Los inicios de la reproducción asistida no fueron fáciles. A la sociedad le costó aceptar la noticia del primer nacimiento en el mundo de una niña gracias a la fecundación in vitro, e incluso se le llamó despectivamente “bebé probeta”.
Sin embargo, en la actualidad, la reproducción asistida es ampliamente aceptada y aplicada puesto que cada vez son más las personas con problemas de fertilidad.

Puedes leer el artículo completo en:    219

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar