El concepto de esterilidad e infertilidad son normalmente empleados como sinónimos ante situaciones en las que una pareja no puede tener descendencia.
Sin embargo, existe un pequeño matiz que marca la diferencia entre ambos conceptos: en casos de esterilidad la fecundación ni siquiera llega a producirse mientras que en casos de infertilidad, aunque hay fecundación del óvulo por parte del espermatozoide, el embrión creadlo no llega a desarrollarse, es decir, el embarazo no llega a término.

Puedes leer el artículo completo en:    82
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.