ICSI: inyección intracitoplasmática de espermatozoides

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides o ICSI por sus siglas en inglés es un proceso de fecundación in vitro (FIV) que consiste en introducir el espermatozoide directamente en el interior del óvulo para facilitar la fecundación y dar lugar al nuevo ser. Al contrario de la FIV convencional, la ICSI permite alcanzar el éxito reproductivo en situaciones de infertilidad masculina grave.

En el siguiente artículo hablaremos de los pasos que se siguen para llevar a cabo este proceso, así como de las indicaciones y la probabilidad de embarazo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Indicaciones

Las situaciones más comunes que requieren ICSI son:

  • Óvulos de mala calidad o con la zona pelúcida engrosada.
  • Muestras de semen valiosas como las muestras congeladas, muestras de pacientes oncológicos o muestras obtenidas por biopsia testicular, aspiración de epidídimo o de testículo.
  • Mala calidad del semen, especialmente en lo referente a la movilidad, morfología y concentración. Las alteraciones seminales más frecuentes son azoospermia, oligospermia, astenospermia y teratospermia.
  • Fracaso repetido en varios ciclos de FIV convencional.
  • Necesidad de realizar la técnica de DGP (diagnóstico genético preimplantacional)
  • Varones con alguna enfermedad infecciosa o infertilidad de causa inmunológica.
  • Casos en los que se recuperan pocos óvulos en la punción folicular.

Aunque estas son las indicaciones para las que está recomendado aplicar la ICSI, son muchas las clínicas de reproducción asistida que la aplican ante cualquier tipo de problema de fertilidad que requiera fecundación in vitro, es decir, no emplean el método convencional aunque sea posible.

FIV-ICSI paso a paso

La fecundación in vitro a través de la microinyección espermática sigue los mismos pasos que la FIV convencional a excepción del momento de la unión de óvulo y espermatozoide.

Los pasos principales son:

Estimulación ovárica

Con el objetivo de obtener un mayor número de óvulos, la mujer recibe un tratamiento de estimulación ovárica mediante la administración, vía subcutánea, de medicación hormonal.

Estas inyecciones favorecen el desarrollo y maduración de un elevado número de óvulos en el mismo ciclo, lo cual aumenta la probabilidad de obtener embriones viables y, con ello, la probabilidad de embarazo.

Durante el tratamiento, la mujer deberá acudir a la clínica para someterse a los controles analíticos y ecográficos necesarios para que el proceso vaya bien.

Este tratamiento dura entre 7 y 12 días aproximadamente. En una primera fase se dan fármacos para estimular la producción ovárica (análogos de GnRH y gonadotropinas) y, en una segunda fase, 36 horas antes de la punción folicular, se da la hormona hCG para la maduración final y la inducción de la ovulación.

Si quieres más detalles sobre la estimulación, te recomiendo consultar este enlace: La estimulación ovárica.

Punción folicular

También se conoce como punción ovárica. Es la intervención quirúrgica en la que se obtienen los óvulos por aspiración del líquido de los folículos (estructuras del ovario donde maduran los óvulos).

Se trata de una operación sencilla de entre 15 y 30 minutos que se realiza bajo sedación o anestesia suave. No requiere hospitalización ni reposo prolongado.

Una vez en el laboratorio, el líquido folicular se analiza en busca de los óvulos, los cuales serán posteriormente decumulados, es decir, se les eliminará la capa de células del cúmulo-corona que los envuelve.

Pincha en este enlace si quieres más información sobre este proceso: ¿Qué es la punción ovárica?

Obtención del semen

La muestra seminal se obtiene generalmente por masturbación tras un periodo de abstinencia de entre 3 a 7 días. Si no es posible obtener el semen por eyaculación, se obtendrá directamente del testículo a través de biopsia o aspiración.

Para realizar la ICSI, el semen pasa previamente por la llamada capacitación espermática. Se trata de un proceso que permite concentrar la muestra en espermatozoides de buena calidad, eliminando el plasma seminal y los espermatozoides inmóviles o muertos.

Existen algunas muestras de esperma valiosas que se emplean directamente, sin ser capacitadas.

Decumulación

La decumulación es el proceso en el que los óvulos obtenidos en la punción folicular son desprovistos de la capa de células que los envuelve: las células del complejo cúmulo-corona.

Para facilitar la microinyección, se eliminan estas células, tanto de forma mecánica (haciendo pasar el óvulo por pipetas de calibre decreciente) como de forma química a través de soluciones específicas.

Este paso no se realiza en la fecundación in vitro convencional.

Inseminación o fecundación

Es el momento en que óvulo y espermatozoide se fusionan para dar lugar al nuevo ser. Se realiza en el microinyector.

El especialista sujeta el óvulo con una de las aguja del microinyector, la llamada holding, cuyos extremos son romos. Con la otra aguja, de extremo afilado, aspira un espermatozoide y lo introduce completamente en el interior del óvulo, a la espera de que ambos núcleos se fusionen y den lugar al cigoto (embrión de una célula).

Valorar la fecundación

Tras la microinyección, se dejan los óvulos en el incubador y unas 16-20 horas después se comprueba si han sido correctamente fecundados, es decir, si han dado lugar a cigotos, o si, por el contrario, ha habido fallo de fecundación.

Se dice que ha habido fecundación cuando distinguimos 2 corpúsculos polares (CP) y 2 pronúcleos (PN), el femenino y el masculino, que se fusionarán posteriormente para dar inicio al desarrollo embrionario.

Cultivo de los embriones

Los óvulos fecundados, es decir, los embriones, se dejarán en cultivo hasta el día en que vayan a ser transferidos o congelados. Se dejarán en incubadores especiales que mantienen las condiciones de presión, luz, concentración de gases y temperatura óptima para su crecimiento.

A lo largo de los días de cultivo, se evaluarán las diferentes cualidades embrionarias para valorar su calidad. Algunos de los factores analizados son: ritmo de división, tamaño celular, fragmentación, número de células…

En este enlace puedes obtener más información: Los parámetros de calidad embrionaria.

Los embriones permanecerán en cultivo durante un periodo de entre 3 a 6 días, dependiendo de si van a ser transferidos en estadio embrionario (día 3) o en estadio de blastocisto (día 5-6). Los embriones de buena calidad no transferidos serán criopreservados para futuros tratamientos.

Preparación endometrial y transferencia

La mujer recibirá un tratamiento de medicación hormonal a base de estrógenos y/o progesterona por vía oral o vaginal. El objetivo de estos fármacos es lograr que el endometrio adquiera el aspecto y grosor adecuados para que pueda producirse la implantación de los embriones y lograr así la gestación.

Cuando el médico determina a través de las ecografías que el endometrio está listo, se hace la transferencia embrionaria. Se trata de un proceso indoloro de unos 10 minutos en el que los embriones son depositados en el útero de la mujer a la espera de que implanten y den inicio al embarazo.

El número de embriones a transferir lo deberá elegir la mujer o pareja, siempre considerando el consejo del especialista para cada situación personal. El embrión o los embriones transferidos serán aquellos de mayor calidad.

En este artículo puedes leer más información sobre este proceso: La transferencia embrionaria.

Vitrificación de embriones

Los embriones viables que no hayan sido transferidos, serán criopreservados mediante el proceso de vitrificación embrionaria. Se trata de una técnica de congelación ultrarrápida que permite mantener los embriones indefinidamente sin alterar prácticamente sus cualidades.

La tasa de supervivencia embrionaria se sitúa por encima del 90%, por lo que podrán ser empleados para otros tratamientos en el futuro.

Diferencias entre FIV convencional e ICSI

Hasta el momento de la fecundación, el procedimiento entre ambas técnicas es el mismo: estimulación ovárica, punción para la extracción de ovocitos y obtención de semen.

En la FIV convencional, el óvulo (no decumulado) se pone en contacto con una gota de semen en la que hay miles de espermatozoides, de los cuales solo uno conseguirá, por sus propios medios, introducir la cabeza en el óvulo para dar lugar al embrión. Es decir, la fecundación propiamente dicha la lleva a cabo el mismo espermatozoide sin ayuda humana.

Por el contrario, en la ICSI, es el embriólogo el que introduce, gracias a la microinyección, el espermatozoide previamente seleccionado directamente en el interior del óvulo. Además, para ello, el óvulo ha pasado por un proceso de decumulación, paso que no se realiza en la FIV tradicional.

Debido a la mayor complejidad de la técnica y a la necesidad de instrumentación específica como el micromanipulador, la técnica ICSI encarece el procedimiento de fecundación in vitro. Además, necesita de una especial habilidad por parte del embriólogo que va a realizar la microinyección.

En este enlace puedes leer más diferencias: ¿FIV o ICSI?

ICSI y gestación subrogada

La gestación subrogada, conocida también como embarazo subrogado, fecundación subrogada o erróneamente vientre de alquiler, se realiza generalmente a través de un proceso de fecundación in vitro, ya sea convencional o por ICSI.

Se hará ICSI si se va aplicar el DGP, algo común en los procesos de subrogación, o si los gametos lo requieren.

El proceso es exactamente igual al que hemos comentado, con la única diferencia de que la preparación endometrial y la transferencia se llevará a cabo en el útero de la gestante (“madre subrogada”) y no de la futura madre.

En cuanto al resto de pasos, dependerá del origen de los óvulos. Si van a emplearse los óvulos de la futura madre, ésta será la que se someta a la estimulación ovárica y la punción folicular. Si por el contrario se recurre a la ovodonación, será la donante la que se someta a la primera parte del proceso.

Puedes obtener más información aquí: ¿ En qué consiste la gestación subrogada?

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son los principales riesgos del ICSI?

Los principales problemas o consecuencias que pueden derivarse del ICSI se deben a la estimulación ovárica. Este tratamiento, si no se regula adecuadamente, puede dar lugar al llamado Síndrome de hiperestimulación ovárica. Pinchando en el enlace puedes obtener más información al respecto.

Otro problema es el embarazo múltiple, cuya probabilidad aumenta si la transferencia es de más de un embrión. El embarazo gemelar es más arriesgado que el embarazo único, por lo que se recomienda elegir el número de embriones a elegir de forma responsable y considerando siempre el consejo del especialista.

Por último, el riesgo de aborto natural y embarazo ectópico también es ligeramente superior al aplicar ICSI en comparación con la concepción natural.

Si quieres más información sobre los riesgos pincha aquí: Riesgos de la FIV.

¿Cuál es el precio del ICSI?

La microinyección espermática tiene un coste aproximado de entre 2500 y 6000 euros. Este precio puede variar en función de la clínica de fertilidad, las condiciones de cada paciente, etc. Además, debemos tener en cuenta que estos precios hacen referencia al tratamiento de ICSI en España. Si se realizan en otro país, el coste puede variar, siendo mayor en países como Estados Unidos y menor en otros como Ucrania.

¿Se obtienen mejores resultados con ICSI o con FIV convencional?

Dependerá de cada situación. Por ejemplo, si estamos ante un caso de infertilidad masculina grave, probablemente la FIV convencional no permitirá obtener embriones viables. Por tanto, en este caso, la ICSI ofrecerá mejores probabilidades de éxito.

Sin embargo, en situaciones normales de buena calidad de ambos gametos, ambas técnicas ofrecerán buenos resultados.

¿Se recomienda hacer “hatching” en un ciclo de FIV-ICSI?

Para que el embrión implante en el endometrio uterino, debe romper y salir de la cubierta (zona pelúcida) que lo envuelve. El hatching o eclosión es lo que se conoce como la rotura de esta membrana para permitir la salida de las células embrionarias y la implantación.

Por tanto, el assisted hatching o eclosión asistida no es más que hacer un pequeño agujerito en la zona pelúcida del óvulo fecundado, o sea, del embrión, para facilitar la implantación.

En algunas situaciones de FIV-ICSI, es conveniente hacer el hatching para faciliar la implantación. Una situación en la que sería beneficioso realizar este pequeño agujero es en aquellos embriones con una zona pelúcida engrosada.

Un comentario

  1. avatar
    iSABELita

    La verdad es que se agradece que te expliquen con detalle qué es lo que se va a hacer para finalmente obtener el embrión que van a implantarte. Aunque el papel de la gestante es simplemente gestar, y solo es necesario una vez ha pasado todo esto, me parece muy interesante tener información del proceso. Voy a ser gestante próximamente, estoy en el proceso de selección y la verdad me gusta leer sobre la técnica reproductiva. Gracias

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar