La adopción: tipos, proceso y diferencias con la gestación subrogada

Adoptar un bebé, ya sea mediante la adopción internacional o nacional, es una opción para muchas parejas heterosexuales o gays, así como personas solas, que no pueden tener un hijo de forma natural, ya sea por problemas de fertilidad o por su propia anatomía. La adopción de bebés es una vía hacia la paternidad que se suele barajar junto con la gestación subrogada, mal llamada renta de útero o vientre de alquiler.

En este artículo veremos cuáles son las condiciones y requisitos para adoptar, ya sea a nivel nacional o internacional, así como las diferencias, ventajas e inconvenientes en comparación con la gestación por sustitución.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué implica adoptar un bebé?

Adoptar consiste en tomar legalmente como hijo a un bebé, niño o adolescente que no lo es biológicamente. Se trata de crear un vínculo de parentesco entre dos personas determinando una relación de paternidad.

Aquellas familias que no pueden tener hijos de forma natural pueden lograr una familia gracias a la adopción. Se trata de un proceso largo que requiere que el adoptante consiga una valoración positiva para que se considere su solicitud y se pueda obtener la resolución positiva por parte de un juez.

En este sentido, es necesario definir los términos adoptado y adoptante:

Adoptado
es el sujeto acogido por la familia adoptante, el cual toma sus apellidos y pasa a ser un hijo de la misma a todos los efectos legales.
Adoptante(s)
es la familia que acoge al adoptado. Desde el momento en que se finalizan los trámites, obtiene la filiación del menor, creando así un vínculo de parentesco entre ellos.

La adopción nacional tiene el objetivo de proporcionar una familia a aquellos niños del territorio español que carecen de ella. Por su parte, la adopción internacional hace referencia al hecho de que una persona o pareja se convierten en los representantes legales y responsables de un niño nacido en un país distinto al propio.

Tipos de adopción

Son muchas las personas y parejas que deciden formar su propia familia a través de este proceso, ya sea en cualquiera de sus dos tipos o modalidades principales:

Adopción nacional
los futuros padres comparten la nacionalidad con su hijo en el momento de la adopción. También se habla de adopción nacional en algunos casos en los que el niño a adoptar no tiene la nacionalidad española pero se encuentra en territorio español.
Adopción internacional
los futuros padres adoptan un niño cuyo origen no es español. En este caso, se seguirá tanto la legislación española como la del país elegido.
Es posible recurrir a una ECAI (Entidad Colaboradora de Adopción Internacional) aprobada por la administración. Las ECAIs son entidades privadas que se ocupan de la legalización y el envío de los expedientes en casos de adopción.

Una vez concedida la adopción del menor a la familia adoptante, se procederá a su inscripción en el Registro Civil para modificar los apellidos. Así, con la resolución de un juez queda establecido un vínculo de filiación entre adoptantes y adoptado exactamente igual al de cualquier familia con hijos biológicos.

Adopción nacional

Aquellas personas que quieran iniciar un proceso de adopción a nivel nacional deben dirigirse al Servicio de Protección de Menores de la Comunidad Autónoma en la que residen.

En España, se pueden adoptar únicamente los menores no emancipados. Solamente se podrá adoptar a un mayor de edad o a un menor emancipado si se diera el caso de que previamente la familia haya acogido o convivido con él al menos un año de forma ininterrumpida.

Según el Artículo 175 del Código Civil, para poder solicitar un proceso de adopción es necesario cumplir las siguientes condiciones:

  • Al menos uno de los solicitantes debe ser mayor de 25 años.
  • La diferencia de edad entre el adoptante y el adoptado no puede ser menor de 17 años ni mayor de 40.
  • Cumplir las condiciones psicopedagógicas y socioeconómicas mínimas que otorguen el certificado de idoneidad.
  • En caso de ser cónyuges o pareja de hecho, debe existir una relación estable y positiva (preferiblemente de más de 2 años).

En caso de superar los criterios de valoración y ser considerados aptos para la adopción, es decir, en caso de recibir este certificado de idoneidad, la persona o pareja solicitante pasa a una lista de espera para que se le asigne un menor.

En España, la lista de espera se sitúa en torno a los 4-9 años para la adopción nacional.

La autoridad competente podría denegar la adopción en caso de que se oculte o falsee información relevante para hacer la valoración o se soliciten unas características físicas o una procedencia socio-familiar determinada.

Adopción internacional

Ejerciendo su responsabilidad de protección de la infancia y priorizando el interés superior del menor, la Ley 54/2007, de 28 de diciembre, de Adopción internacional, establece que solo se podrá iniciar un proceso de adopción internacional si:

  • La legislación del país del niño regula la adopción internacional
  • El país del menor cuenta con un organismo oficial encargado de la protección de menores
  • En el país no existe situación de inseguridad jurídica en la tramitación de la adopción
  • El país no se encuentra en situación de guerra o desastre natural
Cada país es libre de permitir o no la adopción internacional. Es fundamental cumplir con las bases o exigencias de cada uno a fin de evitar problemas legales.

En China, solo se permite la adopción de un niño/a. La ley búlgara, por su parte, no permite la adopción internacional a hombres solteros, parejas del mismo sexo o parejas heterosexuales no unidas en matrimonio civil o religioso.

El tiempo de espera varía en función del país de origen. En los países de Europa del Este se suele tardar de 8 a 20 meses, mientras que en Hispanoámerica oscila entre 8 y 30 meses. En países asiáticos como Tailandia, la lista de espera es de unos 24 meses.

Decidir entre adopción o subrogación

Para poder establecer con claridad las diferencias y, por consiguiente, las ventajas y las desventajas de cada procedimiento, es necesario enumerar los pasos que se deben seguir en cada procedimiento:

Adopción paso a paso

El proceso en sí puede alargarse entre 2 y 9 años de media, dependiendo de si se opta por la adopción en territorio nacional o en un país extranjero. A modo de resumen, estas son las fases de un proceso de adopción:

  1. Presentar la solicitud
  2. Obtener la idoneidad
  3. Enviar el expediente y esperar la respuesta
  4. Viajar al país de origen (en casos de adopción internacional)
  5. Llegada del menor
  6. Seguimiento de la adaptación del niño a su nuevo hogar (acogimiento familiar preadoptivo)
  7. Aprobación por el Juez
  8. Registro Civil (inscripción y cambio de apellidos)

Como vemos, es un camino largo, pero cuenta con la ventaja de que está regulado por la legislación española, lo que facilita los trámites desde el punto de vista legal.

Subrogación paso a paso

Por su parte, todo contrato de gestación subrogada, conocida popularmente como vientre de alquiler, será nulo de pleno derecho tal y como establece la Ley 14/2006. Ello hace que, necesariamente, los futuros padres deban viajar a otro país para ser padres mediante esta técnica. Veamos los pasos implicados:

  1. Elegir el destino
  2. Elegir agencia de subrogación en el país extranjero, abogados y clínica de fertilidad
  3. Seleccionar a la gestante subrogada
  4. Firma del contrato y otros trámites legales
  5. FIV y transferencia de embriones a la gestante
  6. Seguimiento del embarazo
  7. Vuelta al país de destino tras el nacimiento
  8. Filiación e inscripción en el Registro Civil español

El proceso también puede ser largo: todo depende de cuánto se demore la selección de la gestante, los trámites legales, cuánto tarde en quedar embarazada, los requisitos fijados por la ley del destino elegido, etc. Dependiendo de estos y otros factores, puede alargarse un año o más de media.

Ventajas y desventajas

Las parejas heterosexuales, las parejas homosexuales masculinas y los hombres solteros con deseo reproductivo pueden conseguirlo actualmente gracias a la adopción de bebés, pero también a través de la gestación subrogada. Ambas son opciones viables en función de cada caso.

Antes de tomar una decisión, se deberán valorar las ventajas e inconvenientes de cada caso para saber bien a qué proceso nos enfrentamos, sea cual sea la decisión final. Algunos factores a comparar son:

Carga genética
la gestación subrogada da la oportunidad de que al menos uno o ambos padres de intención aporten su carga genética, mientras que, con la adopción, esta posibilidad queda descartada.
Coste
ambos son procesos costosos desde el punto de vista económico, por lo que no hallamos ventajas del uno sobre el otro en este sentido.
Aspectos legales
en los dos casos, se deben llevar a cabo numerosos trámites y es necesaria la participación de abogados y asesores jurídicos. En gestación subrogada, dado que una gran parte está gestionada por la agencia, este paso se puede hacer más llevadero.
Elección
en subrogación, aunque depende del país, los padres tienen la última palabra al seleccionar a una gestante subrogada, y ella, a su vez, también elige para qué padres gestar. Es un proceso en doble dirección, algo que en adopción no suele ser así.
Seguimiento
los padres de intención pueden seguir el embarazo subrogado desde el principio hasta el momento del nacimiento, mientras que en en adopción el proceso es mucho más impersonal.

Una ventaja de la adopción frente a la gestación por sustitución es que éste es legal en España, lo que implica que los padres no tendrán problemas a la hora de inscribir a su hijo en el Registro Civil y pasar a ser los padres legales del menor.

En el segundo caso, las facilidades dependerán de si la filiación se obtiene por adopción o por sentencia judicial. Puedes saber cómo funciona por destinos en este enlace: Gestación subrogada en el mundo: ¿Qué país es mejor para españoles?

Familias homoparentales y parejas gays

Los nuevos modelos de familia aparecidos en la sociedad no solo han sido posibles gracias a los diferentes tratamientos de reproducción asistida como la donación de óvulos y espermatozoides o la gestación subrogada, sino también gracias a la adopción.

Parejas heterosexuales con problemas de fertilidad, incapaces de procrear de forma natural, encuentran en la adopción un medio para lograr la paternidad. También parejas del mismo género, tanto femeninas como masculinas, y personas solteras escogen la adopción para formar su propia familia.

La adopción homoparental es posible en España desde que se regulase el matrimonio igualitario en 2005. Aunque, en un principio, solo uno de los miembros de la unión homosexual disponía de la patria potestad del menor como soltero, fue tras la Ley 13/2005 cuando se estableció la igualdad total.

No obstante, aunque la legislación española lo permite, las parejas homosexuales, en la práctica, no tienen prácticamente posibilidades de adoptar a menores extranjeros: la mayoría de países limitan las adopciones a matrimonios formados por un hombre y una mujer.

Por todo ello, algunas de estas familias encuentran dificultades a la hora de llevar a cabo la adopción y, por ello, muchas de ellas acaban descartándola y recurriendo a otra opción reproductiva como la gestación subrogada.

Preguntas de los usuarios

¿Se puede adoptar un bebé recién nacido?

Sí, es posible. Ahora bien: es necesario que transcurran un mínimo de 30 días entre el nacimiento y la conformidad de sus padres biológicos para que el menor sea entregado a los adoptantes. Además, los adoptantes deben llegar previamente a un acuerdo con los padres biológicos.

Las personas mayores de 40 años no pueden adoptar neonatos porque, en dicho caso, incumplirían el requisito de la diferencia de edad entre el menor y los padres adoptivos.

En el caso de los recién nacidos que han sido abandonados al nacer, la ley establece que se debe esperar un mínimo de 30 días antes de iniciar los trámites para la adopción. De este modo, transcurre el tiempo suficiente como para que la madre pueda reclamar al bebé.

¿Puedo adoptar siendo soltero?

Sí, en España está permitido. No obstante, son muchos los países extranjeros que no permiten la adopción internacional a personas solas o parejas homosexuales. En caso de que se prefiera optar por la adopción nacional, ello dependerá de la edad del adoptante y sus circunstancias personales (entre ellas, la situación económica).

¿Los niños adoptados por parejas gay sufren trastornos psicológicos?

No tiene por qué: los menores adoptados por padres del mismo sexo son igual de sanos emocional y psicológicamente que cualquier otro niño criado por padres heterosexuales.

Diversos estudios han demostrado que los menores que han crecido en el entorno de una familia homoparental son más abiertos y tienen menos prejuicios dentro de la sociedad en cuanto a la segmentación de los roles sexuales. Tener un hijo y criarlo es un proceso que se basa en el amor y el deseo de cuidarlo ante todo.

¿Se puede adoptar un bebé con síndrome de Down?

Sí, es posible. Entidades como la Federación Española de Síndrome de Down han puesto en marcha programas que facilitan la adopción de estos niños a aquellas personas que deseen formar una familia. El proceso de adopción y los requisitos serían los mismos que para cualquier procedimiento habitual.

¿Para adoptar un bebé hay que pagar?

La adopción nacional no conlleva coste alguno, mientras que la internacional suele suponer un alto coste económico para los adoptantes.

La adopción internacional tiene un coste que ronda los 20.000 euros aproximadamente. Si estamos hablando de un proceso de adopción internacional en Rusia, el precio medio puede ascender a 20.000 €, mientras que en China puede costar en torno a 17.000 €. Se incluyen los costes derivados de la traducción y legalización del expediente, gastos del representante del país de origen del adoptado, etc.

En este aspecto, la adopción tiene mucho en común con la gestación subrogada. Ambas suponen un gran coste económico para los adoptantes y es un motivo de peso a la hora de tomar la decisión. En el artículo Precios en gestación subrogada te desvelamos el coste aproximado de este tratamiento.

Lectura recomendada

La adopción es un proceso largo que brinda la posibilidad de ser padres a un gran número de familias que no pueden conseguirlo de forma natural. Estas familias también pueden conseguirlo mediante la gestación por sustitución, un tratamiento reproductivo que te explicamos al detalle en esta guía: ¿Qué es la gestación subrogada?

Como se ha comentado más arriba, esta técnica no está permitida en España, por lo que necesariamente habrá que desplazarse hasta un país extranjero en el que sí se permita, siempre y cuando se cumplan las condiciones establecidas por la ley. ¿Quieres informarte acerca de los posibles destinos? Pincha aquí: Gestación subrogada a nivel internacional: ¿Dónde es legal?

Si quieres comparar los pasos a seguir en un proceso de adopción frente a los necesarios en gestación subrogada, puedes informarte mejor en el artículo Pasos a seguir en maternidad subrogada.

En caso de elegir este procedimiento, puedes encontrar una agencia o clínica aquí: Directorio de agencias y clínicas internacionales de gestación subrogada.

4 comentarios

  1. usuario
    Amelia Ortiz

    ¿Qué es más fácil, la adopción tradicional o un tratamiento de reproducción asistida como la subrogación o la adopción de embriones? Siempre he tenido esa duda y además tengo entendido que en Estados Unidos cuando vas a adoptar un embrión también pueden hacerte un estudio del entorno familiar. No sabría por cual decantarme…

  2. usuario
    lululalalele

    La adopción es bastante complicado. Yo estuve intentándolo y la verdad es complicado, son muchos los requisitos, mucho más e lo que piensas. Obtener el certificado de idoneidad es difícil y en la internacional hay que tener en cuenta muchas leyes y cuestiones de otros países.
    La gestación subrogada tampoco es fácil y es cara pero yo creo que compensa, aunque cada uno. Para mi no es algo totalmente comparable.

  3. usuario
    rodrigo

    Pues yo no sabría por cuál optar, sinceramente… Aunque creo que la gestación subrogada es mucho más respetuosa con la familia que la adopción. Siempre tienes la oportunidad de que al menos uno de los dos padres esté conectado con el menor y, además, por lo que he leído aquí se tarda menos tiempo… No entiendo por qué nuestra sociedad acepta la adopción pero ve tan mal la gestación subrogada… En realidad, es lo mismo… sobre todo en el caso de la adopción de menores. La principal diferencia es que en un caso se está en contacto con la gestante y en el otro no, pero al fin y al cabo esa mujer tiene un bebé que no va a ser suyo. A la gente le cuesta mucho aceptar los cambios… pero todo llegará.

  4. avatar
    SaraFeliz1

    hola

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..{boton_dentro}