Fallo de implantación embrionaria: causas, síntomas y soluciones

El fallo de implantación hace referencia a la incapacidad de conseguir el embarazo debido a que el embrión, una vez fecundado por la unión del óvulo y el espermatozoide, no consigue adherirse a la pared uterina para formar el saco gestacional.

Es difícil averiguar si la causa de infertilidad en una pareja es debida a los fallos de implantación, ya que no es posible saber si la fecundación tiene lugar o no durante la búsqueda de un embarazo natural.

En cambio, es más común hablar de fallo de implantación en un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) cuando, tras varias transferencias embrionarias, el resultado es siempre negativo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la implantación embrionaria?

La implantación del embrión en el útero consiste en la adhesión de éste al endometrio, capa interna que recubre el útero. Una vez implantado, el embrión continúa su desarrollo, se forma el saco gestacional y la placenta, y comienza la gestación durante los próximos 9 meses.

Para que el fenómeno de la implantación pueda tener lugar, el endometrio debe estar receptivo. Esto significa que el endometrio debe presentar el grosor y las cualidades necesarias para poder recibir al embrión.

Además, la implantación ocurre cuando el embrión tiene unos 6-7 días de desarrollo y se encuentra en el estadio conocido como blastocisto.

El periodo de tiempo en que existe una perfecta sincronía entre el blastocisto y el endometrio es la ventana de implantación, la cual puede durar varios días.

Para obtener una información más detallada de la implantación y conocer cada una de sus fases, puedes seguir leyendo en el siguiente post: La implantación de embriones en el útero.

El fallo de implantación

El fallo de implantación es la pérdida de un embrión viable debido a que no es capaz de sincronizarse con el endometrio y unirse a él.

Normalmente, hablamos de fallo de implantación en las mujeres o parejas sometidas a un tratamiento de reproducción asistida cuando, después de haber mantenido un embrión en cultivo para su desarrollo y haberlo transferido al útero materno, la FIV no funciona.

En concreto, se considera que existen fallos de implantación cuando la mujer no ha conseguido el embarazo después de 3 ciclos de FIV completos, con la transferencia de unos 6 embriones o más, o después de 2 ciclos de ovodonación.

Asimismo, deben cumplirse los siguientes requisitos durante la FIV para poder considerar que el problema de infertilidad es el fallo de implantación:

  • Se transfieren embriones de buena calidad.
  • No surgen problemas durante la transferencia embrionaria, como la incapacidad de introducir la cánula a través del cérvix.
  • No existen problemas en el útero.

Estos fallos de implantación provocan una gran frustración en los futuros padres que sin saber el porqué, no consiguen el embarazo.

Causas

Es muy complicado averiguar por qué no ocurre la implantación embrionaria tras varios intentos. No obstante, podemos dividir las causas más normales de este fallo de implantación de la siguiente manera:

Causas embrionarias
alteraciones genéticas en el embrión o en los gametos de los progenitores (óvulo y espermatozoide), alteraciones de la zona pelúcida del embrión que impiden la eclosión, etc.
Causas uterinas
infecciones, pólipos endometriales, miomas, adherencias de endometriosis, malformaciones uterinas, hidrosálpinx, etc. También puede ocurrir un desplazamiento de la ventana de implantación, la cual no se corresponde con el desarrollo embrionario.
Causas sistémicas
trombofilias, alteraciones endocrinas (diabetes, hiper- o hipotirodismo), enfermedades autonimunes (síndrome antifosfolípido), etc.

A pesar de esto, se desconoce la causa de los fallos repetidos de implantación en un 40% de los casos. Una posible explicación es que existen problemas en la comunicación entre el endometrio y el embrión, el cual no consigue completar el proceso de la implantación.

Diagnóstico y tratamiento

Aunque el diagnóstico de los fallos de implantación sea difícil, es necesario llevar a cabo una serie de pruebas antes de aplicar un tratamiento efectivo que aumente la probabilidad de embarazo.

El resultado de estas pruebas diagnósticas ayudará a los especialistas a personalizar el tratamiento de fertilidad al máximo.

A continuación, vamos a comentar algunas pruebas diagnósticas del fallo de implantación:

  • Cariotipo de los padres
  • Histeroscopia o histerosalpingografía para ver la cavidad uterina
  • Biopsia de endometrio para estudiar la receptividad endometrial
  • Estudios de la coagulación o de la funcionalidad tiroidea
  • Test sobre inmunomodulación por si existe un rechazo inmunológico del embrión

En función de los resultados de estas pruebas y la causa más probable de los fracasos en la implantación de los embriones en el útero, se perfilará el tratamiento adecuado.

Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP)

Cuando una mujer presenta una edad materna avanzada y/o baja reserva ovárica, es muy probable que los embriones fecundados presenten alteraciones cromosómicas, aunque aparentemente su calidad morfológica sea buena.

Para evitar transferir estos embriones alterados después de un tratamiento de FIV, los laboratorios de reproducción asistida cuentan con la técnica del diagnóstico genético preimplantacional o DGP. Esto consiste en un análisis genético de los embriones con el objetivo de seleccionar sólo los embriones cromosómicamente sanos.

EL DGP también es la técnica más adecuada cuando el cariotipo de los padres ha salido alterado.

Cultivo largo a blastocisto

El cultivo largo consiste en mantener los embriones en cultivo in vitro durante 5 días, hasta que alcancen el estadio de blastocisto. La transferencia embrionaria, por tanto, se hace en día 5 en lugar de día 3.

Con el cultivo largo se consigue hacer una selección natural de los embriones con mayor capacidad de implantación, ya que los embriones de peor calidad no consiguen desarrollarse hasta blastocistos y detienen antes su desarrollo.

Si quieres obtener más información sobre este tema, te recomendamos visitar el siguiente artículo: ¿Cuándo hacer la transferencia de embriones?

Técnicas quirúrgicas

Las intervenciones quirúrgicas para solucionar los fallos repetidos de implantación solamente son efectivas cuando existen alteraciones en la estructura del útero o en las trompas de Falopio.

Por ejemplo, las pacientes de FIV con hidrosálpinx suelen presentar tasas de éxito más bajas. Por tanto, al realizar una salpinguectomía bilateral para eliminar el líquido de las trompas, las posibilidades de conseguir el embarazo se ven aumentadas.

Por otra parte, la laparoscopia o histeroscopia son las técnicas adecuadas cuando existen septos, pólipos o miomas que deforman la cavidad uterina e impiden la correcta implantación del embrión.

Por último, cabe mencionar el scratching endometrial como técnica novedosa para renovar el endometrio y aumentar su receptividad.

Test de receptividad endometrial (ERA)

El test ERA (de su sigla en inglés, Endometrial Receptivity Array) es una prueba de diagnóstico que aporta información sobre la receptividad endometrial en un momento determinado del ciclo menstrual.

Para ello, es necesario hacer una biopsia endometrial y comprobar cuál es el mejor día para hacer la transferencia embrionaria, es decir, cuándo el endometrio está más receptivo.

Esta técnica es muy útil para averiguar si existe un desplazamiento en la ventana de implantación. Si se confirma que ésta es la causa del fallo de implantación, el procedimiento adecuado sería vitrificar los embriones y transferirlos en el momento de máxima receptividad endometrial.

Tratamiento farmacológico

Algunos medicamentos pueden favorecer la implantación embrionaria si se demuestra que existen alteraciones endocrinas, factores trombofílicos o alteraciones inmunitarias.

Por ejemplo, la aspirina y heparina son fármacos muy efectivos para disminuir la coagulabilidad de la sangre en mujeres con riesgo de trombofilias. En este caso, el tratamiento debe alargarse durante todo el embarazo hasta el nacimiento del bebé.

Por otra parte, ante infecciones del aparato reproductor femenino, lo más recomendable es llevar a cabo un tratamiento con antibióticos para que el útero no esté inflamado y la receptividad endometrial sea la adecuada.

Donación de óvulos y espermatozoides

Si todos los estudios diagnósticos de problemas uterinos o endometriales han salido normales y lo más probable es que la causa sea embrionaria, habría que empezar a considerar la opción de la donación de gametos para evitar los fallos de implantación.

En la mayoría de casos y sobre todo cuando la mujer tiene una edad avanzada, la ovodonación es un tratamiento que ofrece muy buenos resultados. Los óvulos de donantes sanas y jóvenes presentan unas altas tasas de implantación.

Cuando existe un factor masculino severo que pueda influir en la implantación, el semen de donante también podría ser la opción más adecuada para las parejas con fallos repetidos de FIV.

Gestación subrogada

En aquellas ocasiones donde los fallos repetidos de implantación son inexplicables y no se ha conseguido el embarazo a pesar de haber hecho los tratamientos más indicados, la última opción posible es recurrir a la gestación subrogada.

La gestación subrogada o gestación por sustitución es una técnica de reproducción asistida en la que los embriones fecundados de la FIV son transferidos a una mujer sana, a la que se llama gestante, para que se encargue de gestar al bebé durante todo el embarazo.

Los embriones transferidos a la mujer gestante pueden ser propios de la pareja si éstos son de buena calidad, con lo que tendrían un hijo biológico, o fecundados a partir de gametos de donantes.

Surrofair es un proyecto dedicado a los padres de intención que necesiten recurrir a un tratamiento de gestación subrogada.

Allí encontrarás todas las empresas del sector y una asistente virtual para ayudarte a elegir el destino que mejor se adapte a tus características. Puedes hablar con ella en este enlace: Lucy, una asesora en gestación subrogada.

Preguntas de los usuarios

¿Cuál puede ser la causa de una fallo de implantación en la receptora de ovodonación?

En la ovodonación, los embriones obtenidos son de muy buena calidad y se asume que no tienen alteraciones genéticas. Por tanto, si existen fallos de implantación después de 2 ciclos de ovodonación, las causas más probables estarán relacionadas con problemas uterinos en la mujer receptora.

¿Cuáles son los síntomas del fallo de implantación?

Después de una transferencia de embriones, no hay ningún signo o síntoma que pueda indicarnos con seguridad si la FIV ha funcionado o no. En general, si el embrión no ha implantado, unos 15 días después empezarán los síntomas premenstruales y, finalmente, llegará el sangrado menstrual que confirmará el fallo de implantación.

¿Puede haber un aborto por fallo de implantación?

Cuando hay un fallo de implantación, el embrión todavía no se ha unido al útero ni se ha formado el saco gestacional. Por tanto, no tiene lugar un aborto en sí. El embrión transferido que no ha implantado detiene su desarrollo y es eliminado con la siguiente menstruación de la mujer.

Lectura recomendada

Los fallos de implantación pueden tener lugar tanto en la búsqueda de un embarazo natural como en los tratamientos de FIV. Sin embargo, es más normal hablar de fallo de implantación después de los fallos repetidos de FIV. Para saber con mejor detalle en qué consiste este tratamiento, puedes seguir leyendo en el siguiente post: ¿Qué es la FIV?

Si estás interesado en la gestación subrogada por haber sufrido fallos repetidos de implantación, te recomendamos consultar toda la información en el siguiente artículo: ¿Qué es la gestación subrogada?

6 comentarios

  1. Destacado
    avatar
    Ana

    A que se debe un positivo bajo y después de tres días otra prueba de embarazo y bajó más. Estoy confundida, un día estoy embarazada y la otro día no, he tenido cuatro intentos dos positivos, el primero solo tarde 11 semanas de embarazo con mis óvulos, esta última vez fue con óvulos donados y de muy buena calidad, fue positivo bajo, pero no se logró porque en vez de subir bajó, a que se debe esto?

    • avatar
      Sara Salgado

      Especialista en reproducción asistida

      Hola Ana,

      Si en una segunda prueba de embarazo ha bajado el nivel de la beta hCG, significa que el embrión no se está desarrollando adecuadamente y que puede detenerse el embarazo. Por ello, es importante hacer un seguimiento, para ver si duplica el valor cada 48 horas aproximadamente, que sería lo adecuado.

      Esto puede pasar tanto si los embriones son propios como si vienen de gametos de donante. Debes tener en cuenta que la clasificación que se hace para determinar si un embrión es de alta calidad permite saber si el embrión tiene mayor probabilidad de desarrollarse adecuadamente y dar lugar a un embarazo, pero no garantiza que vaya a ocurrir.

      Mucho ánimo, espero que el siguiente intento vaya mejor.

      Un saludo,

      Sara S.

  2. Destacado
    avatar
    fani

    Buenas tardes. Llevo 4 FIV un total de 6 blastos transferidos de buena calidad. Los resultados de la beta son siempre negativos, concretamente 0,00. Hemos hecho las pruebas de inmunologia, compatibilidad, cariotipo, histerosalpingografía, biopsia de endometrio, histeroscopia, receptividad endometrial. Todo esta bien, lo único que tengo es endometriosis. La endometriosis puede ser la causa de que no haya conseguido el embarazo ni de forma natural ni con FIV? O puede haberlo dificultado pero no impedirlo? Quiero decir, aun teniendo endometriosis con la medicación y la FIV me podría haber quedado embarazada? Gracias un saludo!

    • avatar
      Zaira Salvador Navarro

      Especialista en reproducción asistida

      Hola fani,

      La endometriosis es una causa de infertilidad femenina que puede afectar tanto a la reserva ovárica como a la implantación embrionaria. Por tanto, teniendo en cuenta todo lo que comentas, la endometriosis sí puede ser la causas de todos los fallos de la FIV.

      Mi recomendación es que intentes un nuevo ciclo de FIV con ovodonación, ya que los óvulos de donante ofrecen muy buenos resultados en mujeres con endometriosis.

      Te recomiendo leer el siguiente artículo para más información: ¿Qué es la endometriosis?

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

  1. avatar
    Ana Andrade

    En mi caso tenía abortos por mi enfermedad, tengo hipertiroidismo y la medicación no me la podían quitar, porque tenía riesgo de producir otro tumor.

    Cuando pasa algo así, no sabes qué hacer cada uno te dice una posible causa, pero no te dan soluciones

    • avatar
      CarolZ

      Buenas Tardes tengo una pregunta Dra.
      Mi esposo y yo tuvimos una niña de forma natural hace 7 años, yo tengo otra niña de un matrimonio anterior. El caso es que desde hace 6 años hemos buscado el hermanito y nada. Tengo 43 años y hace unos meses me hicieron el perfil hormonal y tengo baja reserva ovarica. Nos fuimos con ovodonación y mi primera fiv negativa, para la segunda transferencia me hicieron el scratching y tuvimos un negativo tambien. Los embriones eran de buena calidad e incluso eran blastos de 5 dias. Ahpra no se que hacer, pense que quedaria a la primera por ya tener hijas y resulta que ya en la segunda fiv y nada. Que estudios podrian hacerme??? quiero saber que paso pero quiero ir al medico sin tantas dudas… por lo enos que ustedes me dijeran en base a lo que les he contado que estudios tendrian que hacerme para saber que realmente fue el problema de que no implantaran. Gracias y espero su respuesta.

      Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar