La gestante de un tratamiento de gestación subrogada en Nevada no tiene la obligación de residir en el estado. En el momento de la firma del contrato con los padres de intención (y, de haberlos, con los donantes), tiene que haber realizado previamente una evaluación médica completa de cara al embarazo. Además, tiene que haber recibido asesoramiento jurídico por parte de un abogado independiente, para asegurarse de que entiende los términos del contrato así como sus consecuencias legales a todos los efectos.

Cabe subrayar que la gestante nunca puede aportar sus óvulos. Por lo tanto, la modalidad de gestación subrogada tradicional no se contempla en los Estatutos de Nevada.

Puedes leer el artículo completo en:    64
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.