¿En qué consiste la fecundación in vitro o FIV?

La fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida empleada para solucionar numerosos problemas de fertilidad. Existen dos formas principales de llevarla a cabo: la FIV convencional y la FIVICSI. En este artículo comentamos las ventajas y desventajas de cada uno de estos tipos de FIV así como las principales indicaciones y pasos que se siguen.

Además, hablaremos de la gestación subrogada, un procedimiento de fecundación in vitro que permite tener hijos a las mujeres sin capacidad de gestar y a los hombres sin pareja femenina.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la FIV?

Se define como la técnica en la que óvulo y espermatozoide son fusionados en el laboratorio para dar lugar al embrión. Es necesario extraer los óvulos y los espermatozoides del organismo para poder realizar la fecundación.

Tras esto, se cultivan los embriones obtenidos durante un tiempo de entre 3 a 6 días y posteriormente se transfieren al útero de la mujer, a la espera de que se produzca la implantación y se dé inicio al embarazo.

Los embriones viables que no sean transferidos, serán criopreservados para usos posteriores.

En función de como se haga la unión del óvulo y el espermatozoide, distinguimos dos tipos de FIV: FIV convencional y FIV-ICSI. A continuación explicamos con detalle las diferencias entre ambas opciones, así como los pasos generales de la FIV.

FIV paso a paso

Tanto la FIV convencional como la FIV-ICSI siguen los mismos pasos. Los explicamos con detalle:

Estimulación ovárica

Para favorecer la producción y maduración de más de un óvulo por parte del ovario, la paciente recibe un tratamiento de estimulación ovárica a través de medicación hormonal.

Lo que conseguimos con la administración de estas hormonas es que prácticamente todos los óvulos que inician el crecimiento en ese ciclo alcancen la maduración final y no solo uno como ocurre en un ciclo natural (sin medicación).

Así, aumentamos las probabilidades de éxito del proceso, pues cuantos más óvulos de calidad logremos, mayor será la probabilidad de obtener embriones viables, susceptibles de implantar y dar lugar al embarazo.

Este tratamiento tiene una duración variable que ronda los 6-10 días. Durante el mismo, es necesario que la paciente acuda a revisiones ginecológicas para estudiar el desarrollo de los folículos (estructuras del ovario donde crecen los óvulos) y programar la punción folicular.

Puedes obtener más detalles de este paso pinchando en el enlace: Estimulación ovárica.

Punción folicular

También conocida como punción ovárica, es la intervención quirúrgica en la que se extraen los óvulos del ovario para poder fecundarlos posteriormente en el laboratorio.

Consiste en pinchar el folículo y aspirar el líquido interior, en el que se encuentran los óvulos. Posteriormente, se analiza este líquido en busca de los óvulos.

Se trata de una cirugía sencilla que dura unos 15-30 minutos. Se realiza bajo anestesia suave y no requiere hospitalización.

En el siguiente enlace podrás encontrar una explicación más detallada sobre este proceso: La punción ovárica.

Obtención y preparación del semen

Generalmente la muestra de esperma se obtiene por masturbación tras un periodo de abstinencia sexual de entre 3 y 5 días más o menos. Tras la obtención, la muestra seminal pasa por un proceso de capacitación.

La capacitación espermática consiste en eliminar el plasma semina, así como los espermatozoides muertos y de mala calidad para concentrar la muestra en espermatozoides de elevada calidad y potencial reproductivo.

En caso de no encontrar espermatozoides en el eyaculado para poder realizar la FIV, existe la posibilidad de obtener espermatozoides a través de la biopsia de testículo o la aspiración de epidídimo.

La muestra así obtenido es de baja calidad y por ello, se aplica la ICSI en estos casos.

Fecundación

Éste es el único paso que difiere entre la FIV convencional y la ICSI. Se trata del momento en que el óvulo y el espermatozoide se fusionan para obtener así el embrión.

En el apartado “Tipos” de este artículo se pueden leer las variaciones entre un método y otro.

Valoración de la fecundación

Pasadas entre 16 y 20 horas aproximadamente desde la fecundación, el embriólogo analiza los óvulos que han sido correctamente fecundados. Se trata de aquellos que tienen 2 corpúsculos polares (CP) y dos pronúcleos (PN): el masculino y el femenino.

Ambos pronúcleos se fusionarán dando lugar al cigoto (una única célula), el cual continuará su desarrollo embrionario en el laboratorio.

Cultivo embrionario

Los embriones viables se mantienen en cultivo en incubadores especiales que mantienen las condiciones de temperatura y concentración de gases para favorecer su adecuado crecimiento hasta el momento de la transferencia o hasta que sean congelados.

Durante el periodo de cultivo, se estudiará la evolución celular y se clasificarán en base a su calidad.

Preparación endometrial

Se trata del tratamiento que debe seguir la paciente para preparar su endometrio, que es la capa uterina donde implantan lo embriones. Así, favorecemos la implantación y aumentamos la probabilidad de embarazo.

Consiste en administrar estrógenos y progesterona para lograr que el endometrio tenga un aspecto trilaminar y un grosor aproximado de entre 7 y 10 mm. En algunas ocasiones, en los ciclos en fresco, cuando el nivel de estrogenos es ya elevado debido a la liberación natural, puede que solo se dé progesterona para apoyar la fase lútea.

Puedes obtener más información en este artículo: Preparación del endometrio.

Transferencia de los embriones

Una vez el endometrio de la paciente tiene las condiciones adecuadas para la implantación embrionaria, se realiza la transferencia de los embriones de mayor calidad.

En primer lugar habrá que determinar el número de embriones a transferir y posteriormente escoger, de entre los embriones viables, aquellos de mayor calidad, que serán los que se transfieran al útero.

La calidad de los embriones se determina en base a distintas cualidades como ritmo de división, morfología, etc. En este enlace puedes conocer más sobre la clasificación embrionaria: Calidad de los embriones.

La transferencia normalmente se realiza o bien en día 3 o bien en estadio de blastocisto, es decir, día 5-6. Elegir uno u otro día dependerá de cada situación. Puedes entrar en este enlace para conocer mejor cómo es la elección del día de la transfer: ¿Cuál es el mejor día para la transferencia?.

El resto de embriones no transferidos será criopreservados para futuros tratamientos. El proceso que se aplica actualmente y que mejores tasas de supervivencia permite es la vitrificación embrionaria.

Si quieres conocer más sobre la transferencia de los embriones, puedes leer este artículo: Transferencia embrionaria.

Tipos

Como hemos comentado, existen dos formas de llevar a cabo la unión de óvulo y espermatozoide en el laboratorio. Aunque en el artículo “¿FIV o ICSI?” puedes obtener datos específicos sobre las diferencias entre ambas, a continuación resumimos las variaciones principales:

FIV convencional

En cada gota de medio de cultivo de la placa de laboratorio, se coloca un óvulo y una cantidad determinada de espermatozoides. Se deja la placa en cultivo en un incubador específico que mantiene las condiciones de desarrollo adecuado, a la espera de que al menos un espermatozoide sea capaz de penetrar por sí solo en el óvulo y dar lugar al embrión.

Este proceso se acerca más a la forma natural en que el espermatozoide fecunda al óvulo. Si la calidad del esperma lo permite, suele ser la primera técnica a aplicar, aunque esto varía mucho entre unas clínicas de fertilidad y otras.

FIV-ICSI

Es lo que se conoce con el nombre de inyección intracitoplasmática de espermatozoides o microinyección espermática.

Se trata de una forma de llevar a cabo la fecundación in vitro en la que el propio especialista, a través de un microinyector, introduce el espermatozoide en el citoplasma ovocitario.

Esta técnica es más costosa que la FIV convencional. Requiere una gran habilidad y delicadeza por parte del embriólogo que la realiza así como material específico.

Se recurre a ella especialmente en casos graves de infertilidad masculina como oligospermia, astenozoospermia, azoospermia obstructiva, etc.

Si quieres conocer más sobre esta técnica, te recomiendo consultar este enlace: ICSI.

Ventajas y desventajas

La principal ventaja de la fecundación in vitro es que permite el embarazo a parejas con problemas de fertilidad de mayor o menor gravedad, tanto en caso de infertilidad masculina como femenina, mixta o desconocida.

Algunas de las principales patologías que requieren FIV son:

  • Mala calidad seminal: azoospermia, teratospermia, oligospermia, astenospermia, etc.
  • Alteraciones genéticas susceptibles de ser heredadas por la descendencia, ya sea en el varón o en la mujer.
  • Problemas de ovulación.
  • Problemas anatómicos como las malformaciones uterinas, la obstrucción de las trompas de Falopio, etc.
  • Menopausia precoz o fallos ovárico prematuro.
  • Endometriosis.
  • Alteraciones hormonales que afecten a la producción de espermatozoides y/o óvulos.
  • Fallos de implantación y/o abortos repetidos.

A pesar de esta gran ventaja, la fecundación in vitro es un proceso con una fuerte implicación emocional, de elevado coste y técnicamente complicado. Además, presenta una serie de riesgos asociados como pueden ser:

  • El síndrome de hiperestimulación ovárica que pueda derivarse de la estimulación.
  • La mayor probabilidad de embarazo múltiple (gemelos, trillizos, etc).
  • Mayor riesgos de embarazo ectópico y aborto.
  • Necesidad de medicación hormonal
  • Necesidad de intervención quirúrgica (punción ovárica y en algunos casos biopsia testicular).

Puedes conocer más riesgos en el siguiente artículo: Riesgos de FIV.

Requisitos

Para poder realizar una fecundación in vitro es necesario que la mujer sea capaz de producir óvulos tras la estimulación ovárica. Además, estos óvulos deben estar en el estadio de maduración propicio, denominado metafase II o MII. Es en este momento cuando los óvulos pueden ser fecundados.

En cuanto al hombre, hasta la llegada de la ICSI, era necesario contar con una buena concentración espermática y además era importante que los espermatozoides tuvieran movilidad para poder penetrar el óvulo.

Sin embargo, para aplicar la técnica de ICSI, solo se necesita un espermatozoide vivo por cada óvulo a fecundar, sin que éste necesariamente tenga una buena movilidad (aunque es preferible por ser parámetro de calidad).

Si no se dispone de los gametos (ya sea por enfermedad o por ausencia de pareja masculina/femenina), siempre se puede recurrir a la donación de semen y/o la ovodonación para poder obtener los embriones. En ese caso, el proceso de FIV se partiría, pues algunos pasos los llevaría a cabo el o la donante y otros los futuros padres.

Por ejemplo, en el caso de la ovodonación, la estimulación ovárica y la punción folicular serían los tratamientos que debería seguir la donante, mientras que la receptora (futura madre) deberá preparar su endometrio para la transferencia y el embarazo.

Otro de los requisitos fundamentales es que la mujer tenga el útero en buenas condiciones para poder llevar a término la gestación. En caso de no cumplir este requisito se podrá aplicar la gestación subrogada o por sustitución.

FIV en gestación subrogada

La gestación subrogada, también conocida como embarazo subrogado o fecundación subrogada, es un proceso en el que una mujer (la gestante subrogada) gesta al hijo de otra mujer o pareja (padres de intención). En este enlace puedes ver los detalles: Gestación subrogada.

Generalmente, el proceso que se lleva a cabo para lograr que la gestante quede embarazada es la fecundación in vitro. Así, la madre de intención se someterá a la primera parte de la FIV, es decir, a la estimulación ovárica y la punción folicular y, la gestante, a la preparación endometrial y transferencia de embriones.

Una vez pasado el embarazo y el parto, el recién nacido será entregado a los padres de intención, sin que la gestante tenga derechos ni obligaciones sobre el mismo.

También es posible realizar este proceso utilizando óvulos y/o espermatozoides de donantes en lugar de que procedan de los futuros padres.

El proceso a seguir para un tratamiento de FIV en gestación subrogada varía según la clínica y, al mismo tiempo, ésta depende de la legislación de cada país.

Según vuestra situación concreta, un destino será más adecuado que otro. Para obtener información detallada, ver charlas informativas y entrar en contacto directo con clínicas especializadas gratis y sin compromiso, visitad el proyecto Surrofair.

Preguntas de los usuarios

¿Cuál es el precio de la fertilización in vitro?

El coste de la fecundación in vitro variará en función de las características de cada situación. Por ejemplo, la dosis de mediación para estimulación, la necesidad de emplear óvulos o espermatozoides de donantes, el número de intentos, el tipo de incubador para el cultivo embrionario, la clínica de fertilidad donde se realice el tratamiento, etc.

En cualquier caso, un proceso de FIV básico puede costar entre los 2500 y los 6000 euros.

¿Cuál es la probabilidad de lograr el embarazo in vitro?

El éxito del tratamiento de FIV depende de numerosos factores, siendo la edad de la mujer uno de los más importantes. La probabilidad de embarazo se sitúa en torno a estos valores:

  • Cerca del 40% en mujeres menores de 35 años.
  • Entre el 25-35% en mujeres de 35 a 37 años.
  • Entre el 20-25% en mujeres de 38 a 40 años.
  • Entre el 8-13% en mujeres mayores de 40 años.

La probabilidad de éxito es mayor si se emplean gametos de donante, pues proceden de chicos y chicas jóvenes y sanas.

¿Hay diferencias entre fecundación in vitro e inseminación artificial?

Sí. Ambas son técnicas de reproducción asistida aunque existe una diferencia fundamental entre ellas: la fecundación propiamente dicha en la técnica de inseminación artificial tiene lugar en el organismo de la mujer, en concreto en las trompas de Falopio. Por el contrario, en la FIV, tanto convencional como FIV-ICSI, la fecundación o unión de óvulo y espermatozoide se produce en el laboratorio.

¿Qué significa FIV en ciclo natural?

Significa que se lleva a cabo sin el proceso de estimulación ovárica, es decir, sin dar hormonas para estimular la maduración ovárica. El inconveniente de este proceso, y por lo que no se suele realizar, es que solo obtendríamos un óvulo, el que naturalmente estaba destinado a ovular.

2 comentarios

  1. usuario
    elvirin

    Yo llevo intentando tener hijos bastante tiempo y al ver que no podíamos, nos hicimos un test de fertilidad y resulta que tengo problemas… Nos han aconsejado la FIV, pero tengo pánico a las operaciones quirúrgicas por lo que la punción me da terror, ¿sabéis si es muy larga la operación? Me estoy planteando usar una donante para evitarme esto…

  2. usuario
    Raquel

    Hola, gracias, hay muchísima información muy útil. ¿Quá cantidad de esperma se emplea para una FIV?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar