Hay ciclos de FIV que no resultan exitosos o incluso que deben ser cancelados antes de la transferencia embrionaria por haber ocurrido un fallo en la fecundación, es decir, en la fusión del óvulo con el espermatozoide.

Además, también puede ocurrir un fallo de implantación, que es la imposibilidad del embrión para adherirse al endometrio después de la transferencia. Puesto que este fenómeno tiene lugar dentro del útero de la mujer, resulta complicado averiguar la causa exacta del fallo y cuál sería la forma de abordarlo.

Puedes leer el artículo completo en:    55
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.