Gestación subrogada en Israel: legislación, requisitos y filiación del bebé

En Israel, la gestación subrogada, mal llamada vientre de alquiler o maternidad subrogada, es legal solo para parejas heterosexuales que sean residentes habituales en el país. Ello significa que no es un buen destino de gestación subrogada para padres de intención españoles o de otra nacionalidad, puesto que no podrían obtener la filiación del bebé. Está permitido, de acuerdo con la Ley 5756, compensar económicamente a la gestante, aunque no es obligatorio.

Los derechos reproductivos y el modo de proceder en este ámbito dependen en gran medida de la ley judía. Por esta razón, uno de los requisitos principales es que tanto padres de intención como gestante subrogada compartan la misma religión a fin de evitar discrepancias por motivos religiosos. Asimismo, el semen empleado debe ser el del padre de intención o, de lo contrario, el niño se consideraría ilegítimo. Ello excluye la posibilidad de recurrir a la doble donación de gametos.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué dice la ley?

En el Estado de Israel, es la Ley 5756 sobre acuerdos de gestación por sustitución (Israeli Embryo Carrying Agreement Act) de 1996 la que regula el acceso a este tratamiento de reproducción asistida. Cabe destacar que las leyes judías también juegan un papel muy importante y deben ser tenidas en cuenta en todo momento.

En este país, la gestación subrogada solo está permitida para parejas heterosexuales, aunque la ley no especifica si deben estar legalmente casados o no. Personas solas o parejas homosexuales tienen prohibido el acceso a la gestación subrogada.

No obstante, las parejas homosexuales sí que pueden someterse a un proceso de gestación subrogada en un país extranjero y obtener el reconocimiento del bebé una vez llegados al país.

Los futuros padres deben tener entre 18 y 52 años, y tener su residencia habitual en Israel. Un requisito imprescindible es que el padre intencional debe aportar su propio semen, mientras que la madre intencional puede ser quien aporte su carga genética o recurra a una donante.

Los requisitos mínimos para poder someterse a este tratamiento son:

  • Incapacidad para llevar a buen término un embarazo
  • Evaluación médica y psicológica de todas las partes
  • Confirmación por parte de un psicólogo o trabajador social de la calidad del asesoramiento que los padres intencionales han recibido

La comisión también examina los acuerdos contraídos con las agencias intermediadoras en caso de haberlas. Además, su misión es proteger los derechos de todas las partes y asegurarse de que han decidido formar parte de este tratamiento de forma libre y con total conocimiento.

Contrato de gestación subrogada

Entre las directrices mínimas establecidas a la hora de firmar un acuerdo podemos encontrar puntos como un máximo de seis transferencias, la decisión de la gestante en la cantidad de embriones que se transfieren o la asignación de la custodia del nacido en caso de fallecimiento o divorcio durante el embarazo.

La validez del contrato debe ser aprobada por una comisión estatal (state-appointed committee), compuesta por siete miembros:

  • Dos especialistas en ginecología y obstetricia
  • Un médico especialista en medicina interna
  • Un psicólogo clínico, un trabajador social
  • Un jurista representante del Estado
  • Un representante de la religión que practiquen las partes

Otro de los puntos a destacar es la disparidad de esta comisión: tiene que haber al menos tres hombres y tres mujeres. Podrían exigirse otros requisitos aparte de los mencionados anteriormente, dependiendo de cada caso y a petición de la comisión.

En el contrato debe especificarse dónde va a llevarse a cabo el procedimiento. Asimismo, se deberá prefijar un número concreto de intentos del tratamiento de reproducción asistida (hasta un máximo de 6 ciclos) en caso de que la gestante no quedara embarazada a la primera.

La terminación del embarazo solamente se permitirá por razones médicas. En dicho caso, se debe establecer cuál será la cantidad con la que la gestante será compensada por los daños derivados de dicho procedimiento.

Perfil de la gestante

La gestante no puede ser un familiar directo de los padres intencionales y debe pertenecer a la misma religión que la madre intencional, ya que en el judaísmo se determina la religión del bebé por la religión de la madre. En caso de que ninguna de las partes sea judía, entonces esto no sería necesario y dependería de lo que determinara el representante religioso de la comisión.

El resto de requisitos fundamentales a cumplir por la candidata a gestante subrogada son:

  • No será quien aporte la carga genética (subrogación gestacional)
  • Debe tener una edad de entre 22 y 38 años
  • En caso de estar divorciada, deber llevar al menos 7 meses con este estado civil
  • Debe ser madre de al menos un hijo vivo y un máximo de tres
  • Tiene que haber transcurrido como mínimo un año desde su último parto

Aquellas mujeres que hayan participado en dos tratamientos de gestación subrogada con éxito o sin él serán desestimadas por la comisión. También lo serán aquellas mujeres que tengan problemas psicológicos, sean fumadoras habituales, consuman drogas y alcohol, o tengan antecedentes penales.

El problema a la hora de seleccionar a una candidata surge cuando está casada. En ese caso, dado que el hijo que da a luz no es de su marido, éste puede ser considerado un caso de Mamzerut. Por este motivo, se recomienda que la gestante no esté casada, aunque se han dado casos en los que lo estaba, lo cual ha creado jurisprudencia.

De acuerdo con datos estadísticos no oficiales, incluyendo información recopilada a través de anuncios en Internet, la nacionalidad mayoritaria de las gestantes en Israel es armenia, georgiana, india, moldava y ucraniana. En cuanto a los óvulos de donante, la mayoría proceden de mujeres caucásicas.

Requisitos y derechos de las partes

La Ley 5756 únicamente permite a aquellos con residencia habitual en Israel recurrir a este tratamiento, y lo mismo ocurre en el caso de las gestantes. Uno de los puntos más destacables es que las partes implicadas deben profesar la misma religión a fin de evitar discrepancias por motivos religiosos.

Por otro lado, el gobierno dará cobertura a ambas partes desde el momento del nacimiento. Como un tratamiento de gestación subrogada implica a dos partes, los derechos de bajas por maternidad serán divididos:

  • Gestante subrogada: tendrá derecho a una baja de maternidad de 3 semanas que podrán ser ampliadas hasta 12 dependiendo de su caso y situación concreta.
  • Padres de intención: podrán disfrutar de una baja de maternidad de 12 semanas.

Para los judíos, la mujer que da a luz será considerada la madre legal del nacido por gestación subrogada hasta el momento en que se decrete la orden de paternidad que les confiera los derechos legales de filiación a los padres de intención, tal y como explicamos más abajo en el apartado “Filiación y nacionalidad del bebé”.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento?

Los embriones transferidos a la gestante deben haber sido creados mediante fecundación in vitro (FIV) con óvulos de la madre de intención o una donante de óvulos, y el esperma del futuro padre.

Ello implica que el único tipo de gestación subrogada permitido en Israel es la subrogación gestacional. Para saber más, recomendamos la lectura del siguiente artículo: Tipos de gestación subrogada.

Está prohibido emplear el semen de un donante anónimo porque, de ser así, el hijo sería considerado ilegítimo. Este requisito responde a varias cuestiones:

  • Médicas: riesgo de incesto en caso de que el niño tuviera descendencia con otros hijos del mismo donante.
  • Sociales: derecho de la persona nacida como resultado del tratamiento a conocer sus orígenes biológicos.
  • Psicológicas: el niño tiene derecho a conocer la identidad de su padre biológico.
  • Religiosas: según el concepto halájico del Mamzerut en la religión judía, el niño se consideraría ilegítimo por haber nacido de una relación prohibida.

El tratamiento se tiene que llevar a cabo en un hospital público autorizado para tratamientos de gestación subrogada y siempre cumpliendo lo establecido en el acuerdo. En el momento en que se produzca el embarazo, se debe informar a las autoridades. La fecha prevista de nacimiento y el lugar donde nacerá deben comunicarse antes del quinto mes de embarazo también.

Costes y compensación a la gestante

La ley no exige que se deba compensar a la gestante. No obstante, los padres de intención sí que estarán obligados a compensarla en caso de que ésta pierda su empleo, parte de sus ingresos, ayudas sociales o cualquier otro beneficio como consecuencia del proceso.

El pago total con el que se le compensará deberá prefijarse en el contrato. La comisión competente aprueba que mensualmente se entregue una cantidad económica a las gestantes por los siguientes gastos derivados del procedimiento:

  • Molestias del embarazo
  • Tiempo perdido por el tratamiento
  • Reducción temporal de sus ingresos por incapacidad para trabajar
  • Ropa de premamá, ayuda doméstica y otras necesidades familiares
  • Reposo adicional u hospitalización (en caso de ser necesario)

No existe una cantidad mínima ni máxima establecida, sino que se deja al criterio de las partes y la comisión. En la práctica, los pagos a las gestantes rondan los 35.000-45.000 dólares estadounidenses (USD $). Si a esto le sumamos los gastos legales y médicos, el total ascendería a unos 50.000-75.000 USD $.

La ley contempla, asimismo, el pago de los gastos derivados del asesoramiento legal necesario y el seguro médico. Los padres intencionales deberán proporcionarle a la gestante hasta 10 horas de asistencia legal individualizada por parte de un abogado que ella misma podrá elegir.

Filiación y nacionalidad del bebé

Antes de los siete días desde el nacimiento, los padres intencionales deberán empezar un procedimiento para obtener la orden de paternidad. Esta orden será favorable siempre y cuando los intereses del menor no la contradigan. Hasta el momento, no se ha dado ningún caso en Israel en el que no se haya concedido la orden de paternidad.

Desde el momento del nacimiento, se dispone de 24 horas para notificarlo. En ese momento las autoridades competentes entregarán temporalmente el nacido a los padres intencionales por medio de un agente. Este agente será quien garantizará que se vela por el bienestar del bebé.

Una vez decretada la orden de paternidad, los padres intencionales se convierten en padres legales del menor y esta decisión es irrevocable. Esto también se aplica a la hora de establecer la nacionalidad del niño. Si los padres son únicamente residentes en el país, el niño obtendría la nacionalidad que éstos tuviesen.

El deseo de la gestante de quedarse con el bebé no sería motivo suficiente como para que se le denegase a los padres intencionales la orden de paternidad, excepto que un trabajador social pueda demostrar que se ha incumplido en algún punto el acuerdo que hayan llevado a la mujer a cambiar de opinión.

Con todo y con eso, siempre primarán los intereses del menor por encima de todo. De todas formas, y hasta la fecha, en Israel nunca se ha dado un caso en el que la gestante demande la custodia del nacido.

Preguntas de los usuarios

¿Es Israel un buen destino para los extranjeros que necesiten un vientre de alquiler?

No, dado que un requisito fundamental establecido por la ley israelí es que los padres de intención sean residentes habituales en el país.

Por ello, no se recomienda como destino para el turismo reproductivo, ya que en cualquier caso nunca serían aceptados como candidatos a acceder a dicho tratamiento. Además, es requisito fundamental que todas las partes implicadas (padres de intención y gestante) profesen la misma religión a fin de evitar conflictos por motivos religiosos.

¿La donante de óvulos puede decidir en algún aspecto del proceso de maternidad subrogada en Israel?

No, puesto que la donación de óvulos debe ser anónima de acuerdo con la ley de Israel. Por tanto, ni los padres de intención ni la gestante conocerán a la donante de óvulos ni ésta tendrá ninguna responsabilidad con respecto al niño nacido como resultado de su donación. No obstante, sí que es posible, bajo la aprobación de una comisión especial, si la receptora necesita a una donante en concreto, en cuyo caso sí que será conocida desde el principio.

El especialista responsable de cada caso puede dar información sobre la donante a la mujer receptora en la medida que considere oportuna, siempre y cuando ello esté debidamente justificado. En cualquier otro caso, la donante es una mujer anónima.

¿Se puede llevar a cabo un embarazo subrogado en un centro privado y sin contar con la aprobación del Gobierno israelí?

Cualquier proceso de gestación subrogada que se inicie sin la aprobación expresa de la comisión pertinente sería considerado ilegal. Incluso aunque el acuerdo se inicie teniendo una agencia que actúe como intermediaria, primero habría que hacerse con el consentimiento de la comisión. De lo contrario, se consideraría un delito.

Lectura recomendada

Dado que Israel no es un buen destino para aquellos extranjeros que deseen ser papás por gestación subrogada, recomendamos consultar otros países donde la legislación es más flexible y permite el acceso de todo tipo de personas, independientemente de su nacionalidad u orientación sexual. Para ello, no dudes en visitar la siguiente página: ¿Dónde es legal la gestación subrogada?

En el caso concreto de Israel, únicamente está permitida la subrogación gestacional, por lo que necesariamente será necesaria la técnica de la fecundación in vitro (FIV). ¿Sabes cómo funciona y los pasos seguidos hasta conseguir el embarazo? Te lo contamos detalladamente aquí: ¿En qué consiste la fecundación in vitro o FIV?

Por otro lado, en la actualidad son muchos los modelos de familia posibles. Dependiendo de si se trata de una pareja heterosexual, homosexual o de una persona sola, el tratamiento de reproducción asistida podrá cambiar o exigir unos requisitos diferentes. Aquí puedes enterarte de todas las posibilidades de que dispones según como sea tu modelo familiar: ¿Quién puede tener un hijo por gestación subrogada y cómo?

4 comentarios

  1. avatar
    ROSITA

    Cuánta información!! La verdad es que no tenía ni idea de que en Israel se permitía la gestación subrogada y la verdad no me lo esperaba. Supongo que me sorprende porque no había oído hablar de ellos antes, cosa que supongo que es porque no permiten a los españoles, pero bueno, de cualquier modo he de decir que me parece un poco fuerte el límite de edad, desde mi punto de vista no se debería dejar que nadie fuera padre con más de 48 años porque el desarrollo del niño y su educación no va a ser igual de buena que cuando es criado por unos padres jóvenes.
    Aun así, creo que es necesario que se exijan tantos controles para poder hacer este proceso porque es la mejor manera de evitar el negocio y la mala praxis. Y me parece estupendísimo que solo lo permita realizar en hospitales público, evitando de nuevo la mercantilización del proceso.

    Me ha sorprendido pero agradado poder leer sobre gestación subrogada en este país.

  2. avatar
    Kar

    Me parece perfecto que se controle el tema de velar por el nacido. Yo no termino de fiarme de que los padres inencionales vayan a ser buenos padres, incluso aunque hayan pasado pruebas médicas, psiquiátricas, etc. Desde mi punto de vista, toda medida es escasa cuando hay un bebé de por medio.

  3. avatar
    Poo

    No entiendo qué importancia tendrá el tema de la religión… en otros países no existe este requisito y no es un problema. Igualmente va a quedar todo establecido en el contrato, así que no es necesario que profesen la misma religión… ¿qué pasa si eres ateo? ¿o si te da igual que la madre de alquiler sea cristiana, musulmana o judía? Me parece incoherente.

    • avatar
      Michael

      Porque en el judaísmo se decide la religión del bebé por la madre y en Israel al nacer la madre es la mujer que da luz al bebé.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar