En el estado de Nevada (Estados Unidos), la gestación subrogada se permite a todas las personas, incluidos todos los modelos de familia. Pueden acceder al tratamiento tanto personas solas como parejas, sin importar su orientación sexual. Tampoco hay necesidad de estar casado ni de presentar una indicación médica que justifique el acceso al tratamiento.

Además, los futuros padres no tienen la obligación de residir en Nevada, lo que convierte este estado en un destino adecuado de turismo reproductivo.

Puedes leer el artículo completo en:    64
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.