El embarazo: desarrollo del feto y cuidados en la embarazada

El embarazo es el proceso biológico por el que un embrión se desarrolla en el interior del útero de una mujer para dar lugar, tras el parto, a un nuevo ser. En un embarazo subrogado, mediante fecundación in vitro y posterior transferencia de los embriones a la gestante subrogada, el embrión implantará en el endometrio e iniciará su evolución.

Durante los 9 meses de gestación, la mujer experimenta todo un conjunto de cambios tanto físicos como emocionales, únicos del estado de gestación y causados principalmente por las alteraciones hormonales.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Cambios y cuidados en el embarazo

Entre los cambios físicos más conocidos del embarazo encontramos algunos más evidentes como el aumento de peso o el agrandamiento de las mamas como consecuencia de la producción de leche, así como otros menos visibles como la creación del cordón umbilical, el ablandamiento del útero, el estiramiento de la piel, etc.

También se producen nuevas emociones debido al desajuste de hormonas, aumenta la sensibilidad, las preocupaciones o dudas, el deseo sexual, cambios de humor, alteraciones de la autoestima, etc. Los cambios hormonales también son los responsables de las famosas náuseas, el hinchazón o la pesadez de diversas partes del cuerpo como pies o piernas.

Existen embarazos en los que estos cambios son más ligeros y otros en los que se vuelven tan intensos que implican un cambio en las rutinas diarias.

El control médico periódico a lo largo de los nueve meses de gestación es muy importante para asegurar que los cambios son los normales y el feto se desarrolla con normalidad. Asimismo, la mujer deberá cambiar su alimentación y seguir una dieta adecuada para aportar al bebé los nutrientes necesarios para su correcto crecimiento.

Cuidados médicos en el embarazo

La gestante deberá hacerse una serie de pruebas médicas durante su embarazo para asegurar su salud y la del bebé. Las más importantes son las siguientes:

  • Ecografías o ultrasonidos: generalmente se suele hacer una por cada trimestre de embarazo, en las semanas 12, 20 y 36. Se pueden solicitar ecografías adicionales.
  • Test de O´sullivan: prueba de glucosa para detectar diabetes gestacional.
  • Ecocardiografía fetal: para comprobar si el corazón del bebé late correctamente.
  • Prueba de translucencia nucal: evalúa el riesgo de síndrome de Down y otros defectos cromosómicos, así como alteraciones cardiacas congénitos relevantes.

La mujer debe acudir a las citas médicas programadas para un seguimiento del embarazo. En caso de tratarse de un embarazo por gestación subrogada, los futuros padres pueden seguir el embarazo a través de las ecografías que les manda la agencia o la propia gestante. Estarán informados sobre todo lo que ocurra durante el embarazo y de las pruebas médicas que se le hagan a la gestante.

Alimentación y otros hábitos saludables en el embarazo

Durante el embarazo, es imprescindible que se sigan unos buenos hábitos de vida. Es importante que controle aspectos como:

  • Alimentación: ahora la mujer debe comer por dos, ya que el feto se alimenta y desarrolla gracias a sus comidas. Debe llevar una dieta equilibrada rica en nutrientes, especialmente vitaminas y calcio.
  • Ejercicio físico: durante el embarazo se recomienda realizar ejercicio físico de intensidad moderada, evitando competiciones o actividades que supongan cambios intensos, especialmente a medida que avanza la gestación. Es muy aconsejable la natación, el ciclismo o caminar entre 20 y 40 minutos diarios.
  • Tóxicos: evitar completamente el consumo de sustancias tóxicas como el tabaco o el alcohol, ya que pueden aumentar el riesgo de complicaciones en el embarazo y el parto, además de causar daño en el feto.

El médico puede solicitar una serie de suplementos alimenticios en el embarazo para asegurar que no exista carencia alguna de minerales y nutrientes esenciales.

Desarrollo del feto en el útero mes a mes

Tras la implantación, el embrión comenzará su evolución. Los cambios más importantes tiene lugar a lo largo del primer trimestre de embarazo, que es el periodo embrionario. En los tres primeros meses se formarán los órganos del futuro bebé.

Al finalizar el primer mes, en las primeras semanas de embarazo, el embrión tendrá una forma circular de aproximadamente 2.5 mm de diámetro. En el segundo mes de desarrollo, se originan las tres capas celulares embrionarias que darán lugar a los diferentes tejidos del bebé. En este momento se forma la médula espinal, el cerebro, el corazón, el intestino y la piel. También empieza a desarrollarse los ojos, orejas, nariz y labios.

Alrededor del tercer mes, el embrión pasa a ser denominado feto, el cual ya tiene todos los órganos aunque no desarrollados completamente. Pesa alrededor de 20 gramos y mide unos 8.5 cm de largo. En este mes se forman los genitales y empieza a moverse, aunque es difícil que la mujer lo note aún. Se inicia además, el proceso respiratorio, con movimientos de inhalación y expulsión, aunque no los realizará de forma autómata hasta su salida del útero en el parto.

En el cuarto mes, el feto pesa alrededor de 170 gramos y mide unos 15 cm. A partir de este momento sus movimientos se hacen más intensos y podrán empezar a notarse por parte de la gestante. Se forman además las cuerdas vocales.

Los órganos internos van evolucionando. En el quinto mes, el sistema circulatorio ya cuenta con cavidades cardíacas delimitadas y el corazón late con fuerza. Alrededor de la semana 24, el bebé aprenderá a succionar, lo cual será de vital importancia para alimentarse en los primeros meses de vida.

A los seis meses de iniciarse el embarazo, el bebé ya abre los ojos. Aunque es sensible a la luz, la distinción de formas y colores es post-natal.

En el último trimestre de embarazo, durante los meses siete, ocho y nueve, el bebé acaba de completar su crecimiento y desarrollo: la piel se vuelve más gruesa, los órganos terminan de formarse y sus movimientos se vuelven más intensos hasta que consigue encajarse para el momento del parto.

Para más detalles sobre la evolución del embarazo consulta este artículo: Embarazo mes a mes.

Preguntas de los usuarios

¿Hacer ejercicio en el embarazo es malo?

No, de hecho está recomendado hacer ejercicio suave o moderado. Lo más recomendado es caminar, andar en bicicleta (hasta el quinto mes de embarazo), nadar, hacer yoga o pilates. Ante la duda se debe consultar con el médico.

¿Qué alimentos son importantes en el embarazo?

Es muy importante tomar alimentos variados y que la dieta sea equilibrada. Hay que asegurar que se obtiene el aporte necesario minerales como el calcio, el hierro y el yodo, así como vitaminas como el ácido fólico. Es importante tener en cuenta que en el embarazo las necesidades nutricionales aumentan.

Se recomiendan alimentos como la leche y productos lácteos, vegetales, frutas y carnes y pescado con bajo contenido calórico. Estos alimentos deben consumirse en su mayoría cocinados para asegurar la salud de la gestante.

¿Es bueno tomar suplementos vitamínicos en el embarazo? ¿Deberá tomarlos la madre subrogada?

De forma generalizada los médicos y ginecólogos aconsejan tomar suplementos alimenticios durante el embarazo. La embarazada necesita un mayor porte de hierro, ácido fólico, calcio y yodo principalmente. Por lo tanto, lo más probable es que el especialista recete estos suplementos a la gestante subrogada.

¿Qué cuidados hay que tener en el embarazo gemelar o de mellizos?

El embarazo múltiple tiene un mayor riesgo que un embarazo único, por lo que la gestante recibirá un control médico más exhaustivo. La embarazada deberá acudir un mayor número de veces al centro de salud para comprobar el correcto desarrollo fetal y valorar el riesgo de parto prematuro. Será le propio médico el que indique cómo proceder en cada caso.

Asimismo, la embarazada deberá descansar adecuadamente para prevenir contracciones uterinas, deberá disminuir su actividad física a medida que avance el embarazo y es imprescindible que siga una alimentación adecuada con suplementos diarios de ácido fólico y hierro.

La gestante deberá adquirir un peso adecuado para un embarazo gemelar, ya que en caso contrario habrá riesgo de que los bebés tengan bajo peso al nacer. Esta situación podría poner en riesgo la supervivencia de los bebés, por lo que es de vital importancia que alcancen un peso mínimo.

3 comentarios

  1. avatar
    PEORMA082

    Es muy importante cuidarse en el embarazo pero tampcoo creo que haya que exagerar. Quizá en el caso de la gestación subrogada las responsabilidades están compartidas y por tanto sea algo más riguroso el control y los cuidados pero en general, si se trata de un embarazo normal y sin complicaciones, la vida de la embarazada debe seguir como normalmente.

  2. avatar
    Yupi

    Para después del embarazo recomiendo un video que está en youtube, una conferencia de hora y pico titulada: Cómo alimentar a nuestros hijos. No copio el enlace porque no sale aquí. Pero si se mete ese texto es el primero que aparece. video de 1 hora y once minutos.

  3. avatar
    Miranda

    En maternidad subrogada también se puede hacer la prueba de amniocentesis como en cualquier otro embarazo? o como se cogen los óvulos y se implantan los embriones hay que hacer antes un estudio genético?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar