Entrevista a Aurora González, secretaria de la Asociación por la Gestación Subrogada en España

La Asociación por la Gestación Subrogada en España es una asociación que lucha por la legalización y regulación de la Gestación Subrogada en España por Iniciativa Legislativa Popular. Entrevistamos a su secretaria Aurora González.

¿Por qué nació vuestra asociación? ¿Cuál es el objetivo? ¿Qué buscáis o buscabais cuando la creasteis?

La Asociación por la Gestación Subrogada en España nace como respuesta a la necesidad de Marta y Antonio de encontrar una solución para poder ser padres. Marta estaba embarazada de 39 semanas y, por un mal diagnóstico, perdió a su niña y además la posibilidad de volver a gestar, ya que le extirparon el útero. Buscando una solución para ellos dos, nos encontramos con que no es posible hacer gestación por sustitución en España a pesar de que es una técnica de reproducción asistida y, como tal, la única solución para muchas mujeres que, por diferentes patologías, no tienen capacidad de gestar, así como para muchos hombres que no tienen pareja y desean ser padres, y para las parejas de hombres.

Por todos ellos y todas ellas decidimos constituir la asociación con el fin de conseguir la regulación de la gestación subrogada en nuestro país, bien mediante una iniciativa legislativa popular o bien a través de un grupo parlamentario que pudiera pedir su regulación al Gobierno.

¿Qué defendéis en la Iniciativa Legislativa Popular?

Defendemos la Gestación Subrogada como lo que es: UNA TÉCNICA DE REPRODUCCIÓN HUMANA ASISTIDA. Y proponemos su regulación con las máximas garantías para todas las personas que participan en un procedimiento de este tipo, tomando como ejemplo de lo que hay que hacer a aquellos países en los que se hace gestación por sustitución desde hace más de treinta años (entre otros, California), en un marco jurídico que asegura la más completa protección de todas las partes , y como ejemplo de lo que hay que evitar, a toda costa, la mala praxis de otros países en los que la regulación es deficiente, o incluso inexistente, y en los que la posición social de la mujer dista bastante, por desgracia, de parecerse a la de las mujeres españolas.

¿Cómo creéis que debería ser la gestación subrogada en España? ¿Qué directrices debería incluir la ley que la regulase?

Creemos que debería ser accesible para todas aquellas personas que desean ser padres y/o madres y no pueden gestar a sus hijos. Es difícil resumir los preceptos de nuestra proposición de ley porque todos ellos son importantes, pero quizás lo más destacable es que se garantiza que la mujer que se ofrezca como gestante lo hará siempre de manera libre, voluntaria, consciente y plenamente informada, y que la filiación de los niños o niñas que vayan a nacer estará claramente determinada desde el mismo inicio del procedimiento.

Para elaborar nuestra proposición de ley, hemos estudiado todas las regulaciones, de diferentes países, a las que hemos tenido acceso, y hemos cogido de cada una lo que se adaptaba a lo que nosotros queríamos para nuestra norma. Además, hemos contado con la colaboración de especialistas en derecho de familia y en reproducción asistida y, a través de la Asociación Son Nuestros Hijos, de padres y madres por gestación subrogada y gestantes. El resultado se parece bastante a la regulación de California.

¿En qué punto estamos en cuanto a la legalización? ¿Estamos cerca de conseguirlo o todavía queda mucho por hacer?

Afortunadamente, en estos últimos años se ha avanzado mucho en dar a conocer esta técnica de reproducción asistida. Gracias al maravilloso trabajo de la Asociación Son Nuestros Hijos, muchas personas han oído hablar de gestación subrogada y han podido ver y escuchar a padres y madres que han tenido que recurrir a esta técnica y también a las mujeres que les ayudaron a formar sus familias.

La proposición de ley de nuestra Asociación está preparada para entrar en el Congreso y, ahora mismo, se está tramitando una proposición no de Ley, presentada por UPyD en febrero de este año, que insta al Gobierno a regular. Aún así, queda mucho por hacer: tenemos que conseguir que muchos de nuestros representantes destierren de su mente los prejuicios que rodean a esta técnica y que han sido generados por noticias tendenciosas.

Lo que se ha dado a conocer en prensa, generalmente, han sido los problemas que surgen en países a los que nunca querríamos imitar, ni en esto ni en otras muchas cosas. Por el contrario, los procedimientos que se llevan a cabo en países en los que la regulación es clara y completa no solían despertar el interés de los periodistas… Afortunadamente, desde hace algún tiempo, empezamos a ver excepciones.

¿Qué apoyo tenéis desde el Gobierno o desde los partidos políticos?

De momento, no todo el que quisiéramos. En todos los partidos hay gente que se manifiesta abiertamente a favor y gente que lo hace en contra. A nivel estatal, tenemos el apoyo de UPyD, de CCD, del Partido Libertario; y el compromiso de Ciudadanos de llevar la regulación en su programa para las elecciones generales.

Además, el PSOE se ha comprometido a abrir el debate dentro del partido para alcanzar una posición consensuada, que esperamos será favorable. En el ámbito local, los apoyos son más claros desde todos los partidos, evidentemente porque es mucho más fácil acceder a ellos para explicarles nuestro proyecto.

¿Qué dirías a alguien que se manifiesta en contra de la legalización de la gestación subrogada en España?

Que por ser algo novedoso despierta desconfianza pero eso no quiere decir que haya de ser necesariamente algo malo. Los problemas que la técnica en sí misma pudiera generar se resuelven con una regulación garantista, que proteja escrupulosamente los derechos de todas las partes.

Como ejemplo tenemos la Ley del divorcio, la del matrimonio igualitario o la del aborto. Todas ellas causaron reticencias entre ciertos sectores de la población en su día pero todas ellas protegen la libertad individual, y nadie está obligado a divorciarse, a casarse con alguien de su mismo sexo, o a abortar. Tampoco nuestra Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida obliga a nadie a recurrir a una de estas técnicas, ni a donar óvulos u esperma.

Como con todas las leyes del ámbito social, se trata de garantizar que se respetarán al máximo los derechos de todas las personas que intervienen en estos procedimientos y, al mismo tiempo, la libertad individual de aquellos que necesitan recurrir a esta técnica de reproducción humana asistida y la de aquellas mujeres que desean ayudarles.

¿Crees que aumentaría el número de casos si la gestación subrogada estuviera legalizada en España por el ahorro económico que supondría?

Estoy segura de ello. Estamos hablando de muchas personas para las que la única posibilidad de ser padres y madres es la gestación subrogada. La mayoría, mujeres que no tienen útero o que lo tienen pero no es funcional, y otras muchas que padecen determinadas enfermedades por las que se les desaconseja una gestación, ya que supondría un riesgo grave para su propia vida, y también hombres que no tienen pareja y parejas de hombres.

¿Qué opinión personal tienes sobre la opción que declara por ejemplo Inglaterra de que la gestante pueda decidir si seguir con el contrato o restringirlo una vez ya iniciado el embarazo?

Estoy totalmente en contra de una regulación que incluya esta posibilidad. Hemos de tener claro que el niño o niña que nacerá como resultado de una gestación subrogada es hijo o hija de los padres de intención. Son ellos los que desean ser padres y los que ponen en marcha el procedimiento, además de que, en muchos casos, aportan su material genético. La gestante simplemente se compromete a cuidar del hijo o de la hija de otras personas mientras los progenitores de éstos no pueden hacerlo, y eso es lo que ha de hacer. Ellos se lo entregan en estado de embrión y ella lo devuelve a sus padres unos meses después, cuando ellos ya pueden ocuparse de su cuidado. Si una mujer tiene la más mínima duda de si deseará quedarse con el niño cuando nazca, no debe ofrecerse como gestante.

Para compararlo con algo con lo que estamos más familiarizados: alguien que recibe en su casa a un niño en acogimiento familiar sabe perfectamente que no es su hijo y que, cuando la familia de ese niño esté preparada, él tendrá que regresar con ellos. A nadie se le ocurre pensar que la familia de acogida vaya a adquirir algún tipo de derecho de filiación con respecto a él por más tiempo que el niño pase a su cuidado.

¿Crees que la parte de la sociedad que rechaza la gestación subrogada lo hace por falta de conocimiento o información detallada? ¿Crees que en España hace falta educación o divulgación acerca de esta técnica reproductiva?

Sí, en mi opinión, hace falta mucha más información, pero no sólo detallada sino también objetiva. La mayoría de la gente que no sabía lo que es la gestación subrogada se muestra totalmente a favor cuando les explicamos lo que es y porqué es necesaria su regulación. Incluso la mayoría de las mujeres que dicen que no serían capaces de gestar para otros entienden que haya otras mujeres que sí quieran y puedan hacerlo.

La gestación subrogada es algo relativamente novedoso para los españoles, como lo fue en su día la fecundación in vitro. Muchos lectores recordarán perfectamente cómo se llenaron páginas de periódicos y revistas e informativos con las noticias de los primeros bebés nacidos gracias a la fecundación in vitro y cómo determinados colectivos se manifestaron totalmente en contra.

Actualmente, nadie habla de ello más que para celebrar el aniversario de la primera niña nacida gracias a esta técnica y algún día, esperemos que pronto, pasará lo mismo con la gestación subrogada.

3 comentarios

  1. avatar
    ALFONSOEURGENIO

    Desde mi punto de vista creo que es cierto que hace falta información y divulgación sobre este proceso. Lo que se conoce es lo llamativo y sensacionalista que es de lo que se informa en la televisión, pero al lado de todos los casos llamativos y de negocio existen otras muchas historias de gente feliz quew ha tenido a sus hijos por esta técnica sin problemas y también testimonios de las gestantes que se sienten felices de haber ayudado a otras familias.

  2. avatar
    Eduard

    Es una demanda social que tarde o temprano se tendrá que cubrir. La regulación es la mejor manera de proteger los derechos de los menores, así como de las gestantes y padres de intención. Imagino que hay que aprovechar las décadas de experiencia de otros países para poder desarrollarlo aquí de la mejor manera. Es cuestión de voluntad política, información y mucha pedagogía.

  3. avatar
    Blanca

    DEBERÍAN REGULAR ESTA LEY CUANTO ANTES, es una ayuda como es la inseminación artificial (in vitro)… ya que ,si deja más tiempo, habrá mujeres que ya no puedan cumplir su sueño de ser madres por la edad. (No sé si habrá un límite de edad). Es una pena lo que nos pasa a muchas mujeres que no podemos tener hijos sea por cualquier motivo… en mi caso por mala información, praxis, desidia de mi médico de cabecera… Es muchísimo dinero el tener que hacerlo en el extranjero (y no quiero decir con esto que aquí las madres gestantes lo tengan que hacer de manera altruista). ¿NO SOMOS EL PRIMER PAÍS CON MÁS DONACIONES DE ÓRGANOS DEL MUNDO? (el poder ayudar y alargar la vida de personas que necesitan un transplante) ¿Y YA HAY PAÍSES QUE NOS HAN “COPIADO”?
    ¿POR QUÉ NO PODEMOS “COPIAR” ESTA LEY QUE EN ALGUNOS PAÍSES LLEVA EN FUNCIONAMIENTO MÁS DE 30 AÑOS? Si se regulara no habría tanto debate, polémicas, que si es inmoral…

    AYÚDENNOS!!!!!!!!!!!!!!!!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar