Gestación subrogada en Holanda

En términos generales, el ordenamiento jurídico holandés declara como nulo el contrato de maternidad subrogada. Así, sólo existiría una opción que permitiría el acuerdo centrada en la renuncia de la madre gestante y consistente en la determinación de que el hijo quede bajo la patria potestad de su padre y sea posteriormente adoptado por su mujer.

Por otra parte, el Gobierno holandés manifiesta una política fuertemente restrictiva en cuanto a la subrogación comercial, ya que considera que la contraprestación económica en este sentido es contraria al orden público y a la moral.

Aunque bajo estrictas condiciones, la subrogación altruista es aceptada a pesar de que, como veremos a continuación, el contrato de gestación subrogada no es jurídicamente vinculante.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Contrato de gestación subrogada

Ha habido mucha discusión sobre la validez del contrato de gestación subrogada entre la mujer gestante y los padres comitentes.

Ante la ley holandesa, los actos jurídicos (incluyendo los contratos o acuerdos) que violan las disposiciones legales o que son contrarios al bien moral, se declararán nulos y sin efecto.

Los contratos que hacen referencia a la entrega de menores o la cesión de la custodia del niño tras el nacimiento así como los contratos que deciden acerca de la situación legal de un niño, como por ejemplo quiénes serán sus padres legales, pueden ser considerados una violación de las disposiciones legales del derecho de familia, lo cual haría del contrato de gestación subrogada un acuerdo ilegal y nulo.

La nulidad del contrato desde el punto de vista jurídico permite que la gestante pueda quedarse con el bebé o que los padres de intención no tengan la obligación de quedárselo. Sin embargo, esto no quiere decir que el contrato de subrogación quede totalmente exento de validez.

Existen autores que defienden que, bajo determinadas circunstancias, el contrato de gestación subrogada puede ser considerado un proceso de traspaso de los derechos de paternidad de la gestante hacia los padres de intención.

Por ejemplo, uno de los centro de reproducción asistida que realiza la gestación subrogada requiere que las partes firmen un contrato. Este contrato no puede alterar la condición jurídica de las partes implicadas, pero la idea es que sirva como prueba de apoyo sobre las intenciones de los padres comitentes en el momento de firmar el contrato y, por tanto, se facilite el posterior proceso de adopción.

En cuanto a la subrogación comercial, las regulaciones del Código Penal Holandés (Duch Criminal Code) hacen referencia a los intermediarios y los padres de intención y no al tema sobre el pago a la gestante. El Gobierno pretende con ello evitar la participación comercial de intermediarios en el proceso de subrogación.

Holanda no es un destino recomendado de gestación subrogada para padres de intención extranjeros.

Si sois españoles y estáis interesados en este tratamiento, os recomendamos visitar Surrofair, donde encontraréis información de diferentes destinos, clínicas especializadas, charlas informativas, etc. Nuestro objetivo es ayudaros a ser padres.

Traspaso de los derechos de paternidad

La adjudicación de los derechos de paternidad no irá nunca en contra de la voluntad de alguna de las partes implicadas. De esta manera, la gestante no está obligada a entregar al bebé ni los padres de intención están obligados a aceptarlo tras el nacimiento. Si el niño tiene menos de 6 meses, los padres de intención solo podrán tener al bebé en casa con el consentimiento de la Junta para el Cuidado y Protección de menores de Holanda.

La ley holandesa confiere la maternidad a la mujer que da a luz, independientemente del origen genético del embrión. La paternidad será adjudicada en función del Estado Civil de la gestante. En este sentido existen dos opciones:

La gestante está casada

La gestante será la madre legal del bebé y si está casada, su marido será el padre legal. En caso de que el marido de la gestante no acepte la paternidad, podrá impugnarla, aunque generalmente sin éxito.

Para que los padres de intención puedan tener los derechos de paternidad deben realizar una adopción conjunta siempre que previamente los padres “subrogados” hayan renunciado a toda responsabilidad y derechos de paternidad sobre el menor. Sin embargo, la cesión de los derechos de paternidad no es algo fácil.

Normalmente cuando los padres legales del niño consiguen que el tribunal acepte la renuncia y cesión de los derechos del bebé, la tutela del mismo será otorgada a la institución encargada de ello. Sin embargo, en los casos de subrogación habidos hasta la fecha, la tutela ha sido adjudicada a los padres de intención. Tras una año con la tutela del bebé, los padres de intención podrán iniciar los trámites de adopción.

La gestante no está casada

Si la gestante no tiene marido, el niño solo tendrá un padre legal que será ella misma. El padre de intención podrá reconocer al niño como propio solo bajo el consentimiento de la gestante. Una vez conseguida la paternidad legal, el padre de intención podrá solicitar la exclusión de la gestante y el reconocimiento de la responsabilidad paternal única.

La madre de intención podrá adoptar al bebé siempre que demuestre que lleva al menos un año criando al bebé junto al padre de intención, que es el padre legal del bebé.

Requisitos para la subrogación gestacional

Existe una guía en cuanto a gestación subrogada emitida por la Sociedad Holandesa de Ginecología y Obstetricia, basada en la regulación de las técnicas de reproducción asistida emitida por el Gobierno en 1997, la cual permite la gestación subrogada bajo unas estrictas condiciones que detallamos a continuación:

Gestante subrogada

La mujer que se compromete a llevar a término el embarazo y hacer entrega del bebé tras su nacimiento debe:

  • No tener más de 44 años.
  • Gozar de un buen estado de salud, así como pasar una serie de pruebas psicológicas.
  • Haber dado a luz a uno o más hijos propios sin complicaciones durante el embarazo y el parto, y considerar que su familia ya está completa.
  • Tener una personalidad fuerte así como un fuerte deseo de ayudar a los padres de intención.
  • Estar dispuesta a dar al niño tras el nacimiento.
  • Tanto ella como su marido deben ser de nacionalidad holandesa, vivir en Holanda y hablar con fluidez el idioma holandés.

Padres de intención

En primer lugar, los padres de intención deben de aportar su material genético (sus gametos) para la creación del embrión, por lo cual solo es posible el proceso para parejas heterosexuales. Ello significa que la gestación subrogada en combinación con la donación de gametos no es una opción posible en Holanda.

Por otra parte, deben ser ellos mismos las que busquen y seleccionen a la gestante, ya que anunciar o actuar como intermediarios en aspectos de gestación subrogada queda totalmente prohibido y está penado. La gestante debe ser preferiblemente un familiar o amigo cercano a los padres de intención.

Ambos padres de intención deben superar un examen psicológico específico.

Por último, en cuanto a la madre de intención, ésta debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Incapacidad de llevar a buen término el embarazo, ya sea por ausencia de útero o falta de funcionalidad del mimos o porque el embarazo puede ser un peligro grave para su vida.
  • No superar los 40 años de edad cuando se inicia el proceso de fecundación in vitro.

Además, la Junta para el Cuidado y Protección de menores de Holanda, implicada en el proceso desde el inicio, requiere pruebas de que los padres de intención no tienen antecedentes penales, ya que esto podría suponer una dificultad o impedimento a la hora de hacer efectivo el traspaso de la potestad del recién nacido.

Un comentario

  1. avatar
    Oscar1e

    O sea, que te explican todos los requisitos pero luego realmente no hay ninguna garantía o seguridad porque tanto los padres como la gestante se pueden echar atrás… Y encima, si consigues que todo vaya adelante, se necesitan un montón de papeleos para la adopción. Para regularla asíi valdría la pena no permitirla señores holandeses.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar