Existen alteraciones genéticas en los embriones que puede impedir su implantación o su posterior desarrollo. También existen anomalías en los genes que pueden permitir el desarrollo fetal y posterior nacimiento pero causar enfermedades más o menos graves como el síndrome de Down.

Puedes leer el artículo completo en:    25

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar