Generalmente, la implantación no da lugar a síntomas especiales, aunque muchas mujeres sienten dolor, calambres, náuseas y/o ligeros sangrados puntuales.

Otros posibles síntomas, ya no de implantación, sino del inicio del embarazo, son los mareos, la hinchazón de los senos, la aprensión a ciertos alimentos u olores, etc.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar