La adopción puede ser una mecanismo legal para conseguir el reconocimiento filiar cuando se aplica la gestación subrogada en países que no aportan sentencia judicial. En estos casos, el bebé es registrado inicialmente como hijo del padre genético y la gestante subrogada, que es la mujer que ha dado a luz. Posteriormente, tras la renuncia de la gestante, la madre de intención adopta al bebé y, con esto, se solicita el cambio de registro. Así, el bebé queda legalmente inscrito como hijo de los padres de intención en el Registro Civil español.

Puedes leer el artículo completo en:    82

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar