A los niños no le supone ningún trauma la revelación de su origen. Es posible que haya dificultades de aceptación al principio, pero al tiempo son capaces de encajarlo y asumirlo.

Es importante que se le cuente al niño su origen de forma temprana para que lo acepte con mayor facilidad como algo normal.

Puedes leer el artículo completo en:    49

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar