La gestación subrogada o por sustitución rompe con la relación tradicional entre madre y dar a luz. Principalmente por esta razón, existe un rechazo generalizado de la sociedad a la aplicación de este método de procreación.

Las personas que se muestran en contra consideran la subrogación de útero como una forma de explotación a la mujer, pues creen que se utiliza su cuerpo para hacer negocio.

Sin embargo, cada día es más la parte de la sociedad que entiende este proceso como un método más de reproducción asistida basado en la libertad de decisión de la mujer.

Puedes leer el artículo completo en:    88

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar