Gestación subrogada en Japón: recomendaciones legales

Por (directora de babygest).
Actualizado el 02/09/2019

Japón es uno de los tantos países donde la gestación subrogada no está regulada. Es decir, que ni está permitida ni está prohibida.

El reconocimiento de la maternidad se determina por el parto. En el caso de estar casada, el marido será reconocido como padre legal del nacido.

Asimismo, debemos tener en cuenta que en la cultura japonesa la consanguinidad es muy importante y es esta la que determina la nacionalidad del nacido.

Primer caso registrado

El primer caso de gestación subrogada que se registró en Japón ocurrió en 2003. Fue entonces cuando una mujer gestó al hijo de su hermana y su cuñado, fruto de una fecundación in vitro de un óvulo y un espermatozoide de la pareja.

Recomendaciones legales

En 2006 el Consejo de Ciencia de Japón reunión una comisión de expertos en reproducción asistida para valorar los inconvenientes de la gestación subrogada. El resultado de esta comisión fue un informe publicado en 2008 donde se recomienda la prohibición de esta técnica y que los especialistas no deberían ponerla en práctica. Asimismo expone que la gestante será reconocida como madre legal del nacido.

En contraposición a lo dicho, el informe también contempla que en caso de no cumplirse esta recomendación, entonces que la paternidad en caso de gestación subrogada debería tramitarse por adopción por parte de los padres intencionales.

En conclusión, el informe recomienda la prohibición pero al mismo tiempo propone una solución dando por hecho que se incumpla esta prohibición. Como resultado se establecen los siguientes puntos:

  • Requisitos legales para la gestante y los padres intencionales: en principio cada clínica de reproducción asistida es libre de establecer sus propios criterios.
  • Acuerdo de gestación subrogada: los tribunales japoneses probablemente declararán nulo cualquier contrato de gestación subrogada por ir en contra del orden público.
  • Pagos en acuerdos de gestación por sustitución: cualquier pago relacionado con un acuerdo de subrogación será considerado una ofensa criminal.
  • Reconocimiento de paternidad y nacionalidad. La gestante será reconocida como la madre legal del nacido y los padres intencionales deberán tramitar la adopción del bebé para establecer la paternidad. El bebé contará con la nacionalidad japonesa si uno de los padres legales es japonés.
  • Publicidad: la promoción de la gestación subrogada o para ser gestante será considerado probablemente una ofensa criminal
  • Derechos del nacido por gestación subrogada: los derechos e intereses del menor serán siempre antepuestos en cualquier tribunal.
  • Derechos de la madre gestante: dado que el código civil establece que la madre es la que da a luz, la gestante tendrá derecho a quedarse con el bebé y negarse a dar el consentimiento para la adopción.

Gestación subrogada con el Dr. Yahiro Netsu

La recomendación del Consejo de Ciencia de Japón que propone que los médicos no practiquen tratamientos de gestación surgió efecto. Casi todos los ginecólogos de Japón siguen esta recomendación.

Sin embargo, hay una excepción. El doctor Yahiro Netsu realiza tratamientos de gestación subrogada en su clínica Suwa Maternity Clinic en Nagarno Precture. Es probablemente el único médico japonés que ofrece abiertamente esta ténica.

El Dr. Yahiro Netsu se rige por sus normas internas en las que sólo lleva a cabo la subrogación cuando los padres intencionales pueden aportar ambos sus gametos. Además, la madre intencional no tiene que superar los 45 años y debe carecer de útero.

Por su parte, la gestante debe ser un miembro de la familia (madre o hermana de alguno de los padres intencionales) y no puede haber ningún tipo de compensación económica.

El nacido será registrado como hijo de la gestante y posteriormente adoptado por los padres intencionales.

Gestación subrogada para parejas homosexuales

Dada las condiciones y en el caso del Dr. Netsu, su normativa interna, queda totalmente descartado que una pareja homosexual pueda acceder a la gestación subrogada en Japón.

El poder llevar a cabo este tratamiento en un país extranjero por parte de dos hombres y posteriormente registrar al nacido en Japón tampoco es, actualmente, una opción viable.

Debemos tener en cuenta que en caso de tratarse de una niña, la legislación Japonesa no permite que pueda ser adoptada por un hombre solo. Además, no podemos obviar que el matrimonio homosexual en Japón no es legal.

La gestación subrogada es el tratamiento de reproducción asistida que más engaños y dudas genera. La transparencia es uno de nuestros rigurosos criterios a la hora de recomendar clínicas y agencias. Puedes usar esta herramienta para obtener un informe de situación actualizado con todos los detalles, resolver tus dudas y evitar engaños.

Lectura recomendada

Dado la falta de regulación en Japón, no se considera un destino seguro para iniciar un proceso de gestación subrogada. Si quieres informarte de los destinos recomendados por Babygest, te animamos a seguir leyendo aquí: ¿Qué país es mejor para un tratamiento de gestación por sustitución?

También puedes conseguir información sobre otros destinos y su situación actual en materia de gestación subrogada en el siguiente artículo: Gestación subrogada a nivel internacional.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Natalia Álvarez
Natalia Álvarez
Directora de Babygest
Graduada en Ciencias Empresariales por la Universidad de Alicante. Tiene más de 9 años de experiencia en el campo de la reproducción asistida y fue la creadora y directora de la primera feria de reproducción asistida de España. Es la directora de Babygest y es experta en el sector de la gestación subrogada ya que durante todos estos años ha tenido ocasión de conocer cientos de casos reales de parejas que han realizado tratamientos por gestación subrogada y a los mejores profesionales, clínicas internacionales. Más sobre Natalia Álvarez

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.