La legislación insiste en que al menos uno de los dos participantes, la gestante o los padres de intención, debe ser residente en Texas.

Por lo tanto, si los futuros padres son una pareja extranjera, la gestante debe necesariamente residir en Texas.

Puedes leer el artículo completo en:    48

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar