Endometriosis: síntomas, diagnóstico, fertilidad y tratamientos

La endometriosis es una enfermedad invasiva que consiste en el crecimiento de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina como, por ejemplo, en las trompas de Falopio o en los ovarios.

Afecta al 10-15% de mujeres en edad reproductiva y tiene consecuencias negativas sobre la fertilidad: tanto el embarazo natural como el éxito de los tratamientos de reproducción asistida se ven comprometidos por la presencia de endometriosis o quistes endometriósicos.

En los casos más graves, la endometriosis severa impide a la mujer llevar un embarazo a término y, por tanto, la gestación subrogada es la única alternativa para poder tener un hijo biológico.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad benigna crónica en la mujer que consiste en el crecimiento anormal del endometrio, capa interna del útero, alrededor de los órganos situados en la cavidad pélvica.

Lo más habitual es que la endometriosis aparecezca en las trompas de Falopio (endometriosis tubárica) o en los ovarios (endometriosis ovárica), donde se suelen formar los quistes llamados endometriomas o quistes de chocolate.

No obstante, existen otras localizaciones más extrañas como el intestino, los pulmones o incluso el cerebro.

Grados

La gravedad de la endometriosis se puede clasificar en diferentes grados o niveles establecidos por la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM). Los comentamos a continuación:

Grado 1 (mínima)
se encuentran implantes endometriales de forma aislada y sin que haya adherencias.
Grado 2 (leve)
aparecen implantes de tejido endometrial de forma superficial y que miden menos de 5 cm. Suelen encontrarse en el peritoneo y ovarios, pero no afectan a otros órganos.
Grado 3 (moderada)
se encuentran numerosos implantes que pueden ser superficiales o invasivos alrededor de las trompas de Falopio y en los ovarios.
Grados 4 (severa)
los implantes endometriales son numerosos y profundos. Aparecen endometriomas que pueden ser de gran extensión.

Como se puede apreciar, la gravedad de la endometriosis depende de su localización, profundidad, cantidad y tamaño de los implantes endometriales.

Síntomas

El síntoma más común de la endometriosis es el dolor durante la menstruación. Esto se debe a que el tejido endometriósico proviene del útero y, por tanto, también responde a los cambios hormonales ocasionados durante el ciclo menstrual.

Cuando la mujer tiene la regla, se produce una hemorragia interna en las placas endometriales que provoca la inflamación de los tejidos y la formación de cicatrices, lo que finalmente da lugar a la aparición de adherencias endometriales.

A continuación, vamos a nombrar los posibles síntomas de una endometriosis grave:

  • Dolor pélvico, abdominal y en la parte baja de la espalda
  • Sangre en la orina durante la menstruación y mucho dolor al orinar
  • Cansancio, fatiga y dolor lumbar
  • Dolor al mantener relaciones sexuales
  • Menstruación muy abundante y sangrado entre periodos (metrorragia)
  • Problemas psicológicos por no poder llevar una vida normal o no aceptar la infertilidad

A pesar de esto, entre un 20-30% de mujeres que sufren endometriosis no padecen ningún síntoma ni molestia. Muchas de ellas son diagnosticadas cuando tienen problemas para concebir.

Diagnóstico

El diagnóstico de la endometriosis es complicado, ya que el cuadro clínico es bastante amplio y la sintomatología muy diferente entre las pacientes.

Aunque existen multitud de técnicas diagnósticas para la endometriosis, vamos a comentar las más utilizadas:

Exploración física
ante síntomas como el dolor y sospecha de endometriosis, el ginecólogo hará un examen pélvico completo mediante palpación para buscar signos relacionados con la enfermedad, como masas o inmovilidad de ovarios, trompas y útero.
Ecografía
permite visualizar de forma indirecta los órganos de la cavidad pélvica y es útil para detectar quistes ováricos, como los endometriomas o quistes de chocolate.
Análisis de sangre
el marcador tumoral Ca-125 se encuentra elevado en mujeres con endometriosis, sobre todo si hay presencia de endometriomas en el ovario.
Laparoscopia diagnóstica
es la prueba más fiable para detectar la endometriosis, ya que se introduce una cámara directamente a través de una incisión en el abdomen. Además, permite extirpar las placas endometriales en el mismo momento si éstas se encuentran accesibles.

Para más información sobre este tema, te animamos a continuar leyendo aquí: Diagnóstico de la endometriosis.

Infertilidad por endometriosis

Como hemos dicho, la endometriosis es una enfermedad frecuente entre las mujeres en edad fértil. Aproximadamente, el 40% de éstas tienen problemas para quedar embarazadas.

A continuación, vamos a explicar los principales motivos de por qué la endometriosis afecta al sistema reproductor de la mujer.

Alteración de órganos reproductores

Los ovarios y las trompas de Falopio son las estructuras más afectadas por la endometriosis debido a la cercanía con el útero.

A nivel ovárico, las adherencias endometriales y los quistes de chocolate destruyen el tejido sano y, por tanto, reducen la reserva ovárica de la mujer. Además, la presencia de este tejido endometriósico también impide el desarrollo folicular y la ovulación.

Por otra parte, la endometriosis que aparece en las trompas de Falopio provoca obstrucción tubárica, lo cual impide el transporte ovocitario y la fecundación natural.

Por estas razones, muchas mujeres con endometriosis necesitan recurrir a técnicas de reproducción asistida para ser madres, como la fecundación in vitro (FIV) o la ovodonación.

Alteración de la receptividad endometrial

La endometriosis también puede dar lugar a anomalías a nivel inmunológico: mayor concentración de linfocitos T y anticuerpos IgG e IgA. Esto tiene consecuencias negativas sobre la receptividad del endometrio y la capacidad del embrión para implantar.

Por otra parte, se ha visto que las pacientes con endometriosis tienen problemas para sintetizar ligamento endometrial y, además, presentan un nivel bajo de integrinas α y β, necesarias para que el embrión se adhiera y consiga implantar en el útero.

Existen otros mecanismos que afectan a la fertilidad femenina como consecuencia de la endometriosis. Puedes consultarlos todos en el siguiente post: ¿Por qué la endometriosis causa infertilidad?

Tratamiento

En primer lugar, cabe destacar que la endometriosis es una enfermedad que no tiene cura. Los tratamientos posibles tienen como finalidad reducir los síntomas y tratar de recuperar la fertilidad.

En función de las distintas localizaciones, grado de severidad y sintomatología, se hará un tratamiento personalizado para cada paciente. También es necesario tener en cuenta la edad de la mujer y si pretende tener hijos próximamente.

Terapia con medicamentos

En general, se utilizan analgésicos para mitigar el dolor en los casos de endometriosis leve.

Estos fármacos solamente son aconsejables en la mujeres que presentan dolor pélvico ocasional. Si éste se vuelve constante, repitiéndose durante todos los ciclos menstruales, se debe acudir al ginecólogo para observar la evolución de la enfermedad.

Tratamiento hormonal

En mujeres con endometriosis leves o moderadas que no tienen deseos reproductivos actuales, se recomienda tomar anticonceptivos orales, que pueden ir combinados con estrógenos y progesterona. Éstos reducen los síntomas al disminuir el flujo menstrual, pero pueden reaparecer al dejar las pastillas anticonceptivas.

Otra posibilidad es emplear fármacos agonistas de la GnRH, los cuales inhiben la menstruación y evitan el crecimiento de los implantes endometriales. Esta terapia hormonal suele emplearse durante unos 6 meses como máximo e, igual que en el caso anterior, tras dejarla se recupera la menstruación y vuelven los síntomas de la endometriosis.

Por último, la opción más escogida para tratar la endometriosis es el danazol, también conocido como danocrina. Se trata de una hormona sintética derivada de la testosterona que inhibe la ovulación y el ciclo menstrual.

Las mujeres pueden presentar algún tipo de sangrado menstrual durante este tratamiento, aunque lo más frecuente es que desaparezca. Tras dejar la terapia, el ciclo menstrual retorna a la normalidad tras un periodo de dos meses.

Junto al tratamiento con danazol, la mujer debe emplear anticonceptivos y no quedarse embarazada, ya que esta medicación puede dañar al feto.

Tratamiento quirúrgico

Cuando la endometriosis alcanza una gran extensión o la mujer presenta mucho dolor, se recomienda eliminar los implantes endometriales mediante cirugía.

Las técnicas quirúrgicas más empleadas para ello son las siguientes:

Laparoscopia
consiste en una cirugía menor, mínimamente invasiva, que permite extirpar los implantes endometriales a través de una pequeña incisión.
Laparotomía
es un tratamiento más agresivo que requiere una incisión abdominal mayor. Se emplea en los casos de endometriosis severas o cuando no se puede acceder a los implantes a través de laparoscopia.
Histerectomía
consiste en la extirpación del útero para eliminar la endometriosis de manera definitiva. En función de la lesión que haya producido, también pueden extirparse trompas y ovarios.

Esta última opción, evidentemente, se tendrá en cuenta en los casos más graves y/o si la mujer no tiene intención de tener hijos en el futuro.

Conseguir el embarazo

Las mujeres afectadas de endometriosis que no han podido conseguir el embarazo natural, ni siquiera después de una cirugía, tendrán que recurrir a las técnicas de reproducción asistida para poder cumplir su sueño de ser madres.

En función de factores como la edad, calidad seminal, grado de endometriosis, etc. los tratamientos adecuados pueden ser los siguientes:

Inseminación artificial (IA)
es la primera opción en mujeres jóvenes con endometriosis leve (grado 1 o 2), siempre y cuando las trompas de Falopio sean permeables.
Fecundación in vitro (FIV)
tiene una tasa mayor de embarazo y, además, es la técnica de elección frente una endometriosis moderada o severa (grado 3 y 4).
Ovodonación
los óvulos de donante ofrecen la posibilidad de ser madres a aquellas mujeres con endometriosis grave que tienen muy afectada su reserva ovárica, una mala calidad ovocitaria, fallos repetidos de FIV o con endometriomas grandes que impiden realizar una punción folicular.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en las profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales. "La Calculadora" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad. Además, el sistema realizará una comparativa de precios y condiciones que ofrecen las diferentes clínicas para que te resulte más sencillo tomar una decisión.

Finalmente, te dará información acerca de si estas clínicas ofrecen precios especiales o promociones de las que puedes beneficiarte.

Si quieres conseguir información más detallada sobre los tratamientos de fertilidad adecuados para ser madre con endometriosis, te recomendamos seguir leyendo aquí: Conseguir el embarazo con endometriosis.

Gestación subrogada

En los casos más extremos de endometriosis, es posible que la mujer no tenga capacidad para gestar un bebé o lo tenga contraindicado por razones médicas.

Las opciones reproductivas para mujeres con endometriosis que no pueden mantener un embarazo son, por tanto, la adopción o la gestación subrogada.

A continuación, vamos a nombrar algunas indicaciones para recurrir a un proceso de gestación por sustitución:

La gestación subrogada es un proceso de reproducción asistida en el que otra mujer (gestante) accede a llevar el embarazo de otra persona o pareja (padres de intención).

En función de si la madre de intención conserva los ovarios o puede aportar sus óvulos o no, será necesario recurrir también a una donante de óvulos, ya que actualmente se pretende evitar que la mujer gestante aporte su carga genética.

Para más detalles sobre la gestación subrogada, también conocida con el vulgar nombre de vientre de alquiler, puedes leer el siguiente post: ¿Qué es la gestación subrogada?

La gestación subrogada es el tratamiento de reproducción asistida que más engaños y dudas genera. La transparencia es uno de nuestros rigurosos criterios a la hora de recomendar clínicas y agencias. Puedes usar La Calculadora para obtener un informe de situación actualizado con todos los detalles para resolver tus dudas y evitar engaños.

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son las causas de la endometriosis uterina?

A día de hoy, no se conoce con exactitud por qué aparece la endometriosis ni cuál puede ser su etiología. Existen varias teorías que hablan de una posible menstruación retrógada o problemas inmunitarios, así como la influencia de factores ambientales y genéticos.

Asimismo, se han descrito unos factores de riesgo asociados a la endometriosis:

  • Aparición muy temprana de la menstruación
  • Tener polimenorrea: ciclos menstruales cortos
  • Sangrados menstruales muy abundantes
  • Tener un familiar cercano con endometriosis, como madre o hermana
  • No haber tenido hijos todavía
  • Tener un himen cerrado

Puedes seguir leyendo sobre este tema aquí: Las causas de la endometriosis.

¿Qué es la adenomiosis?

La adenomiosis es un tipo de endometriosis interna que afecta a la capa muscular del útero: el miometrio. En las mujeres afectadas por adenomiosis, normalmente, se encuentra tejido endometrial distribuido por todo el miometrio, lo cual hace que el útero se vea aumentado de tamaño.

Los síntomas y posibles tratamientos para la adenomiosis son los mismos que para la endometriosis comentados a lo largo de este artículo. Asimismo, la adenomiosis también tiene un efecto negativo sobre la fertilidad femenina. Puedes leer más sobre esto en el siguiente post: ¿Qué es la adenomiosis uterina?

¿Existe alguna dieta recomendada para la endometriosis severa?

La alimentación puede contribuir a mejorar la endometriosis o, por lo menos, a controlar algunos factores que influyen en ella como, por ejemplo, la inflamación, los trastornos digestivos o las alteraciones hormonales.

En general, se recomienda llevar una dieta sana y equilibrada, teniendo la precaución de eliminar alimentos procesados con alto contenido de conservantes, colorantes y estabilizantes.

Por otra parte, consumir productos con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes puede resultar especialmente beneficioso para las mujeres con endometriosis. Entre estos alimentos, se encuentra el aceite de onagra, aceite de oliva, té, cítricos, espinacas, almendras, curry y cúrcuma, ajo, jengibre, etc.

Lectura recomendada

Si te interesa conocer más detalles sobre esta enfermedad, te recomendamos entrar en la siguiente página especializada: ¿Qué es la endometriosis?

Además de la endometriosis, existen otras patologías que afectan al útero y órganos reproductivos y que provocan infertilidad. Si te interesa saber más sobre este tema, puedes seguir leyendo aquí: Infertilidad por factor uterino.

Un comentario

  1. avatar
    Nuria Sanguela

    La peor de todas las endometriosis según me cometó el médico es la que yo tengo, endometriosis intestinal aunque no es severa, si no moderada. Sientes unos dolores insoportables y han tardado casi un año en diagnosticarme. He empezado con la terapia hormonal, espero que se reduzca y no tengan que hacerme cirugía. Es una enfermedad muy dolorosa que no se conoce prácticamente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.