Álvaro y Jorge, padres por gestación subrogada

Tras ver que las listas de adopción nacional estaban cerradas, Álvaro y Jorge empezaron a indagar otras formas de formar su propia familia y a informarse sobre la gestación por sustitución.

Sin pensarlo demasiado, viajaron hasta Estados Unidos en busca de su sueño de ser padres. En el siguiente vídeo, la pareja nos cuenta cómo fue el camino hasta que pudieron por fin ver cumplido su deseo de tener a su preciosa hija Vega.

Empezar el camino hacia la paternidad

En cuanto Álvaro y Jorge empezaron este viaje se encontraron algunos obstáculos que no se habían planteado. Un de los fue la búsqueda de la donante, ya que, “aunque las agencias ofrecen numerosas opciones, hasta que no estás involucrado, no te planteas los criterios qué buscas en la persona que va a dar su material genética a tu futuro hijo”.

La ayuda de expertos psicólogos por parte de la clínica de fertilidad les ayudó finalmente a escoger a la donante más adecuada para ellos. Aunque tenían la opción de conocerla personalmente, prefirieron la donación de óvulos anónima.

Por lo que respecta a la gestante, tenían claro que querían establecer una relación con ellos y de hecho, “a día de hoy la relación sigue siendo buena y continua; nos gusta que vea crecer a la niña”.

También reconocen que esta relación les permite explicar con mayor naturalidad a su hija cómo vino al mundo y que ella lo vaya interiorizando poco a poco.

Tanto la egstante como ellos, tienen claro que Vega no tiene mamá pero en su vida existe una mujer que será siempre parte de su familia, pues fue la mujer que ayudó a sus papás a traerla al mundo.

Aunque no creen que económicamente puedan permitirse repetir el proceso, en caso de que las ciscunstancias se lo permitieran, no dudarían en volver a contar con la ayuda de su gestante para tener una segunda hija o hijo.

La emoción del parto

Tanto Jorge como Álvaro recuerdan el día del parto como un momento lleno de nervios y emoción y destacan la tranquilidad con la que la gestante vivió la rotura de aguas y el inminente nacimiento.

El viaje, los nervios y las sentimientos implicadas redujo quizá la expresión de la emoción de estos papás por el nacimiento de los hijos, pues el cansancio acumulado les impedía demostrar su alegría al 100%. Sin embargo, recuerdan el momento en que oyeron por primera vez los gritos de su hija como algo “alucinante”.

Estuvieron piel con piel abrazados a su hija durante unas dos horas, llorando de felicidad.

Tras el nacimiento y después de haber firmados una serie de documentos, recibieron por parte de sus abogados toda la documentación necesaria para poder obtener en el consulado español el libro de familia que les permitiría regresar a España, ya como una familia de tres.

Una vez en casa, tanto el entorno familiar más cercano como el resto de la sociedad (vecinos, pediatras, personal de la guardaría…) les acogieron con total normalidad. En ningún momento recibieron muestras de rechazo o preguntas incómodas.

Simplemente sintieron que su entorno les aceptaba como una familia más formada por dos papás que quieren mucho a su hija. Por esta razón, entienden que “la sociedad española está abriendo la mente, aunque es necesaria una importante labor de educación y difusión para que la sociedad entienda en qué consiste este proceso reproductivo y pueda opinar con criterio.

4 comentarios

  1. avatar
    Minera

    Pero que niña más linda y que bien se lo pasa grabando la entrevista… Sois unos padrazos!!

  2. avatar
    Carnem

    Entre todos conseguiremos que se apruebe el vientre de alquiler en España… escuchando a familias como esta, ¿quién puede negarse? ¿quién ve maldad? Solo demuestran felicidad, amor y cariño hacia la pequeña Vega.

  3. avatar
    Mijok

    Conozco personalmente a Jorge y Alvaro y ambos son un encanto, no hay mejor familia para Vega.

  4. avatar
    Juan Luna

    Hola Jorge y Álvaro. Mucha suerte y salúd para criar a vuestra hija. Nosotros acabamos de ser Papás de dos niños bellísimas. Estamos aun en México. Llevamos casi un mes, y si todo sale bien muy pronto estaremos en casa.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar