El parto es el momento que marca el final del embarazo y por el cual tiene lugar el nacimiento del bebé. El parto tiene una duración media de entre 5 y 15 horas. No obstante, cada nacimiento es diferente. Desde las primeras contracciones hasta que el bebé queda completamente fuera pueden pasar pocas horas o convertirse en algo verdaderamente largo y costoso.

Para facilitar la salida del bebé, es necesario que la embarazada haga fuerza y empuje al bebé hacia la abertura vaginal. Además, es importante que el bebé se encuentre en la posición adecuada para la expulsión.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Contracciones de parto

Existen tres acontecimientos principales que marcan que el parto está a punto de producirse:

  • Contracciones uterinas fuertes y regulares
  • Rotura del saco amniótico o “romper aguas”
  • Dilatación del cuello del útero

Para que el bebé pueda salir del vientre de la gestante es necesario que se produzcan contracciones uterinas que ayudan a la expulsión del mismo hacia el exterior. Además, el cuello uterino debe dilatarse ya que es el lugar por donde saldrá el bebé.

Cuando el cuello de la vaginal empieza a dilatarse, comienzan a sentirse las primeras contracciones, que se producirán cada 10 o 15 minutos y de forma suave, con una duración aproximada de 20 segundos. En estos momentos, el cuello del útero presentará una abertura de aproximadamente dos centímetros.

A medida que pasa el tiempo, las contracciones van aumentando su intensidad y la abertura vaginal su tamaño. Así, generalmente se va siguiendo este ritmo:

  • Dilatación de 5 centímetros: corresponde a contracciones de 30-40 segundos que se producen cada 5 minutos aproximadamente.
  • Dilatación de 6 centímetros: tienen lugar cada 3-4 minutos y una duración de 40-45 segundos.
  • Dilatación de 8 centímetros: las concentraciones se aceleran, se producen cada 2 o 3 minutos y se prolongan ya que pueden durar hasta 50 segundos.
  • Dilatación de 10 centímetros: la duración es cercana al minuto y además se producen cada 1 o 2 minutos. El parto es inminente.

Cuando llega este momento, es posible que aumente la sudoración alrededor de la boda, aumento del ardor en la vagina, calor general y sobretodo dolor. Las contracciones y la dilatación uterina son la causa principal del temido dolor del parto.

Tipos de parto

El parto natural es aquel por el que el bebé sale al exterior a través de la abertura vaginal gracias a la fuerza que ejerce la madre. Sin embargo, no siempre es posible conseguir de este modo que el bebé salga. En caso de complicaciones, se puede recurrir a otros tipos de partos:

  • Parto con fórceps: cuando la salida vaginal se vuelve complicada y la madre no puede empujar con más fuerza, se introducen unas pinzas (fórceps) colocadas en la cabeza del niño, que ayudan a su expulsión. No es algo que se realice de forma habitual.
  • Cesárea o parto abdominal: se trata de una intervención quirúrgica por la que el bebé se extrae por el abdomen a través de un corte.
  • Parto prematuro: el parto se puede producir de cualquiera de las maneras anteriores (vaginal, vaginal con fórceps, cesárea). La peculiaridad de este parto es que se produce antes de que culmine el embarazo, en concreto antes de la semana 37 de gestación. Los bebés nacidos de esta forma pueden tener problemas de salud por nacer antes de tiempo por lo que es común que necesiten estar un tiempo en incubadora.

En los casos de gestación subrogada, normalmente se calcula el momento en que va a producirse el parto para avisar a los futuros padres y que estén en ese momento junto a la gestante y puedan sentir el parto y el nacimiento de cerca. No obstante, el parto no es algo siempre exacto y por tanto es posible que el bebé se adelante y nazca antes de lo previsto.

Parto prematuro en gestación subrogada

El parto prematuro es una complicación especialmente frecuente en los embarazos gemelares, lo cual es bastante común en casos de gestación subrogada debido a las buenas condiciones de la gestante. No debemos olvidar que el parto puede también ser inducido antes de tiempo por razones médicas como preeclampsia, enfermedades del corazón, diabetes, etc.

Existen algunos factores de riesgo que predisponen o aumentan la probabilidad de tener un parto pretérmino:

  • El hecho de haber una separación menor de 6 meses entre un embarazo y otro
  • Un índice de masa corporal bajo
  • Haber pasado previamente por un parto prematuro
  • Padecer patologías que afectan al embarazo como malformación uterina, hipertensión o diabetes.
  • Polihidramnios: exceso de líquido amniótico.
  • Preeclampia o hipertensión arterial durante el embarazo
  • Tener el cuello del útero débil o corto
  • Placenta previa
  • Edad de la gestante menor a 16 años o mayor a 40 años
  • Embarazo múltiple: gemelos, trillizos, etc.

Por esto, y para evitar que se produzca el nacimiento antes de tiempo, es importante escoger a gestantes que hayan superado favorablemente todas las pruebas médicas requeridas para confirmar que son mujeres sanas, capaces de llevar a término un embarazo sin complicaciones.

Los embarazos múltiples están frecuentemente asociados al parto prematuro. De hecho, algunos estudios indican que la probabilidad de prematuridad en embarazos gemelares es de cerca del 50%, mientras que en embarazo únicos no supera el 10% aproximadamente.

En muchas ocasiones, los padres de intensión no son conscientes de los problemas que puede suponer el embarazo gemelar, incluido el parto prematuro, y optan por la transferencia embrionaria doble. No olvidemos que también son muchos los profesionales que aconsejan este tipo de transferencias, aun conociendo los riesgos asociados.

El parto prematuro puede causar en los bebés problemas como:

  • Retraso mental
  • Parálisis cerebral
  • Problemas respiratorios y/o digestivos
  • Pérdidas de visión y audición
  • Retraso en el desarrollo
  • Bajo peso al nacer

Así pues, y especialmente en los casos de gestación subrogada, es importante hacer hincapié en que, además de las posibles consecuencias sanitarias en la gestante y el bebé, el parto antes de tiempo puede impedir que los padres estén en el momento del nacimiento y encarecer los costes de la gestación subrogada.

2 comentarios

  1. avatar
    Tudela023

    En mi caso tuvieron que utilizar el fórceps para sacar a mi bebé, yo creo que hasta me desmayé durante unos segundos de la cantidad de fuerza que tuve que hacer. Finalmente el bebé nació sin problemas y doy las gracias al señor por el precioso niño que tengo.

  2. avatar
    ánimo!

    Hola, yo he tenido 2 partos y la verdad es que ambos fueron experiencias muy positivas, aunque el primero más que el segundo.. El primero fue de tipo vaginal, empezando con contracciones a las 3 de la mañana. Pero mi nene salió enseguida, así que el sufrimiento fue muy leve. El segundo fue un poco más caótico. Empecé con contraccciones de madrugada también, fuimos al hospital y me dijeron que aún no iba a tener a mi bebé. Pero seguí teniéndolas cada 15 min y volvimos a ir, y entonces me ingresaron. Mi marido estaba histérico y tuvieron que ponerle un gotero… al final el parto duró varias horas. Además, no me pusieron epidural. Pero luego volvimos a casa con nuestro bebé en brazos y olvidamos todo el sufrimiento 🙂

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar