¿Qué es el aborto bioquímico? ¿Cuáles son las causas y síntomas?

Por (embrióloga).
Actualizado el 23/02/2017

El aborto bioquímico, también conocido como embarazo bioquímico o microaborto, se produce cuando ha habido implantación del embrión pero no desarrollo embrionario posterior, lo cual lleva a la pérdida del embarazo y, por ende, a que la regla baje de nuevo. Esto puede ocurrir tanto de forma natural como tras una inseminación artificial o FIV.

En estos casos, el test de embarazo resulta positivo en un primer momento, ya que hay aumento de la beta-hCG. Sin embargo, tras unos días, el nivel de beta desciende y se obtiene un resultado negativo en la prueba.

¿Embarazo o aborto bioquímico?

Algunos profesionales nombran a esta situación embarazo mientras que otros la califican de aborto. Pero ¿qué es lo correcto?

Ambas formas son adecuadas: estamos ante un embarazo porque ha habido implantación en el endometrio (capa uterina) y este hecho marca el inicio de la gestación. Sin embargo, el desarrollo embrionario se detiene y, esto es lo que definimos como aborto.

Cuando ocurre un embarazo bioquímico, el test puede resultar positivo en un primer momento, ya que el nivel de beta-hCG ha aumentado como consecuencia de la implantación. Sin embargo, tras unos días, el nivel de beta desciende y se obtiene un resultado negativo en la prueba.

Un nivel bajo de hormona beta-hCG en el test de embarazo puede hacernos sospechar que se va a producir el aborto bioquímico. En ese caso, será necesario repetir la prueba y estudiar la evolución embrionaria para determinar si la gestación prosigue o si, por el contrario, se ha producido un microaborto porque el desarrollo del embrión se detiene a los pocos días de la implantación.

Puesto que el embarazo termina de forma muy temprana, apenas en las primeras semanas, algunos se refieren a este tipo de aborto con el término microaborto.

Causas y síntomas del microaborto

Las causas exactas por las que se produce el embarazo bioquímico no se conocen. Es muy difícil saber qué ha ocasionado que el embrión, que había conseguido implantar, finalmente detenga su crecimiento y acabe desprendiéndose del endometrio.

Los posibles restos embrionarios que hayan podido quedar son eliminados en la menstruación, la cual bajará tras haberse perdido el embarazo. Se inicia así un nuevo ciclo.

Generalmente no es necesario dar medicación ni realizar un legrado, pues la pérdida gestacional es muy temprana. De hecho, aunque en algunas ocasiones dura hasta una o dos semanas, en otras pueden ser horas.

Por esta misma razón (el escaso tiempo de gestación), en la mayoría de situaciones, la mujer no siente síntomas especiales.

En casos naturales, es posible que la mujer ni siquiera llegue a ser consciente de que ha pasado por un embarazo bioquímico y lo interprete como un simple retraso de la regla.

Nuevo embarazo tras el aborto bioquímico

Aunque un embarazo bioquímico es una mala noticia, no afecta en el pronóstico de un futuro embarazo. Es más: si se ha llegado a un aborto bioquímico hay una serie de barreras que se han cruzado:

  • Existe fecundación, es decir, óvulo y espermatozoides son compatibles, pues han sido capaces de fusionarse.
  • El embrión es capaz de alcanzar el estadio de blastocisto (estadio necesario para implantar en el útero).
  • El endometrio tiene el grosor adecuado para que se produzca la implantación.
  • Existe interacción entre embrión y endometrio.

Desde el punto de vista de la inseminación artificial y la FIV, a pesar de la sensación de decepción, no debemos considerar esta situación como un aborto o una pérdida del embarazo, sino simplemente como un tratamiento que, aunque no ha salido bien, ha estado cerca del éxito.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Es evidente que no todos son iguales.

Esta "herramienta" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad. Además, el sistema realizará una comparativa de presupuestos y condiciones que ofrecen las diferentes clínicas para que te resulte más sencillo tomar una decisión.

De hecho, se considera como una buena señal o un aspecto de buen pronóstico porque se ha comprobado que las mujeres que han tenido un embarazo bioquímico presentan mayor probabilidad de éxito en transferencias posteriores.

En cualquier caso, el impacto emocional ante la noticia de un test de embarazo positivo que finalmente no deriva en gestación es muy duro. Por ello, es fundamental que, antes de iniciar el tratamiento, los futuros padres estén informados de la posibilidad de que se produzca un aborto bioquímico.

Embarazo bioquímico en gestación subrogada

Del mismo modo que ocurre en ciclos de FIV propios, el aborto bioquímico es algo que puede aparecer también en tratamientos de gestación subrogada o subrogación uterina.

Cuando la gestante, conocida popularmente como madre de alquiler o madre subrogada, se somete a la transferencia embrionaria, tanto ella como los futuros padres esperan que el embarazo sea evolutivo. Sin embargo, es posible que el o los embriones transferidos consigan implantar pero posteriormente no evolucionen favorablemente. Esto llevaría a la situación de microaborto.

Obtener una beta baja o la llegada de sangrado menstrual puede hacernos sospechar que se ha producido un embarazo bioquímico. No obstante, es importante que la gestante reciba la confirmación por parte de un médico especialista.

La gestación subrogada es el tratamiento de reproducción asistida que más engaños y dudas genera. La transparencia es uno de nuestros rigurosos criterios a la hora de recomendar clínicas y agencias. Puedes usar esta herramienta para obtener un informe de situación actualizado con todos los detalles para resolver tus dudas y evitar engaños.

Preguntas de los usuarios

Después de un embarazo bioquímico, ¿cuándo baja la regla?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Lo habitual es que la llegada de la regla se produzca pocos días después de que el embrión detenga su desarrollo y se desprenda del endometrio sobre el que había implantado. Sin embargo, hay situaciones en las que se produce un retraso de la menstruación debido al desajuste hormonal causado por el embarazo y la posterior pérdida del mismo.

He pasado por un aborto bioquímico, ¿cuándo puedo volver a intentarlo?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Una vez ha llegado la regla después del aborto bioquímico, comienza un nuevo ciclo y en él ya es posible buscar el embarazo de nuevo, pues el aborto bioquímico no tiene consecuencias negativas ni efectos especiales por los que no se pueda buscar de nuevo la paternidad.

¿Es posible que ocurra un embarazo bioquímico si el test de embarazo indica un valor alto de beta?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Es posible, aunque teniendo en cuenta que el aborto bioquímico es temprano, lo habitual es que el nivel de beta no haya aumentado demasiado y, por ello, suele ser bajo. Además, una vez se desprende el embrión del endometrio, la beta baja, lo cual hace más raro todavía obtener una beta alta.

¿Un test positivo en caso de embarazo bioquímico sería un falso positivo?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

No exactamente. Aunque es cierto que se trata de un resultado positivo cuando realmente no hay embarazo, la razón por la que obtenemos el positivo es cierta: ha habido implantación. Por esta razón, el positivo es verdadero, solo que al poco tiempo se convierte en negativo porque el embrión detiene su evolución.

Lectura recomendada

Hemos indicado que el embarazo bioquímico es considerado un aborto porque lleva a la pérdida gestacional. Sin embargo, se trata de un microaborto o un aborto muy temprano, cuyas consecuencias y síntomas son distintos al aborto fetal. Al igual que en un embarazo natural y en otros tratamientos de reproducción asistida, tanto el aborto bioquímico como el aborto en estadio más avanzado pueden ocurrir en gestación subrogada. Te informamos de este último caso aquí: Aborto en gestación subrogada.

También hemos comentado que el embarazo bioquímico no revela síntomas determinados y, por tanto, la forma de saber si estamos ante un caso de este tipo es analizando la evolución de la beta-hCG con la prueba de embarazo. ¿Quieres saber en qué consiste esta prueba? Descúbrelo aquí: La prueba o test de embarazo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.