Un tratamiento de gestación subrogada idealmente se utilizan los óvulos y los espermatozoides de los futuros padres. No obstante, esto no es siempre posible. En caso de ausencia de pareja masculina o de no poder emplear el semen del futuro padre, será necesario recurrir a la donación de semen.

En función del país donde se lleve a cabo la gestación por sustitución, se seguirán unas u otras pautas. En cualquier caso, existe un protocolo generalizado de control sanitario de los donantes.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Requisitos para ser donante

Los donantes deben tener más de 18 años y gozar de una buena salud, especialmente caracterizada por la ausencia de enfermedades genéticas, infecciosas o mentales. En este sentido es importante revisar además el historial médico de la familia del donante y poder descartar enfermedades hereditarias.

También se realiza una entrevista psicológica al donante para determinar que está preparado para ello y que su salud emocional es adecuada.

Solo si el candidato a donante cumple con estos requisitos básicos, se realizará un seminograma o análisis seminal para comprobar la calidad de la muestra de semen. En este examen se estudian valores seminales como:

  • Concentración espermática
  • Movilidad de los espermatozoides
  • Morfología de los espermatozoides

También, se realiza una prueba de congelación/descongelación. Solo se aceptarán aquellas muestras que superen esta prueba, es decir, que sean capaces de sobrevivir al proceso de congelación manteniendo, en la medida de lo posible, una buena calidad seminal.

Esta prueba es necesaria porque generalmente es requisito indispensable que el semen de donante empleado sea crioconservado durante al menos los seis meses que corresponden al periodo de cuarentena de ciertos virus como el VIH. Así, conseguimos descartar la transmisión de enfermedades o infecciones graves.

Donante anónimo o conocido

En algunos países como por ejemplo España, Chipre o Grecia, se requiere que el esperma donado provenga de un banco de semen o una clínica de fertilidad acreditada y no permite que un amigo o familiar sea el que actúe como donante. Aunque la identidad del donante no se revela a los futuros padres o receptores, los profesionales que llevan a cabo el tratamiento de reproducción asistida buscan la mayor similitud física y complementariedad inmunológica entre el donante y la futura madre.

Los datos de los donantes se mantienen completamente en el anonimato y la clínica sólo podrá facilitar información general sobre el aspecto, nacionalidad, grupo sanguíneo, existencia de hijos, educación u ocupación del donante.

Por otra parte, existen otros destinos como por ejemplo Estados Unidos que permiten la elección libre del donante de semen. Esto quiere decir que el donante puede ser un familiar o un amigo.

También existe la opción de recurrir a un banco de semen. En este caso, a diferencia de lo que ocurre en países donde se preserva el anonimato del donante, se puede elegir entre diferentes candidatos. El banco o la clínica facilita varias opciones, aportando fotografías y serán los futuros padres quienes elijan. En otros casos hasta se permite una entrevista con el donante.

Un comentario

  1. avatar
    peorpa

    Y si el semen del padre es de calidad regular, ¿podría mezclarse con semen de donante? Así intentar que justo el espermatozoide que fecunda sea el del futuro papá…

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar