¿Cuál es la diferencia entre la FIV convencional y la ICSI?

Por (embrióloga) y (ginecólogo).
Actualizado el 05/07/2019

¿FIV clásica o ICSI? Esta es una cuestión que muchos pacientes y profesionales se preguntan. Lo cierto es que no hay una técnica mejor que otra: simplemente, dependiendo de cada situación se recomendará una u otra. En cualquier caso, para salir de dudas, en este artículo aclararemos las principales semejanzas y diferencias entre ambos métodos de reproducción asistida.

Técnicas de fecundación in vitro

En primer lugar, debemos dejar claro que ambas técnicas son procesos de fecundación in vitro, ya que en los dos casos la unión entre óvulo y espermatozoide se produce fuera del organismo de la mujer. Por tanto, podríamos englobarlas en el término FIV. Sin embargo, normalmente se entiende como FIV solo a la FIV clásica.

Los pasos que se siguen en ambos métodos son los mismos:

Variaciones entre la FIV clásica y la ICSI

La diferencia principal radica en la forma en que se hace la unión de los gametos:

  • FIV convencional o clásica: en una placa de laboratorio, donde está el óvulo en cultivo, se deposita una gota de semen con miles de espermatozoides a la espera de que al menos uno de ellos sea capaz de atravesar las cubiertas protectoras del óvulo y permitir la fusión de ambas dotaciones genéticas. Como resultado de esta fusión se obtiene el embrión.
  • ICSI: corresponde a las siglas en inglés Intracytoplasmic Sperm Injection, es decir, inyección intracitoplasmática del espermatozoide. Es una técnica de micromanipulación en la que el profesional introduce directamente el espermatozoide entero en el interior del óvulo permitiendo así la fecundación, esto es, la unión de ambas cargas genéticas para dar lugar a un embrión.

Otro punto de distinción es la llamada decumulación de los óvulos. En el proceso de ICSI, tras la obtención de los óvulos y antes de la microinyección de los mismos, éstos son decumulados. Significa que se les elimina las células del complejo cúmulo-corona que los envuelve para facilitar la inyección del espermatozoide.

En el proceso de FIV convencional, la decumulación se realiza un día después de la fecundación, durante la valoración de la misma.

Ambas técnicas se alejan del proceso natural. Sin embargo, la FIV convencional es ligeramente más cercana a lo que ocurre de forma natural, ya que es el propio espermatozoide el que ha de conseguir penetrar el óvulo sin ayuda humana.

Como hemos comentado, elegir una u otra técnica dependerá de las características de cada situación, las condiciones de cada pareja y las preferencias de la clínica de fertilidad.

Si necesitas hacerte un tratamiento de fecundación in vitro para poder ser madre, en 3 simples pasos, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

¿Cuándo se realiza la ICSI?

Aunque hay clínicas que realizan la ICSI de forma genérica, esta técnica de microinyección espermática se recomienda ante los siguientes casos:

  • Infertilidad masculina grave: algunos ejemplos los encontramos en varones con oligospermia, astenozoospermia o azoospermia obstructiva en la que se deben obtener los espermatozoides por biopsia testicular...
  • Anomalías ovocitarias: cuando nos encontramos ante óvulos con ciertas anomalías que pueden dificultar la fecundación como pueden ser los óvulos con zonas pelúcidas (cubierta ovárica) más gruesas de lo normal.
  • Edad de la mujer: la edad materna avanzada supone una menor calidad de los óvulos y, por ello, es posible que la fecundación sea más costosa.
  • DGP: cuando se necesita hacer el análisis genético preimplantacional a los embriones, se recurre a la ICSI para evitar la alteración de los resultados. En una FIV clásica son muchos los espermatozoides que intentan atravesar la zona pelúcida del óvulo. Solo uno de ellos lo consigue pero el resto quedan adheridos a la cubierta. Al hacer la incisión en el embrión para obtener una célula y analizarla genéticamente, podemos arrastrar alguno de estos espermatozoides y confundir su carga genética con la del embrión.
  • Fracasos repetidos de FIV convencional: estos fallos pueden estar causados por falta de receptores (en el óvulo y/o en el espermatozoide) que permiten la adhesión o por la presencia de anticuerpos antiespermatozoides, entre otras causas.

Si quieres saber más información sobre la microinyección y sus indicaciones, puedes consultar este artículo: ¿Qué es la ICSI?

Preguntas de los usuarios

¿Qué ventajas y desventajas presenta la ICSI frente a la FIV?

Por Dr. Joel G. Brasch (ginecólogo).

La ICSI, inyección intracitoplasmática de espermatozoides, fue desarrollada en 1988 como un tratamiento para la infertilidad masculina, es decir, hombres con parámetros de espermatozoides muy pobres, para tratar el fracaso de la fertilización con FIV.

La ICSI se utiliza ahora de forma rutinaria en muchos programas de FIV, ya que la tasa de fecundación es más alta que con las técnicas de fecundación estándar y las tasas de embarazo son más altas. No hay información adecuada sobre un posible aumento de las anomalías congénitas con ICSI. Parece haber un mayor riesgo de gemelos con ICSI, especialmente con la transferencia de blastocitos. Esto puede llegar al 2%.

¿Cuál es el precio de la FIV-ICSI?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La fecundación in vitro tiene un precio aproximado de entre 3.000 y 6.000 euros. El rango es amplio porque el coste puede variar en función de numerosos factores como la causa de infertilidad, el número de pruebas necesarias, la clínica de fertilidad donde se realice, etc.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que el precio suele ser independiente de la técnica exacta que se emplee para llevar a cabo la fecundación propiamente dicha. Esto significa que hacer FIV convencional o ICSI no afecta al coste del tratamiento.

¿En el vientre de alquiler se hace FIV o ICSI?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Un proceso de gestación subrogada es un proceso de FIV con la única diferencia de que el útero donde se realiza la transferencia no es el de la futura madre. Por tanto, a la hora de escoger cuál va a ser la técnica que mejores garantías de éxito ofrezca, se seguirán las mismas premisas que para una gestación propia.

Es importante destacar que en numerosos casos de subrogación se realiza el DGP y, por tanto, la técnica que más se utiliza es la ICSI.

¿Los resultados de la FIV convencional son mejores que los de la ICSI?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

No tiene por qué. Como hemos comentado, los resultados de ambas técnicas dependerán de cada situación, por lo que no hay una técnica mejor que otra. Lo cierto es que con la ICSI damos un paso más en el camino hacia el embarazo. Sin embargo, ello implica mayor manipulación de los gametos, lo cual puede resultar contraproducente en algunos casos.

En este enlace puedes encontrar datos sobre las tasas de éxito de la fecundación in vitro: Resultados de la FIV.

Lectura recomendada

Como hemos indicado, tanto la FIV convencional como la ICSI son técnicas de fecundación in vitro. Si quieres obtener más detalles sobre este método de reproducción asistida, te recomiendo consultar este artículo: ¿En qué consiste la fecundación in vitro?

También hemos hablado sobre las principales indicaciones de la microinyección, entre las que destacamos los problemas graves de fertilidad del hombre y el análisis genético de los embriones. Te dejo información al respecto:

Lectura recomendada

Como hemos indicado, tanto la FIV convencional como la ICSI son técnicas de fecundación in vitro. Si quieres obtener más detalles sobre este método de reproducción asistida, te recomiendo consultar este artículo: ¿En qué consiste la fecundación in vitro?

También hemos hablado sobre las principales indicaciones de la microinyección, entre las que destacamos los problemas graves de fertilidad del hombre y el análisis genético de los embriones. Te dejo información al respecto:

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Dr. Joel G. Brasch
Dr. Joel G. Brasch
Ginecólogo
El Dr. Joel Brasch es el Director Médico de Chicago IVF, fundado en 2005. Está certificado por la American Board of Obstetrics and Gynecology (Junta Americana de Obstetricia y Ginecología), y tiene más de 25 años de experiencia directa en el tratamiento de la fertilidad y el cuidado reproductivo. También es el Director de la División de Endocrinología Reproductiva e Infertilidad del Centro Médico Mount Sinai. Más sobre Dr. Joel G. Brasch

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.