Medio informativo sobre adopción, casos complejos de fertilidad y gestación subrogada
Estrés y mucha depresión con la FIV
13
Menú

Estrés y mucha depresión con la FIV

  1. Anan
    Anan

    Hace casi 2 años que descubrimos que mi pareja tenía problemas con su esperma, tenía pocos y malos. Tenemos los dos 33 años y para mi fue algo difícil de aceptar.

    Al principio pensé que a través de la clínica privada esto iba a ser rápido y efectivo. ¡Y fue todo lo contrario! No se si os pasará a vosotras pero me siento con una gran impotencia, pienso el por qué me ha tocado a mi pasar por todo esto. Guardo mi secreto, no me apetece que lo sepa ni familiares ni amigos. Es mi forma de evitar que me pregunten nada sobre el tema. Tengo mucha ansiedad y solo me apetece llorar. Probé con una in vitro, llevaron los 10 óvulos fecundados a estado de blastocisto. Y solo quedaron 3. Decidí implantarme 2. Y me quedé embarazada de 1. A la semana 6 tuve un aborto. Fue la peor experiencia de mi vida. Hubiese preferido que no hubiese implantado ninguno. Para mi fue más doloroso tocar la maternidad por unas semanas y que se me arrebatara. No saben el por qué pasó. Simplemente estaba sentada y note que expulsaba algo y me vi empapada de sangre, en unas horas ya no había nada dentro de mi.

    Después de eso todo han sido complicaciones. Encontraron restos de aborto después de 2 meses, cuando se supone que me vieron 2 médicos diferentes y me dijeron que estaba todo bien. Tuve que retrasar el volver a empezar con el tratamiento. Una vez que expulsé lo que quedaba no conseguía que me bajara la regla. Pasaron más de 2 meses sin ella. Me mandaron una medicación para regularme, se supone que tenía que haberme bajado la regla ya. Y sigo sin ella. Tengo miedo que toda la medicación que he tomado junto al aborto me haya provocado algún tipo de esterilidad.
    Durante todo el largo proceso hasta llegar al día de la transferencia ha sido un sin vivir. Cuando llegaba el momento de hacerme la transferencia tenían que posponerlo a causa de pólipos y quistes. Cosa que nunca en mi vida había tenido hasta que empecé con el tratamiento. Ahora a mi ansiedad le tengo que sumar el estrés de pensar que me haya causado algún tipo de daño. Tampoco tengo esperanza de que el último blastocisto que queda vaya a implantar porque de los 3 ese era el de peor calidad. Tengo claro que no me quiero someter a más in vitros una vez que gaste el que queda. Tengo claro que lo próximo será probar con una inseminación con donante. Dado que tampoco me siento arropada por mi pareja y tampoco valora el esfuerzo tanto de salud y económico que estoy haciendo para que él tenga un hijo biológico. Sé que este tipo de problemas dañan una relación. Tal vez lo llevaría mejor si el problema lo tuviera yo. Pero ver que lo tiene él y que el peso de todo lo tengo que llevar yo no lo llevo nada bien.

    17/06/2019 a las 16:15
    Responder
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.