La mayoría de mujeres diabéticas puede tener un embarazo siempre y cuando se mantenga un control médico estricto durante el mismo, ya que es considerado un embarazo de riesgo.

Si la enfermedad genera complicaciones graves para la salud materna y del bebé se desaconsejará el embarazo y si la mujer ya está embarazada se podría interrumpir el embarazo.

Puedes leer el artículo completo en:    44

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar