¿Qué es la estimulación ovárica controlada?

Por (embrióloga).
Actualizado el 08/02/2017

La estimulación ovárica es uno de los pasos principales de las técnicas de reproducción asistida tales como la inseminación artificial o la fecundación in vitro (FIV). Se trata de un proceso por el que la paciente o donante, dependiendo de cada caso, se administra inyecciones de medicación hormonal para estimular y controlar la ovulación.

En este artículo hablaremos del proceso de estimulación ovárica, su objetivo, los medicamentos empleados y los síntomas que se pueden derivar.

¿Para qué se estimula el ovario?

De forma natural, la mujer libera un óvulo en cada ciclo menstrual. Por la acción que las gonadotropinas (liberadas por la hipófisis) ejercen sobre el ovario, un grupo de folículos empieza a desarrollarse, pero solo uno de ellos llegará a liberar un óvulo, es decir, solo se producirá la ovulación en uno de ellos. El resto de óvulos degeneran en el camino.

Cabe recordar que los folículos son estructuras del ovario donde maduran los óvulos.

Con la medicación hormonal de estimulación ovárica, se pretende que prácticamente todos los folículos que iniciaron el camino de maduración lleguen a la meta: la ovulación. Así, logramos extraer, mediante la punción, más óvulos maduros. Para ello, es necesario controlar el desarrollo ovocitario, ya que hay que extraer los óvulos del ovario cuando estén en un estadio de maduración avanzado, pero antes de que ovulen espontáneamente y no podamos localizarlos.

De aquí la importancia de realizar la estimulación ovárica de forma controlada y personalizada en función de la respuesta de cada mujer a las inyecciones de medicación hormonal administradas.

El número de óvulos obtenidos depende de cada mujer, de la edad e incluso de cómo haya ido el ciclo de estimulación, pero entre 6 y 15 óvulos se puede considerar una cifra normal.

Todo lo que se ha explicado anteriormente es lo que ocurre en procesos de fecundación in vitro. Sin embargo, en el caso de la inseminación artificial, puesto que la fecundación ocurre en el organismo femenino, la estimulación ovárica es mucho más suave.

El objetivo en este caso no es la maduración de un elevado número de óvulos sino controlar y asegurar que la ovulación de uno o dos óvulos ocurre. Esto nos permite depositar los espermatozoides en el momento justo y aumentar así la probabilidad de fecundación y, por tanto, de embarazo.

Medicamentos para la estimulación ovárica

La mayoría de los medicamentos se administran a través de una inyección subcutánea diaria durante un periodo de duración variable (entre 7 y 15 días). No es complicado y en la clínica enseñan a la mujer cómo hacerlo desde casa. La zona de aplicación es el abdomen.

El tratamiento debe ser personalizado. Por tanto, la dosis a administrar variará en función de diversos factores como la edad de la mujer, el peso, su estado de salud, estimulaciones anteriores, etc.

El médico indica la dosis adecuada y realiza un seguimiento a lo largo del ciclo para comprobar cómo va respondiendo el ovario y, si es necesario, reajustar la dosis.

Existen diversos protocolos de estimulación ovárica. No obstante, de forma generalizada, podemos decir que la medicación para la estimulación ovárica consta de tres pasos fundamentales:

Inducir la maduración ovárica

La mujer se administra fármacos que sustituyen la acción de las gonadotropinas hipofisiarias, que son hormonas que ejercen su función sobre el ovario, y favorecen la maduración de los óvulos. Se trata de las hormonas FSH (hormona foliculoestimulante) y LH (hormona luteinizante).

Bloquear el control natural

Se dan análogos de la GnRH ya sean agonistas o antagonistas. Se trata de fármacos que imitan la acción de la GnRH, una hormona producida en el hipotálamo que favorece la liberación natural de la FSH y la LH. Esta medicación bloquea la acción de la GnRH natural, lo cual permite controlar el ciclo hormonal de forma exógena.

Estimular la ovulación

La ovulación se desencadena generalmente mediante la administración de la gonadotropina coriónica humana (hCG). Esta hormona induce la ovulación unas 36 horas después de su administración, por lo que, en casos de FIV, la punción debería realizarse pocas horas antes. En caso de IA, habría que hacer coincidir aproximadamente la ovulación con la introducción del esperma.

También se pueden utilizar agonistas de la GnRH para inducir la ovulación.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas porque, como es lógico, cada una es diferente.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Control ecográfico

Como hemos comentado, es fundamental realizar un adecuado seguimiento del proceso de estimulación ovárica por parte del especialista para evitar posibles complicaciones y riesgos.

Durante el tiempo que está la mujer administrándose la medicación, debe acudir a continuas revisiones ginecológicas para que el médico pueda valorar la respuesta al tratamiento y modificarlo en caso de ser necesario.

En estas visitas, se realizan principalmente dos pruebas:

  • Análisis de sangre: se sabe que cada óvulo maduro libera aproximadamente 200-300 pg/ml de estradiol. Por tanto, medir el valor de estradiol en sangre puede ayudarnos a estimar el estado de maduración folicular.
  • Ecografía transvaginal: mediante una ecografía vaginal el especialista puede visualizar el ovario y estudiar la maduración del mismo. En esta prueba se mide el número de folículos que van creciendo así como su tamaño.

Este seguimiento permite programar el día adecuado para la punción o la inseminación.

Síntomas y efectos secundarios

La estimulación ovárica es un tratamiento hormonal que, aunque va acompañado de un seguimiento exhaustivo, puede conllevar ciertos síntomas de mayor o menor gravedad.

Lo más común es que la mujer tenga los efectos secundarios de la menstruación pero con mayor intensidad. Algunos ejemplos son: hinchazón abdominal, sequedad vaginal, aumento de la retención de líquidos, pesadez en las piernas, cambios de humor, sensación de presión en los ovarios, irritación en la zona de inyección, etc.

También podrían derivarse consecuencias más graves o de mayor riesgo como las siguientes:

  • Embarazo múltiple. El embarazo de gemelos o trillizos es más arriesgado y perjudicial para la salud tanto de la gestante como de los bebés.
  • Síndrome de hiperestimulación ovárica. Se produce cuando el organismo de la mujer responde de forma exagerada a la medicación administrada. Los problemas que pueden derivarse de esto son dolor fuerte de cabeza, vómitos, hinchazón abdominal, calambres, diarrea, daños en el ovario, complicaciones respiratorias, etc. Puedes leer más sobre este síndrome aquí: ¿Qué es el síndrome hiperestimulación ovárica?

Estimulación ovárica en gestación subrogada

La gestación subrogada, conocida popularmente como vientre de alquiler o maternidad subrogada, es un proceso reproductivo por el que una mujer se ofrece a gestar al hijo de otra mujer, hombre o pareja.

Generalmente se lleva a cabo mediante una fecundación in vitro, con la única diferencia de que los embriones obtenidos son transferidos al útero de la gestante (madre subrogada o madre de alquiler) en lugar de al útero de la futura madre.

En esta técnica, el proceso de estimulación ovárica es llevado a cabo por la futura madre del bebé, es decir, la madre de intención. Ella será la que, preferiblemente, aporte los óvulos y, por tanto, la que se someta a la estimulación y punción ovárica.

La gestación subrogada es el tratamiento de reproducción asistida que más engaños y dudas genera. La transparencia es uno de nuestros rigurosos criterios a la hora de recomendar clínicas y agencias. Puedes usar esta herramienta para obtener un informe de situación actualizado con todos los detalles para resolver tus dudas y evitar engaños.

En caso de que la madre no pueda ceder sus óvulos, lo hará una donante y será ella la que se someta al tratamiento de estimulación ovárica para la obtención de un mayor número de óvulos.

En gestación subrogada se intenta evitar que sea la gestante la que, además de aportar su capacidad de gestar, aporte la dotación genética (óvulos). De esta manera se reduce, en la medida de lo posible, su implicación con el futuro bebé. Además, se diminuyen también los posibles riesgos para ella.

Preguntas de los usuarios

¿La estimulación ovárica adelanta la menopausia?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

No. Con la estimulación ovárica simplemente rescatamos aquellos óvulos que estaban destinados a la atresia o degeneración pero no hacemos madurar antes de tiempo a los óvulos que iban a ovular en ciclo posteriores.

Por esta razón, la estimulación ovárica no supone un riesgo para la fertilidad propia de la mujer.

¿Los medicamentos para la hiperestimulación ovárica engordan?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La medicación para estimular la maduración ovárica es hormonal y entre sus efectos secundarios encontramos la hinchazón y la retención de líquidos. Esto puede derivar en un ligero aumento de peso temporal. En cualquier caso, tras el tratamiento, la mujer volverá a su estado habitual.

¿Se podría hacer la estimulación ovárica con pastillas en lugar de con inyecciones?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

A excepción del Synarel, que es nasal, el resto de medicación para la estimulación ovárica se administra por vía subcutánea y no por vía oral. Por tanto, no, no se podría estimular la maduración del ovario con pastillas.

Lectura recomendada

Hemos hablado de las fases de la medicación para la estimulación ovárica de forma resumida. Si quieres más detalles sobre este proceso puedes consultar este enlace: Medicación de estimulación ovárica.

También hemos indicado que este tratamiento se lleva a cabo tanto en FIV como en inseminación artificial, aunque con ligeras variaciones. ¿Quieres saber las diferencias entre ambas técnicas? Descúbrelas en estos artículos:

Por otra parte, hemos comentado que, en gestación subrogada, es la futura madre la que se somete a este tratamiento y no la gestante, que debe seguir otros procedimientos. Si quieres conocer más sobre el papel de la gestante en el proceso de subrogación, te recomendamos leer este artículo: ¿Qué significa ‘ser gestante’?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.