Para conseguir el embarazo tras varias FIV fallidas, se tienen que analizar las posibles causas que impiden la implantación del embrión y realizar las pruebas diagnósticas necesarias.

Cuando las causas del fallo de implantación son las alteraciones genéticas en los embriones, la mejor herramienta para seleccionar los embriones sanos es el diagnóstico genético preimplantacional o DGP.

Puedes leer el artículo completo en:    93

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar