El acogimiento familiar es habitual en España?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí. El acogimiento familiar es la medida de protección de elección preferente en España.

Según el último boletín de datos estadísticos de medidas de protección a la infancia, en el año 2017 se realizaron 19.004 acogimientos familiares, 12.748 en familia extensa y 6.256 en familia ajena.

Estos datos contrastan en gran medida con el número de adopciones realizadas en España en ese mismo año: 680 adopciones nacionales y 531 adopciones internacionales.

¿Cuáles son los objetivos del acogimiento familiar?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El acogimiento familiar es una medida protectora fundamental para los niños y niñas que se encuentran separados de sus padres por diferentes motivos. El acogimiento les da a estos menores la oportunidad de contar con el apoyo y el afecto de una familia. Sus principales objetivos son los siguientes:

  • Proporcionar al menor un entorno seguro, normalizado y emocionalmente estable para favorecer el apego y la reparación de los posibles daños sufridos.
  • Posibilitar el desarrollo armónico e integral del menor en un clima de aceptación, protección y cariño, sin perder la relación y el vínculo con su familia biológica.
  • Mantener y mejorar la relación del menor con sus padres y/o familia biológica, salvo que éstas puedan resultar perjudiciales.
  • Facilitar al menor un modelo de referencia e imitación. De este modo, podrá conocer un modelo familiar adecuado para cuando decida crear su propia familia en el futuro.
  • Evitar la institucionalización de los menores, planteando una alternativa a los centros residenciales.

En cualquier caso, el objetivo final de los acogimientos es la vuelta del menor a su hogar una vez superadas las dificultades de su familia (excepto en los acogimientos preadoptivos).

Lectura recomendada

El acogimiento familiar es una medida de protección a la infancia. Sin embargo, aquellas personas que no pueden tener hijos de forma natural ni con tratamientos de reproducción asistida se ven más inclinadas a adoptar a un menor que a realizar un acogimiento. Si quieres leer más sobre esto, puedes seguir leyendo aquí: ¿Cómo se puede adoptar a un niño?

La otra alternativa para ser padres en esas circunstancias es la gestación subrogada, vulgarmente conocida como vientre de alquiler. Si quieres saber en qué consiste, te animamos a acceder al siguiente post: ¿Qué es la gestación subrogada?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

BOE núm. 15, de 17 de enero de 1996. Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil. (ver)

BOE núm. 180, de 29 de julio de 2015. Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia. (ver)

Informes, estudios e investigación 2018. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social. Boletín de datos estadísticos de medidas de protección a la infancia. Boletín número 20. Datos 2017. (ver)

Preguntas de los usuarios: '¿En qué consiste el acogimiento familiar durante las vacaciones?', '¿El acogimiento familiar es habitual en España?' y '¿Cuáles son los objetivos del acogimiento familiar?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y especialista en reproducción asistida con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) y la Universidad de Valencia. Más sobre Zaira Salvador

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.