Cigoto, embrión y feto: ¿Cuál es la diferencia?

Las definiciones de cigoto, embrión y feto tienden a confundirse porque todas ellas hacen referencia al futuro bebé, aunque en distintas etapas de su desarrollo prenatal. En este artículo aclararemos las diferencias entre estos conceptos para que los pacientes de un tratamiento de reproducción asistida puedan entender las explicaciones de los especialistas.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es un cigoto?

Para entender la definición de cigoto, escrito muchas veces como zigoto, es importante conocer el concepto de gameto.

Los gametos son las células reproductivas producidas en las gónadas o órganos sexuales. En los humanos, distinguimos entre los gametos femeninos, los óvulos, y los gametos masculinos, los espermatozoides.

La característica principal de estas células es que son haploides, es decir, que poseen la mitad de la información genética que el resto de células del organismo humano, que son diploides. Así, las células somáticas humanas poseen 46 cromosomas, mientras que las células sexuales tienen 23. El proceso que da lugar a esta reducción de la información se conoce como meiosis. Puedes encontrar más información aquí: ¿Qué es la meiosis?

Cuando ambas células sexuales, óvulo y espermatozoide, se unen en la fecundación, sus núcleos se fusionan para dar lugar a una única célula: el cigoto. Por tanto, podemos definir el concepto cigoto como la célula que resulta de la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide.

El tamaño del cigoto es igual al del óvulo, pero su dotación genética es de 46 cromosomas (23 de cada gameto). A partir de él, se desarrollarán el resto de células que formarán el nuevo ser vivo.

Aunque el estadio de cigoto es corto en comparación con el desarrollo embrionario completo, es un periodo muy importante, pues se trata del primer estadio de vida.

Desarrollo del embrión

Se considera que el desarrollo de un embrión va desde el día 1 después de la fecundación (etapa de cigoto) hasta la 8ª semana de gestación. Durante este periodo, el embrión irá desarrollándose y se producirán cada vez un mayor número de células, así como la especialización de las mismas.

Dentro de la etapa embrionaria existen algunos estadios específicos. Los comentamos a continuación:

Mórula

Tras la fecundación, el cigoto pasa a tener dos células, luego cuatro, ocho, dieciséis… Aproximadamente en el día 4 de su desarrollo, el embrión es un grupo numeroso de células idénticas, difíciles de distinguir. Forman un conjunto que nos recuerda a una mora y, por ello, el embrión en este momento se conoce como mórula.

Blastocisto

Alrededor del día 5-6 de desarrollo, se inicia la diferenciación celular, que dará lugar a dos grupos celulares. Por una parte, las células del trofoectodermo (parte externa), que darán lugar a la placenta y otras estructuras necesarias para mantener el embarazo. Por otra parte, las células de la masa celular interna (MCI), que formarán el feto. En el interior embrionario, se forma una especie de cavidad: el blastocele.

Esta estructura embrionaria es la que conocemos con el nombre de blastocisto.

El siguiente paso del desarrollo embrionario es que el blastocisto se despoje de la zona pelúcida (capa superficial que lo protege) e implante en el endometrio. A partir de este momento ya se puede decir que la mujer está embarazada.

A partir de ahora, el embrión crece a un ritmo muy rápido y deja de tener una forma redondeada para tener un aspecto más alargado y parecido a la estructura fetal, aunque sin ningún tipo de detalles.

Etapa fetal

Es en la semana 8 de gestación cuando termina la etapa embrionaria y empieza la etapa fetal. Podemos decir, por tanto, que un embrión de 8 semanas es ya un feto.

En el feto irán produciéndose cada vez más diferenciaciones celulares y se crearán, así, los distintos órganos. A medida que avanza el desarrollo, el feto irá adquiriendo la apariencia de bebé.

Este periodo es el más largo de toda la evolución prenatal. A lo largo de toda esta etapa de gestación, la mujer se someterá a diversos controles que determinarán si el ritmo de crecimiento y desarrollo fetal es el adecuado.

Se considera que el nacimiento debe producirse entre las semanas 38 y 42 de embarazo, considerando el inicio del mismo la fecha de la última regla. Una vez se haya producido el parto, es decir, tras el nacimiento, ya podremos utilizar el calificativo bebé para referirnos al nuevo ser.

Desarrollo embrionario en fecundación in vitro

Cuando se aplica un tratamiento de fecundación in vitro (FIV), ya sea propio o para una gestación subrogada, parte del desarrollo embrio-fetal ocurre en el laboratorio.

La etapa de cigoto y parte de la etapa embrionaria tendrán lugar en placas de cultivo, hasta que se produzca la transferencia del embrión.

Generalmente, los embriones son transferidos en día 3 o en día 5-6. Aunque en algunos casos se hace, no es común transferir los embriones en día 2, día 4 o más allá del día 6 de desarrollo.

Preguntas de los usuarios

¿Un embrión fuera del útero puede llegar a etapa fetal?

No. Un embarazo ectópico o embarazo extrauterino debe operarse cuanto antes para evitar problemas mayores en el organismo de la mujer. Lo más común es que se produzca en las trompas de Falopio, aunque también puede darse en otras zonas del organismo como el ovario, el canal cervical, la zona pélvica, etc.

¿Es correcto hablar de ‘feto’ a los 2 meses?

En principio sí, pues 2 meses son unas 8 semanas y es en este momento cuando el embrión pasa a ser denominado feto.

¿Hay alguna señal que indique que el embrión ha implantado y que, por tanto, su devolución hasta feto continúa?

Sí, la mayoría de mujeres sienten síntomas tras la implantación embrionaria, causados principalmente por el desajuste hormonal propio del inicio del embarazo. La hormona responsable de la mayoría de estos síntomas es la beta-hCG.

Lo más común es sentir náuseas, vómitos, pesadez, cansancio y ligeros mareos. Por otra parte, hay mujeres que tienen un pequeño sangrado debido a la implantación.

En cualquier caso, la ecografía es la principal herramienta para estudiar la evolución embrio-fetal.

Un comentario

  1. avatar
    Gilgepo

    Muy buena aclaración, aunque he de reconocer que creo que no mucha gente, aun especializada en este mundo, lo sabe distinguir bien, por lo menos a la hora de hablar.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar