¿Cuándo hacer la transferencia de embriones?

La transferencia de los embriones es la última etapa del proceso de fecundación in vitro (FIV). Una vez se han transferido los embriones al útero de la gestante, el trabajo de los profesionales en reproducción asistida culmina y el éxito ya solo depende de los propios embriones.

En este artículo comentaremos algunos aspectos relacionados con la transferencia que pueden influir en el éxito de la misma.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Decisiones en torno a la transfer

Existen dos principales cuestiones relacionas con la transferencia de los embriones:

El número de embriones que se van a transferir a la gestante en un proceso de gestación subrogada es una decisión que han de tomar en consenso los padres de intención y la gestante, siempre considerando el consejo médico. Sin embargo, el momento más adecuado para hacer la transferencia lo determinan los embriólogos aunque informando siempre a los pacientes.

Para encontrar el destino de gestación subrogada que mejor se adecua a vuestro caso particular, os invitamos a visitar Surrofair, un proyecto donde encontraréis una amplia clasificación de empresas del sector por países, con sus características, información detallada e incluso charlas informativas.

Asimismo, podréis contactar con Lucy, nuestra asistente virtual inteligente. Ella os irá guiando conforme vayáis respondiendo una serie de preguntas para poder aconsejaros acerca del destino que mejor se adapta a vuestras preferencias y situación concreta.

Este último aspecto ha generado y continua generando a día de hoy gran debate ya que existen ventajas e inconvenientes tanto en día 3 como en día 5. Por ello, se deberá tomar la decisión de forma individualizada, atendiendo a las características de cada situación.

Momento óptimo para la transferencia

El mejor momento para transferir los embriones viene determinado por la receptividad endometrial. El objetivo final de la transferencia es conseguir que implanten los embriones transferidos por lo que es necesario que el endometrio esté preparado para ello en el momento en que se introducen los embriones en el útero de la gestante.

Los embriones pueden ser transferidos o bien en día 2/3 o bien en día 5-6 (blastocisto). El día 4 queda descartado porque es el momento en que los embriones están en estadio de mórula, lo cual no permite evaluar sus características con claridad.

Además de la receptividad del endometrio, existen otros aspectos a tener en cuenta: la calidad de los embriones, el número de embriones viables obtenidos, la necesidad de realizar diagnóstico genético preimplantacional (DGP), historia clínica de cada paciente…

Embriones viables

Un embarazo múltiple (gemelos, trillizos…) es un embarazo de mayor riesgo que un embarazo único por lo que la reproducción asistida busca mejorar la selección embrionaria con el objetivo de transferir un único embrión y reducir así la probabilidad de embarazo gemelar.

La transferencia en día 5-6 puede permitirnos una selección más acertada de los embriones con mayor potencial. Sin embargo, existe la posibilidad de quedarnos sin embriones a transferir, uno de los principales miedos por los que se apunta a la transferencia en día 3.

Aunque es posible que el cultivo hasta día 5 (estadio de blastocisto) mejore la selección en muchos casos, de forma general se recomienda transferir en día 3, especialmente cuando se tiene pocos embriones. El desarrollo de los embriones de día 3 a día 5 en el laboratorio es delicado y dejarlos en el incubador más días puede implicar el bloqueo en el crecimiento y por tanto la cancelación de la transferencia.

Las condiciones del laboratorio y la calidad de las instalaciones son muy importantes a la hora de decidir si dejar los embriones en cultivo hasta estadio de blastocisto. El laboratorio debe contar con los medios apropiados que permitan la adecuada evolución de los embriones hasta el momento en que van a transferirse.

Diagnóstico genético preimplantacional

Cuando existen antecedentes familiares de enfermedad genética o los futuros papás presentan alguna alteración en sus genes, se recomienda realizar el DGP. También en casos de edad materna avanzada, repetidos fallos de implantación o abortos recurrentes son indicaciones de DGP.

El objetivo principal del DGP es descartar para la transferencia aquellos embriones con alguna alteración genético, es decir, susceptibles de desarrollar alguna enfermedad grave.

Para poder analizar genéticamente un embrión, es necesario extraer una de sus células y evaluar su composición genética. Este procedimiento tarda entre 24 y 48 horas. Para poder extraer una células embrionaria sin alterar su desarrollo, es necesario que existan entre 6 y 8 células. Por esta razón, en los ciclos de FIV con DGP, la transferencia se realiza necesariamente en día 5.

Un comentario

  1. avatar
    Porremar

    Parece complicado porque ambas opciones tienes sus pros y sus contras. Solo espero que los profesionales de las clínicas sean profesionales (valga la redundancia) y hagan bien su trabajo, decantándose por la opción que más beneficia en cada caso y no por criterios económicos o laborales que solo les benefician a ellos mismos.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar