Para tener la posibilidad de realizar una gestación subrogada en Portugal, los padres y la gestante deben pedir conjuntamente una autorización para establecer un contrato de subrogación uterina.

Para ello, dirigen su petición al CNPMA, el Consejo Nacional de Reproducción Asistida, junto con la documentación necesaria:

  • Documentos de identidad
  • Aceptación de las condiciones previstas por el contrato
  • Certificado médico
  • Certificado psicológico favorable
  • Acuerdo del centro que va a realizar el tratamiento de fertilidad

El CNPMA tiene un plazo máximo de 60 días para deliberar. En caso de admisión, envía el expediente a la Orden de los Médicos que dispone a su vez de un plazo máximo de 60 días para dar su parecer. Con el dictamen de la Orden de los Médicos, el CNPMA da o no su consentimiento para que se pueda celebrar el contrato de gestación subrogada. La tramitación completa puede así durar hasta 6 meses.

Puedes leer el artículo completo en:    388

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar