Maternidad subrogada por enfermedades que impiden el embarazo

Ante dificultad o imposibilidad de lograr el embarazo, la mujer o pareja puede optar por la gestación subrogada. Ésta puede ser la única forma de tener descendencia en casos de ausencia de útero o si éste tiene alguna alteración o malformación. Asimismo, aunque el embarazo sea posible, puede estar contraindicado si la mujer presenta alguna enfermedad crónica que pueda agravarse con el embarazo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Problemas uterinos

Para poder gestar a un bebé es necesario tener útero. Las mujeres con el síndrome de Mayer-Rokitansky-KusterHauser (agenesia mulleriana) nacen sin útero, por lo que no pueden quedar embarazadas. Si quieres saber más sobre esta afección visita nuestro artículo especializado: Síndrome de Rokitansky.

Las malformaciones del útero también pueden impedir o dificultar la implantación del embrión y por tanto el embarazo. Entre las anomalías anatómicas más comunes encontramos el útero septado, bicorne, didelfo o arcuato. Por otro lado, la hipoplasia del útero también puede ser causa de incapacidad para llevar el embarazo a buen término. Si te interesa saber más sobre alteraciones anatómicas del útero te recomendamos visitar este post: Malformaciones uterinas.

Otras afecciones que impiden el embarazo son aquellas relacionadas con crecimientos anormales en el útero:

  • Cáncer: el cáncer de útero, ovarios o trompas implica en numerosas ocasiones la histerectomía o extirpación del útero, por lo que no es posible un embarazo.
  • Sinequias o síndrome de Asherman: consiste en la presencia de adherencias de las paredes del útero. Aunque existe tratamiento quirúrgico, no siempre es posible concebir tras la operación.
  • Miomatosis: la presencia de miomas (tumores benignos) no suele suponer un problema, aunque si son grandes y deforman la cavidad uterina pueden ser causa de aborto o impedir la implantación del embrión.
  • Endometritis: el endometrio es la capa mucosa del útero en la que se implanta el embrión para dar comienzo al embarazo. Los casos graves de inflamación del endometrio (endometritis) pueden impedir el embarazo. Suelen estar causados por infección.
  • Pólipos y/o quistes endometriales: aunque generalmente se pueden solucionar con tratamientos médico-quirúrgicos, existen casos más graves en los que el embarazo puede no ser posible.
  • Endometriosis: consiste en la aparición de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina, como por ejemplo en el ovario o las trompas de Falopio.

Contraindicación del embarazo

Ante algunas enfermedades el médico debe considerar la gravedad de la afección para poder indicar si es prudente que la mujer se quede embarazada. El embarazo puede suponer un riesgo tanto para la vida de la mujer como para la del bebé en los siguientes casos:

  • Enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión pulmonar
  • Trastornos de la coagulación, como las trombofilias
  • Enfermedades autoinmunes, como el lupus
  • Enfermedades respiratorias, como el asma severo
  • Enfermedades renales graves, como la insuficiencia renal
  • Enfermedades neurológicas, como la epilepsia

De cualquier forma, si se padece alguna enfermedad grave se recomienda siempre consultar con el médico los posibles riesgos para la madre y el feto y decidir en base al estudio médico de riesgos-beneficios.

En caso de no querer correr riesgos, la gestación subrogada es una solución para este tipo de mujeres con enfermedades susceptibles de agravarse con el embarazo o causar problemas posteriores en el bebé.

Para informaros al detalle sobre la gestación por sustitución, os invitamos a visitar Surrofair, un proyecto en el que os ayudamos a encontrar el mejor destino para vuestro caso concreto. En él, podéis contactar con especialistas del sector, las características de cada uno y las opciones que tenéis para ser padres por esta técnica.

El primer paso es hablar con Lucy, nuestra asesora virtual especializada en gestación subrogada. Lucy os irá lanzando preguntas en función de las respuestas que le vayáis dando para finalmente recomendaros el destino que mejor se adaptaría a vuestras preferencias y modelo familiar.

Enfermedades autoinmunes

Antiguamente, padecer una enfermedad autoinmune sistemática suponía la incapacidad total de quedar embarazada debido al riesgo que podía suponer la coexistencia del embarazo y la enfermedad, tanto para la salud materna como la del feto.

Hoy en día, con los numerosos avances médicos, las mujeres con enfermedades inmunológicas de baja gravedad pueden tener hijos, aunque sus embarazos deberán ser minuciosamente controlados, ya que este tipo de enfermedades puede suponer un aumento de la morbilidad y mortalidad tanto de la madre como del bebé.

Aún así, se sigue recomendado no quedarse embarazada en los casos más graves de algunas enfermedades autoinmunes como:

La mayoría no implican infertilidad, es decir, generalmente no impiden conseguir el embarazo. Sin embargo, quedar embarazada si se sufre alguna de estas enfermedades autoinmunes puede suponer un peligro para la vida tanto del feto como de la madre, especialmente en los casos más severos. Asimismo, la medicación necesaria puede causar malformaciones o problemas de salud graves en el futuro bebé.

Encuentra toda la información que necesitas sobre las enfermedades autoinmunes y su efecto en el embarazo aquí: Enfermedades autoinmunes.

Enfermedades cardiovasculares

Durante el embarazo deben ocurrir una serie de cambios en el sistema cardiovascular para que le llegue al bebé el alimento que necesita y se depuren sus deshechos. Los cambios más relevantes son el aumento del volumen de sangre, el incremento del ritmo cardiaco y la disminución de la presión sanguínea.

Si el cuerpo de la mujer no se adapta adecuadamente puede ocurrir una descompensación cardiaca. Precisamente por este motivo el embarazo puede suponer un alto riesgo en mujeres con enfermedades que afectan al sistema circulatorio, es decir, al corazón y a los vasos sanguíneos.

Si quieres más información sobre los riesgos del embarazo en mujeres con enfermedades cardiovasculares accede a este artículo: Enfermedades cardiovasculares.

Trombofilias

Las trombofilias son trastornos de la coagulación de la sangre que pueden favorecer la aparición de trombos y coágulos. Éstos pueden obstruir los vasos sanguíneos tanto de la madre como de la placenta, por lo que puede ponerse en riesgo el embarazo.

Las complicaciones más frecuentes en casos de trombofilias son abortos, preeclampsia, crecimiento fetal retardado, desprendimiento de la placenta, insuficiencia placentaria, parto prematuro y muerte fetal.

Consulta este enlace para saber más: Trombofilias.

Preguntas de los usuarios

¿Necesitaré el vientre de alquiler si tengo VIH?

No necesariamente. Las mujeres con VIH pueden ser madres gracias a la inseminación artificial y la fecundación in vitro, técnicas que evitan que la pareja masculina se contagie con el virus.

Para que el embarazo sea seguro y no se transmita el SIDA al bebé, es imprescindible que la carga viral sea nula o muy baja y que el número de linfocitos CD4 sea mayor de 300. Asimismo, deben administrarse medicamentos durante el embarazo, el control médico debe ser muy estricto y el parto no puede ser natural.

Aún con todas estas medidas, existe una pequeña probabilidad de transmisión. Para evitar todo riesgo la mujer puede recurrir a la gestación subrogada.

Para más información sobre el embarazo con VIH accede a este artículo especializado: El embarazo con VIH.

¿Se puede tener un hijo sin matriz?

No. Para que el embrión se pueda desarrollar y de lugar a un bebé es imprescindible que la mujer tenga útero y que éste permita la implantación y la evolución del embarazo. No existe ninguna otra estructura que pueda suplir las funciones del útero.

Si mi médico me ha desaconsejado el embarazo por un problema de salud, ¿qué puedo hacer para ser madre?

Cuando el embarazo supone un alto riesgo para la vida de la madre y del bebé, la maternidad se puede conseguir mediante gestación subrogada o por adopción. La gestación subrogada consiste en que una mujer, que no será la madre, lleve el embarazo para que otra mujer, hombre o pareja pueda tener un hijo.

En nuestra web podrás encontrar toda la información que necesitas sobre la gestación subrogada. Para familiarizarte con este método reproductivo te recomendamos este artículo: ¿Qué es la gestación subrogada?

2 comentarios

  1. avatar
    Idaira

    En mi caso es el cáncer de mama el que ha hecho que no pueda quedar embarazada. Es algo bastante traumático aunque en esos momentos piensas en que el cáncer no acaba contigo y no le das importancia a la gestación. Con el tiempo eres consciente de que el cáncer no te ha quitado la vida pero sí algo muy importante, aunque afortunadamente con solución gracias a la subrogación. Espero que pronto esta solución sea posible aquí en España.

  2. avatar
    Katerine

    Hola que tal?.. bueno ,tuve hace unos 14 años atrás Guillan Barre,es una enfermedad autoinmune.. llevo 2 años sin usar anticonceptivos y aun no quedo embarazada,he visitado médico pero siempre la respuesta es la misma…
    Ayuda!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar