La co-paternidad es un término que hace referencia al hecho de compartir la paternidad de un hijo entre dos personas sin que exista relación amorosa o sentimental entre los dos progenitores.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Tener un hijo siendo soltero

Además de la co-paternidad, las mujeres y hombres solteros con deseo de tener un hijo, puedes optar por estas otras alternativas:

La gestación subrogada y la adopción son complicadas y especialmente caras. Sin embargo, debido a su incapacidad natural para gestar, son junto a la co-parternidad las alternativas posibles para los hombres.

Es bastante común que un hombre busque a otra mujer para intentar tener un hijo a través de la co-paternidad. También muchas mujeres buscan, generalmente a través de internet, a un padre para sus hijos.

De hecho, cada día son más los hombres y mujeres que tienen hijos en común sin existir vínculo sentimental entre ellos.

La forma en que se consiga el embarazo dependerá de las preferencias de los futuros padres. Hay quienes prefieren seguir el método tradicional o natural, mientras que otros optan por recurrir a las técnicas de reproducción asistida.

¿Cómo educar a un hijo?

Algunos comparan la co-paternidad con el hecho de tener padres divorciados. Al fin y al cabo, en ambas situaciones, el bebé tiene un papá y una mamá que le van a dar todo su cariño aunque entre ellos no hay relación de pareja.

Cuando una pareja tiene un hijo, son muchas las cuestiones, dudas y miedos en relación a la crianza del bebé que esperan.

Establecer las bases de la educación de un hijo no es fácil, pues cada persona hemos sido educados de un modo y coincidir en la manera de hacerlo es complicado.

Si esto es difícil en una pareja, que se supone que está formada por dos personas afines y que se complementan, parece todavía más complejo ponerse de acuerdo cuando la persona con la que vas a compartir la paternidad no es tu pareja.

Generalmente, los niños se desarrollan siguiendo las indicaciones de sus padres y tomándoles a ellos como ejemplo. Por ello es tan importante escoger a la persona adecuada con la que tener un hijo. No estamos hablando de compartir un coche (por ejemplo), sino la responsabilidad sobre una persona.

Compartir la paternidad

Para seleccionar al co-padre o co-madre, es fundamental tener en cuenta aspectos como:

  • Educación recibida o forma en que ha sido criado
  • Situación familiar
  • Ciudad y/o zona donde reside
  • Ocupación y situación laboral
  • Estabilidad emocional
  • Valores

Además de establecer la forma en que van a criar y educar al futuro hijo en común, los padres deberán acordar los detalles legales de la custodia del bebé. En este sentido se deben marcar las pautas en relación a la manutención del bebé, su lugar de residencia, el régimen de visitas, etc.

Por otra parte, también se recomienda hablar sobre la posibilidad de futuras relaciones sentimentales de cada uno de los padres y el papel que tendrían sobre el niño las posibles parejas futuras de alguno de los co-padres.

2 comentarios

  1. avatar
    Juipetal

    No lo había oido nunca esto de la copaternidad, pero me parece un poco raro, no?No se yo si será muy bueno para el desarrollo futuro del niño. ¿Algún psicólogo que pueda decirme algo al respecto?

    • avatar
      Enric

      Pues mira si, yo me desarrolle en una copaternidad. Mis padres se separaron antes de que yo naciera y hasta ahora muy bien entre los tres.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar