Implicaciones morales de la maternidad subrogada

La gestación subrogada, conocida también como maternidad subrogada, subrogación uterina o, de forma más despectiva, vientre de alquiler, es un proceso de reproducción asistida complejo, especialmente en relación a las consecuencias morales y bioéticas que lo rodean.

En este artículo hacemos una reflexión sobre las implicaciones y los posibles problemas éticos que se derivan del embarazo subrogado.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Aspectos éticos

Entre las definiciones que da la Real Academia Española del concepto moralidad destacamos dos:

1. Perteneciente o relativo a las acciones de las personas, desde el punto de vista de su obrar en relación con el bien o el mal y en función de su vida individual y, sobre todo, colectiva.

5. Doctrina del obrar humano que pretende regular el comportamiento individual y colectivo en relación con el bien y el mal y los deberes que implican.

En conjunción, podemos decir que la moral es aquella facultad que nos permite distinguir el bien del mal.

En la sociedad actual, libre y llena de una amplia variedad de opiniones y pensamientos distintos, distinguir lo aceptable de lo inaceptable es complicado, pues las diferentes posturas frente a un tema determinado pueden ser igualmente respetables y éticamente correctas.

Las nuevas tecnologías en materia reproductiva plantean conflictos éticos que deben ser resueltos respetando la seguridad y los derechos de todos los participantes, así como garantizando el interés general de la sociedad y el cumplimiento de las leyes vigentes.

En este sentido, la gestación subrogada es una de las técnicas de reproducción asistida que mayor dilema ético genera, pues en ella intervienen no solo los futuros padres y el bebé, sino, además, un tercer participante imprescindible: la gestante subrogada, conocida también como madre de alquiler o madre subrogada.

Derechos humanos y gestación subrogada

La subrogación gestacional plantea muchos problemas ético-morales, lo cual hace que cuente tanto con defensores como con detractores, cada uno con sus propios argumentos, igualmente razonables.

Proteger los derechos humanos es la idea básica del razonamiento moral. En maternidad subrogada serían varios los derechos que entrarían en conflicto:

  • Derecho a la libertad humana
  • Derecho a la igualdad
  • Derecho a procrear y formar una familia
  • Derecho al conocimiento de la filiación biológica

Muchas de las cuestiones que plantea la gestación subrogada no tienen una respuesta única.

Por ejemplo, en cuanto al derecho a la libertad humana: ¿Dónde están los límites? ¿Tiene la gestante derecho a dar cualquier uso de su cuerpo o, por el contrario, hay usos no permitidos puesto que convierten al ser humano en objeto? ¿La gestación subrogada resta dignidad humana a la mujer?

Por otra parte, en relación al derecho al conocimiento de la filiación biológica: si los padres deben revelar el origen biológico al niño, ¿cuándo y cómo deben hacerlo? ¿Debe conocer el niño a la donante y a la gestante? ¿Tiene derecho a ello?

En la Constitución Española no se hace mención al derecho de procrear, aunque son muchos los que opinan que es algo inherente al reconocimiento de la libertad, la dignidad humana y el desarrollo libre de la personalidad.

Sin embargo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos anuncia en su artículo 16:

Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse
y fundar una familia; y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

Entonces, ¿existe el derecho a procrear?

Todas estas preguntas sin aparente respuesta única deben ser resueltas en base a la filosofía, la bioética y la moralidad general del ser humano y, en base a las consideraciones tomadas, establecer el camino legislativo más adecuado.

Si quieres leer más al respecto, puedes consultar este artículo: Derechos humanos en gestación subrogada.

Derechos fundamentales de la gestante subrogada

La gestación subrogada es una técnica que rompe con los conceptos tradicionales de maternidad y procreación, principal razón por la que suscita gran controversia. Debido a ello, en caso de aprobar su aplicación, es fundamental garantizar los derechos básicos de todas las partes, pues solo de esta forma la subrogación uterina puede ser considerada una práctica moralmente aceptable.

En relación a la gestante subrogada, ésta debe conocer el proceso y decidir intervenir en él de forma libre, consciente y totalmente voluntaria. Por esta razón, suele ser requisito indispensable haber pasado previamente por el embarazo. Solo de esta forma se pueden conocer las implicaciones y consecuencias, tanto fisiológicas como éticas.

Por otra parte, es importante que su motivación principal sea el afán de ayudar a una mujer, hombre o pareja a tener un hijo. Está claro que la compensación económica que recibe por gestar es una motivación, pero ésta no debe ser la única o la de mayor peso. Esto convierte el argumento “la maternidad subrogada explota y utiliza el cuerpo de la mujer” en “la mujer tiene derecho a hacer con su organismo lo que desee, siempre que lo haga de forma libre y sin coacción”.

Reflexión ética

Muchas veces se rechaza lo nuevo por considerarlo fuera de lo moral cuando únicamente está fuera del entendimiento actual de la mayor parte de la sociedad. Sin embargo, con el paso del tiempo, el escándalo abre paso a la aceptación.

Una claro ejemplo de ello lo encontramos en la fecundación in vitro (FIV). En sus inicios fue tachada de algo completamente inaceptable, que atacaba contra la dignidad humana y la bioética. Hoy en día son muchos los niños nacidos gracias a diferentes técnicas de reproducción asistida.

La ciencia, la medicina y la tecnología avanzan en beneficio de la sociedad. Es bueno aprovechar estos adelantos sin olvidar los problemas éticos que plantean muchos de ellos. En este sentido, se debería hacer reflexión y permitir únicamente aquellos que no atentan contra la vida humana.

Para muchos, la gestación subrogada debería contemplarse como el camino a los nuevos modelos de familia surgidos del avance de las sociedades actuales y como una forma de solucionar un problema cada día mayor: la infertilidad.

Siempre que se realice bajo una adecuada legislación que garantice los derechos y obligaciones de cada una de las partes y prestando el requerido respeto al interés superior del menor, los defensores opinan que la maternidad subrogada es una práctica moralmente aceptable.

Por su parte, los detractores de este método de procreación insisten en que la subrogación de útero es contraria a la ética por suponer la mercantilización del cuerpo de la mujer y la cosificación del menor, quien se convierte en merca mercancía sujeta a las cláusulas de un contrato: el acuerdo de gestación subrogada entre los padres de intención y la gestante.

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son los principales problemas éticos que pueden derivarse del vientre de alquiler?

Si la gestación subrogada está bien regulada y se aplica respetando los derechos de las partes y el interés superior del menor, los problemas morales se reducen. Sin embargo, cuando no responde a una legislación garantista y respetuosa pueden derivarse situaciones como:

  • Explotación de la mujer
  • Cosificación o instrumentalización del cuerpo femenino y del futuro bebé
  • Problemas psicológicos en la gestante por la entrega del bebé
  • Consecuencias legales graves por incumplimiento del contrato de subrogación
  • Lesión o atentado de la dignidad humana

Desde el punto de vista moral, ¿se acepta más el embarazo subrogado altruista que cuando la madre de alquiler recibe una compensación económica?

Numerosas personas consideran moralmente aceptable la gestación subrogada cuando se lleva a cabo de forma solidaria y totalmente altruista porque entienden que así se evita la explotación de la mujer y es verdaderamente una decisión libre sobre el uso de su cuerpo.

Por otra parte, hay quienes consideran que no dar una compensación a la mujer gestante no es justo para ella, pues es aceptable que reciba una recompensa por la ayuda que ella misma ofrece a los padres de intención.

Por tanto, lo que es más o menos aceptable es algo que cada uno debe determinar desde el punto de vista de su propia ética.

Desde el punto de vista filosófico de la ética de Kant, ¿se acepta el vientre de alquiler?

La ética kantiana entiende como inmoral que el ser humano sea creado y utilizado con el objetivo de obtener dinero. No obstante, en maternidad subrogada, el hijo no es creado con ese fin y, por tanto, desde la perspectiva de Kant, la subrogación uterina puede considerarse un proceso ético, aunque se deben tener en cuenta otros aspectos relativos a la técnica para confirmar esta conclusión.

Cuando se dice que la práctica de la maternidad subrogada debe guiarse por la ética, ¿qué significa realmente?

Entendiéndose ética como el conjunto de normas morales que rigen la conducta de una persona, hablar de ética en relación a la gestación subrogada se refiere al hecho de que ninguno de los participantes (futuros padres, clínicas, gestantes…) debería iniciar un proceso tan complejo sin tener plena conciencia de todas sus implicaciones médicas, legales y morales.

Cada una de las partes deberá disponerse a asumir sus responsabilidades en cada situación potencial, para que no exista en ningún caso perjuicio a los demás. Ni los padres de intención ni la gestante ni el bebé deberán sufrir en el proceso las consecuencias de una decisión tomada a la ligera.

Lectura recomendada

Distinguir entre lo que está bien y lo que está mal no siempre es fácil. En el caso de la gestación subrogada, hay quienes consideran que es una técnica éticamente aceptable y otros que piensan que no debería aplicarse bajo ningún concepto por atentar contra la dignidad humana. Si quieres leer cuáles son los argumentos de cada una de estas posturas, te recomiendo consultar este artículo: ¿A favor o en contra de la subrogación uterina?

Por otra parte, se ha comentado que, para reducir los posibles problemas éticos, es fundamental que exista una legislación adecuada. Cada país tiene sus propias leyes para regular, ya sea favorable o contrariamente, la gestación subrogada. ¿Quieres saber en qué países y bajo qué condiciones se permite la subrogación de útero? Te lo contamos en estos artículos:

Un comentario

  1. avatar
    Odreas

    Yo creo que la subrogación es algo completamente dentro de la moralidad, ya que la gestante es una mujer libre de hacer lo que quiera con su cuerpo siempre y cuando no haga daño a nadie. Por tanto, no se priva a nadie de sus derechos ni mucho menos resta dignidad como ser humano por ayudar a los demás.

    Cada uno ayuda como puede y si ofreciendo su vientre es la manera de solidaridad de una mujer, ¿por qué prohibirselo?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar