El caso Baby M

El famoso caso Baby M es uno de los más polémicos en relación a los contratos de gestación subrogada en Estados Unidos. Ocurrió en 1986, cuando la gestante quiso quedarse con la recién nacida, incumpliendo así el acuerdo al que había llegado con los padres de intención.

La señora Whitehead reclamaba la custodia de la misma alegando que era la madre biológica de la pequeña.

La técnica de reproducción asistida empleada para lograr la gestación de la pequeña fue la inseminación artificial. Por esta razón, la señora Whitehead se consideraba a si misma con derecho a la maternidad, pues era efectivamente la madre biológica.

La muestra seminal con la que se inseminó a la señora Whitehead pertenecía William Stern, padre de intención y también padre biológico.

¿Quienes son los padres legales?

El padre de intención y el padre biológico eran la misma persona por lo que no había dudas a la hora de determinar quién era el padre legal, el señor Stern.

Sin embargo, en cuanto a la maternidad, el caso tuvo que ser resuelto por un juez de Nueva Jersey. Tanto la madre biológica como la madre de intención reclaman la custodia de la menor. Ni siquiera se pusieron de acuerdo en el nombre, pues la gestante (y madre biológica) la llamaba Sara y los padre de intención Melissa Stern.

El 27 de mayo de 1986 nació Baby M (como es conocida por el juez) a través de una gestación subrogada. Conforme se indicaba en el contrato entre la señora Whitehead y los señores Stern, tres días después del nacimiento, la niña fue entregada a sus “padres legales“. Sin embargo, al cuarto día, la gestante se arrepintió y quiso recuperar a la pequeña.

En 1987, el juez que instruyó el caso sentenció que la niña debía ser criada por los padres legales, los señores Stern. Destacó que su principal preocupación era el bienestar de la criatura y que había basado su decisión en el bien de la menor.

Entre los argumentos ofrecidos, destacamos los siguientes:

  • El contrato de gestación subrogada firmado por ambas partes es válido.
  • La señora Whitehead manifestó durante el jucio una actitud impulsiva y explotadora
  • Los 10.000 dólares que recibió la gestante no constituyen un precio por el bebé.
  • Whitehead no tenía razón legal alguna para cambiar de opinión y quedarse con la niña.
  • La gestante tenía problemas psicológicos y desórdenes de la personalidad, por lo que el juez no la consideró apta para el cuidado de una menor.

Aunque la custodia fue aportada a los Stern, el juez permitió a Beth Whitehead visitas controladas a la pequeña Baby M.

Maternidad subrogada completa

Hoy en día, se emplea generalmente la fecundación in vitro (FIV) para lograr el embarazo en la mujer que llevará a término la gestación. Esta es la técnica reproductiva escogida precisamente para evitar problemas como el acontecido en el caso Baby M.

De esta manera, se reduce la implicación de la gestante y por ello, disminuyen las posibilidades de que quiera quedarse con el bebé. El hecho de que no sea genéticamente su hijo ni tampoco su deseo, hacen más fácil el procedimiento.

Esta modalidad de gestación subrogada es la conocida como completa o gestacional y es la que se aplica comúnmente.

El caso Baby M fue uno de los primeros casos de gestación subrogada en Estados Unidos y en base a ésta y otras situaciones pioneras en relación a esta técnica, se asentaron las bases de la gestación por sustitución en Estados Unidos, donde la modalidad tradicional o parcial no se practica actualmente.

Un comentario

  1. avatar
    Jose99

    Qué curioso caso! La verdad es que… estas cosas solo pasan en Estados Unidos!! ajjajaj

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar