Portugal considera la posibilidad de recurrir a una gestante como una medida excepcional. Está limitada a las mujeres que padecen ausencia o disfunción del útero. Se debe confirmar el diagnóstico de infertilidad en un centro de reproducción asistida autorizado por el Ministerio de Salud portugués.

Esta técnica reproductiva se aplica a parejas heterosexuales y parejas homosexuales femeninas, casadas o viviendo juntas. Las parejas homosexuales masculinas, los hombres solteros y las mujeres solteras no pueden acceder al tratamiento.

Puedes leer el artículo completo en:    388

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar