En la mujer durante cada ciclo menstrual se produce un engrosamiento de la capa interna del útero que se denomina endometrio. Si no se produce la implantación de un embrión, este tejido se descama y se expulsa en forma de menstruación.

Cuando este tejido uterino crece fuera del útero surge lo que se conoce endometriosis. En este artículo hablamos de esta enfermedad, causa común de infertilidad.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad femenina que consiste en que parte de ese tejido endometrial crece fuera del útero. Existen endometriosis diagnosticadas en distintas zonas del cuerpo, como ovarios, trompas de Falopio, ligamentos uterinos, cavidad pélvica, detrás del útero… Puede detectarse en otras localizaciones más extrañas como intestino, pulmón o incluso cerebro.

La endometriosis es una enfermedad frecuente entre las mujeres en edad fértil, aproximadamente el 40% de las mujeres que la presentan tienen problemas para quedar embarazadas. En muchos casos se puede conseguir el embarazo con técnicas de reproducción asistida, pero en grados severos las hormonas empleadas para la estimulación ovárica pueden hacer crecer los implantes de endometriosis, de forma que no pueden realizar el tratamiento y deben acudir a la gestación subrogada para conseguir tener un hijo.

Infertilidad por endometriosis

El diagnóstico de endometriosis es complicado, el cuadro clínico es bastante amplio, además que mientras que unas mujeres experimentan fuertes dolores, en otros casos la endometriosis es asintomática y se diagnostica cuando no consiguen el embarazo.

Esta enfermedad puede impedir el embarazo produciendo alteraciones con distintos orígenes. Puede afectar a los ovarios, los implantes de endometriosis destruyen el tejido ovárico haciendo que éste pierda su capacidad para hacer que los folículos se desarrollen.

Si la endometriosis se encuentra localizada en las trompas de Falopio, dificulta la permeabilidad tubárica por lo que puede impedir el paso de los espermatozoides y también que el óvulo fecundado alcance el útero para poder implantar.

Por otra parte, las mujeres con endometriosis presentan alteraciones a nivel inmunológico, tienen una mayor concentración de linfocitos T y anticuerpos IgG e IgA, esto puede afectar al endometrio y la capacidad del embrión para implantar. El endometrio también ve reducida su receptividad porque una parte de mujeres con implantes endometriales presentan bajos niveles de una enzima que actúa en el ligamento del endometrio y de integrinas α y β que son necesarias para que el embrión se adhiera y consiga implantar.

Otra de las causas que puede generar infertilidad es una alteración de la función peritoneal, las mujeres que la presentan, tienen aumentado el volumen del fluido peritoneal, presentando en este fluido un inhibidor de la captura ovocitaria que impide la interacción entre el ovocito y la trompa de Falopio (interacción cúmulus-fimbria).

Tratamiento

Como la endometriosis puede tener localizaciones muy distintas, grados diversos y presentar distintos síntomas, no se puede dar un tratamiento único, cada caso debe estudiarse en profundidad y aplicar un tratamiento personalizado. Otro aspecto a tener en cuenta es la edad de la mujer y si está intentando tener hijos.

Terapia con medicamentos

Si no existen fuertes dolores y sólo se producen de vez en cuando se pueden tomar analgésicos para aliviar los síntomas. Sólo es aconsejable en mujeres que presentan endoemtrios asintomática y muestran dolor pélvico ocasional. Si se vuelve constante, repitiéndose durante todos los ciclos menstruales se debe acudir al ginecólogo para que observe si el implante ha aumentado.

Tratamiento hormonal

En mujeres con endometriosis leves o moderadas que no tienen deseos reproductivos actuales, se aconseja tomar anticonceptivos orales, que pueden ir combinados con estrógenos y progesterona reducen los síntomas al disminuir el flujo menstrual, pero los síntomas pueden reaparecer al dejar las pastillas anticonceptivas.

Otra opción es emplear agonistas de la GnRH, a través de la administración de estas hormonas desaparece la menstruación, evitando el crecimiento de los implantes endometriales. Esta terapia hormonal suele emplearse durante unos 6 meses como máximo, tras dejarla se recupera la menstruación y en cerca de la mitad vuelven los síntomas de endometriosis.

Por último, la opción más escogida para tratar la endometriosis es el danazol, también conocido como danocrina, se trata de una hormona sintética derivada de la testosterona que inhibe la ovulación y el ciclo menstrual. Las mujeres pueden presentar alguna menstruación durante el tratamiento, aunque lo más frecuente es su desaparición, tras dejar la terapia, el ciclo menstrual retorna a la normalidad tras un periodo de dos meses. Junto con esta terapia se deben emplear anticonceptivos, la mujer no debe quedarse embarazada porque la medicación puede dañar al feto.

Tratamiento quirúrgico

Si la mujer presenta graves dolores o la endometriosis alcanza una gran extensión, se recomienda eliminar los implantes endometriales mediante cirugía. Las opciones más empleadas son:

  • Laparoscopia: consiste en una cirugía menor, es una técnica mínimamente invasiva que permite extirpar los implantes endometriales.
  • Laparotomía: es un tratamiento más agresivo, se emplea en los casos de endometriosis severas o cuando no se puede acceder a los implantes través de laparoscopia.
  • Histerectomía: Consiste en la extirpación del útero, en función de la lesión que haya producido la endometriosis también pueden extirparse trompas y ovarios.

Si la mujer no presenta útero o los médicos no aconsejan el embarazo porque podría hacer crecer los implantes endometriales de forma descontrolada, para ser madre deberá acudir a la gestación subrogada y buscar una gestante y donante de óvulos (si no presenta ovarios) para conseguir tener un hijo.

Un comentario

  1. avatar
    Nuria Sanguela

    La peor de todas las endometriosis según me cometó el médico es la que yo tengo, endometriosis intestinal aunque no es severa, si no moderada. Sientes unos dolores insoportables y han tardado casi un año en diagnosticarme. He empezado con la terapia hormonal, espero que se reduzca y no tengan que hacerme cirugía. Es una enfermedad muy dolorosa que no se conoce prácticamente.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar