Gestante en maternidad subrogada

Por (psicóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 06/10/2016

La gestante es la mujer que se ofrece a gestar al bebé de otra persona o pareja en el proceso de gestación subrogada. Coloquialmente se le conoce como madre subrogada, madre suplente o madre de alquiler, pero es importante destacar que estos conceptos son erróneos, ya que en ningún caso será la madre del futuro bebé.

Aunque cada país marca sus condiciones para aceptar o no a una mujer como gestante, existen una serie de condiciones generales que comentamos en este artículo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Condiciones generales

Para poder actuar como gestante subrogada en el mal llamado proceso de vientre de alquiler, es necesario cumplir una serie de requisitos básicos:

  • Tener más de 18-20 años y menos de 40.
  • Haber pasado por un embarazo y parto de un hijo propio sin complicaciones.
  • Gozar de una buena salud
  • Estar emocionalmente preparada para la subrogación

Éstas son las principales condiciones exigidas a las mujeres que quieren ser gestantes, aunque es posible que algunos países establezcan otros requisitos específicos. Por ejemplo, hay lugares en los que si la candidata a gestante está casada, se solicita el consentimiento del marido.

También en algunos países como por ejemplo Estados Unidos es requisito indispensable tener un nivel socio-económico medio-alto. De esta forma, se aseguran que la motivación por la que ser gestante no es únicamente económica.

Para comprobar si se cumplen los requisitos, todas las mujeres que quieren ser gestante se someten a una serie de evaluaciones médicas y psicológicas. Normalmente, solo el 50% de mujeres que solicitan actuar como gestantes son aceptadas en el programa de subrogación.

Perfil de la gestante subrogada

Teniendo en cuenta los requisitos que hemos comentado, podemos decir que el perfil más común de una gestante es una mujer de entre 20 y 35 años, madre de al menos un hijo, sana, sin antecedentes penales y con actitud solidaria.

Generalmente, las mujeres que quieren ser gestantes trabajan, aunque también hay quienes son amas de casa. En cualquier caso, es importante que tengan un nivel de vida medio y que por tanto, no se sometan a este proceso por mera necesidad económica.

En algunos destinos como Estados Unidos, la elección de la gestante es mutua, es decir, la gestante debe escoger a los futuros padres y éstos aceptar que sea ella quien les ayude a tener a su bebé.

En este sentido, hay algunas gestantes que marcan sus restricciones. Por ejemplo, hay mujeres que solo quieren gestar para parejas heterosexuales o para personas de su mismo país.

Por otra parte, hay destinos en los que generalmente es la agencia de subrogación la que se encarga de adjudicar una gestante a cada uno de los futuros padres.

Otro punto importante en relación a la gestante, es la relación que van a tener los padres de intención con ella durante el embarazo. Hay quienes entablan una verdadera amistad y consideran a la gestante un miembro más de la familia y quienes, por el contrario, se limitan a la relación necesaria para que el proceso ocurra sin complicaciones.

Razones para ser gestante

En Estados Unidos, si bien puede existir una motivación económica, la cantidad percibida por las gestantes en relación con el nivel de vida que presenta este país no es suficiente para someterse a este proceso. Por tanto, además de la ayuda económica, las mujeres gestantes tienen una fuerte motivación altruista o solidaria.

En Canadá, la subrogación comercial está prohibida por lo que las «madres sustitutas» no reciben compensación económica alguna. La única razón por la que se someten a este tratamiento es exclusivamente solidaria. Si bien es cierto que está permitido reembolsar los gastos derivados del embarazo.

En países como Rusia, Ucrania, Tailandia y la India la razón por la cual las mujeres prestan su capacidad de gestar a otra persona o pareja suele ser monetaria.

Especialmente en Tailandia y la India, países con un nivel económico bajo, la situación económica de estas mujeres suele rondar la pobreza por lo que ven en este servicio la posibilidad de mejorar su nivel de vida. Esta necesidad económica llevaba a la explotación de la mujer, consideradas como meros «útero de alquiler». Por ello, los gobiernos decidieron aplicar cambios en la ley sobre la gestación subrogada, evitando con ello el «negocio» en torno a la subrogación.

La gestación subrogada es el tratamiento de reproducción asistida más complejo. Por ello, es importante que te pongas en manos de buenos profesionales. Si no conoces empresas de confianza, esta herramienta te mostrará los destinos que permiten tu modelo de familia y te facilitará un informe de situación actualizado, además de un presupuesto orientativo.

Además, nuestro equipo de especialistas estudiará tu caso en concreto para recomendarte las empresas que mejor se adapten a tus necesidades y cumplan nuestros rigurosos criterios de calidad. Más de 10 años de experiencia nos avalan.

Preguntas de los usuarios

¿La idea de gestar un embrión que no es propio puede causar problemas o secuelas psicológicas? ¿Y la entrega del bebé tras el parto?

Por Dra. Amalia Bayonas (psicóloga).

Todo depende de la personalidad, valores, estado emocional y actitud ante la maternidad subrogada de la gestante. No es lo mismo entregar un hijo propio que hacerlo cuando se sabe desde el principio que estás gestando el hijo de otra pareja. Y no es lo mismo hacerlo por razones exclusivamente económicas o forzada por las circunstancias que hacerlo libremente, conscientemente y con la idea de ayudar a terceros.

¿Tiene la gestante libertad para decidir si quiere abortar o no a pesar de cuál sea el deseo de los padres intencionales?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Al seleccionar a una gestante, se redacta y firma un contracto mediante el cual se deja claro cuál es el papel de cada parte, así como sus responsabilidades. También se establece cuál será el modo de proceder en cuanto a la interrupción del embarazo. En diez años, nunca se ha dado el caso de tener a un par de padres de intención cuya gestante haya decidido abortar sin que se haya dejado claro previamente o sin que se haya consentido esta opción mediante contrato. Las gestantes son sometidas a un número suficiente de pruebas como para garantizar la seguridad y la ausencia de riesgos en todas las decisiones de los padres de intención.

¿Cuánto cobra una madre de alquiler?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Una madre gestante puede recibir según el país dos tipos de importes:

  • Compensatorios: son aquellos destinados a cubrir los gastos en los que pueda incurrir (ropa, desplazamientos, seguros etc.)
  • Remuneratorios: los honorarios propiamente dichos por prestar este servicio, lo que cobra realmente la madre gestante. Puede variar muchísimo de un país a otro; desde, por ejemplo y a título solo orientativo, los 9 a 15.000 euros en Ucrania hasta los 20 a 40.000 euros en USA. Los importes remuneratorios están prohibidos en determinados países, como en Canadá, teniendo en tal caso la gestación subrogada un carácter únicamente altruista.

¿Qué es una madre subrogada?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Con el término madre subrogada se hace referencia de forma errónea a la mujer que gesta al hijo de otra persona a pareja en un tratamiento de gestación por sustitución. El nombre adecuado para esta mujer es gestante, ya que ella únicamente gesta al bebé, pero no será madre tras el parto.

¿Puedo ser gestante si tengo VIH?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Uno de los requisitos básicos para ser gestante en un proceso de maternidad subrogada es gozar de buena salud y no tener enfermedades que puedan suponer un riesgo para el embarazo. Por tanto, el VIH es motivo de descarte para ser gestante.

¿Qué pasa si la madre de alquiler se arrepiente?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Si la gestante se arrepiente antes de la transferencia de los embriones, se podrán cancelar el tratamiento sin problemas, pues todavía no ha habido embarazo. En el contrario firmado previamente, se deberá haber estipulado las consecuencias económicas de la cancelación, es decir, si la gestante tiene que pagar algún tipo de indemnización a los padres de intención o las pruebas a las que ha sido sometida.

En caso de que la gestante se arrepienta durante los 9 meses de embarazo, se procederá conforme a lo estipulado en el acuerdo de subrogación. Si está en plazo de aborto y los padres no pones objeción, podrá realizar el aborto. Si se está fuera del plazo abortivo, en algunos países existe la posibilidad de que la gestante se quede posteriormente con el bebé y en otros destinos, no hay cabida al arrepentimiento, pues al firmar el contrato deberá seguir con el embarazo y entregar al bebé tras el parto.

Como podemos ver, es fundamental que quede perfectamente detallado en el contrato de maternidad subrogada estos hipotéticas situaciones, que aunque creamos imposibles, pueden ocurrir.

¿Dónde puedo encontrar información sobre madres de alquiler?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

En la mayoría de destinos donde se permite la gestación por sustitución, existen agencias dedicas a este proceso en las que poder solicitar toda la información sobre los requisitos y condiciones relativas a las gestantes. En este enlace puedes consultar algunas de las agencias internacionales más destacadas: Agencias de gestación subrogada.

¿Puede una mujer ofrecerse como madre subrogada en España?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La gestación subrogada en España está regulada en la Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida. En el artículo 10 de esta ley se indica que el acuerdo de subrogación es nulo y que la gestante y por tanto mujer que da a luz, será considera la madre legal del bebé. Esto indica que una mujer no puedo ofrecer como gestante para un proceso de gestación por sustitución.

¿Puede la mujer que alquila su vientre quedarse luego con el bebé?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Dependerá del lugar donde se haya realizado el proceso. Por ejemplo, en países como Estados Unidos o Ucrania, la gestante está obligada legalmente a renunciar al bebé que ha parido en caso de haber firmado previamente un acuerdo de subrogación.

En otros destinos como Reino Unido, la gestante tiene un tiempo para decidir si quiere quedarse con el bebé.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

Dra. Amalia Bayonas
Dra. Amalia Bayonas
Psicóloga
Graduada en Psicología por la Universidad de Miami, Florida, con más de 20 años de experiencia en el tratamiento de los aspectos psicológicos que se relacionan y afectan a los pacientes de reproducción asistida. Realización de talleres y charlas a pacientes y profesionales, trabajos de investigación y campañas de prevención y bienestar emocional. Responsable del gabinete psicológico de FIV Valencia. Más sobre Dra. Amalia Bayonas
Número de colegiado: PV 3734
 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.