La experiencia de Marta y Antonio en gestación subrogada

Por (embrióloga).
Actualizado el 10/11/2015

La lucha de Marta y Antonio por la legalización de la gestación subrogada empezó a raíz de una terrible experiencia por la que perdieron al bebé que estaban esperando apenas unas pocas semanas antes del parto.

Ahora, cuentan su historia para hacer ver a la sociedad la necesidad de regularizar en España la técnica reproductiva de la gestación subrogada pues aunque no lo creamos, la vida da muchas vueltas y todos podríamos necesitarla en algún momento.

Desarrollo del embarazo

Marta era una chica de 31 años y una larga relación con su marido Antonio. Un día decidieron que había llegado el momento de ser padres y se pusieron en busca del embarazo. No hubo problema alguno, lo intentaron y se quedó embarazada.

Tras los primeros meses de embarazo les anunciaron que estaban esperando una niña. Estaban encantados con la noticia. Además, el embarazo iba muy bien, no había ningún problema . Sin embargo, a las 38 semanas de tranquilo embarazo, Marta empezó a sentirse mal.

Un fuerte dolor en el pecho le oprimía la respiración por lo que decidieron acudir al hospital. Inicialmente la hicieron pasar por monitores y le informaron de que la niña que estaba esperando se encontraba bien. La pasaron a urgencias y continuaron haciéndole pruebas. Desgraciadamente, los resultados no eran buenos:

  • Las plaquetas de su sangre las tenía a un nivel mucho más bajo de lo normal (106, cuando el límite inferior es 130)
  • El dímero D era demasiado elevado (1845) en comparación con el máximo nivel del intervalo de normalidad (230)

Las doctoras que llevaban su caso GG y PV consideraron que debía quedarse en observación durante un par de día. Así, podrían controla a la niña y determinar si el dolor era causado por un dolor epigástrico a causa del reflujo o si había alguna otra cosa.

A las tres horas del ingreso de Marta y con elevadas dosis de ibuprofeno en vena, el dolor remitió por lo que el doctor PM, en contra de las otras doctoras, le recetó un protector de estómago y la mandó a casa.

En ese momento Marta fue volvió tranquila a casa pensando "siempre entenderán más ellos que yo". No obstante, y por simple precaución, Marta pidió cita en su ginecólogo particular, el doctor VI.

Pérdida del embarazo

Dos días después de haber pasado por el hospital, el doctor VI atendió a Marta y Antonio. Les dijo que la niña estaba bien y le recetó a Marta buscapina y un protector de estómago más fuerte, pues seguía con mucho dolor. De hecho, salió de la consulta peor de lo que entró. Casi no podía caminar del dolor.

Se tomó dos buscapinas pero el dolor cada vez era más fuerte. Al llegar a casa la familia de Marta llamó a la ambulancia porque ya no podía ni moverse. Se miró al espejo y notó que su cara estaba amarilla como la yema de un huevo, "yo ya intuía que no era un simple reflujo del embarazo" afirma Marta.

Una vez en el hospital, le dieron un calmante pero el dolor en el pecho seguía creciendo. "Quería vomitar, pensaba que me moría y me desmayé". A las 5 Marta salió del ginecólogo y supuestamente todo estaba bien. A las 9 menos 10 la niña estaba muerta y Marta estaba a punto de morir también.

A los 10 días, Marta se despertó en la unidad de reanimación de críticos. Había sufrido una terrible hemorragia en el hígado, el cual se estaba desintegrando. El nivel de plaquetas estaba en 29, nivel muy muy bajo, Era cuestión de vida o muerte. Sospechaban que se trataban del síndrome de Hellp, algo muy poco común, que aparece al final del embarazo o incluso tras el parto.

Tal y como dice Marta, "no todas las primerizas nos quejamos por nada y siempre es mejor mandar una persona sana al hospital y salir de dudas que una enferma al cementerio".

Posibilidad de tener un hijo

Afortunadamente Marta consiguió salvar su su vida pero se encontró con 31 años sin su hija y sin posibilidades de poder tener más hijos, pues la terrible hemorragia obligó a los médicos a realizar una histerectomía subtotal (extirpar el útero pero no los ovarios).

A raíz de esta terrible experiencia, marcada por el profundo sufrimiento de familiares, amigos y sobretodo de los protagonistas Marta y Antonio, se inició la iniciativa legislativa popular (ILP).

El objetivo principal de esta ILP y por lo que se ha creado la Asociación por la Gestación Subrogada en España, es conseguir que la gestación subrogada sea legal en España.

Como presidenta de la Asociación por la Gestación Subrogada en España, Marta López busca concienciar sobre la gestación subrogada, pues ahora le ha tocado a ella pero mañana puedes ser tu, tu hija, tu hermana, tu amiga...

La gestación subrogada es el tratamiento de reproducción asistida que más engaños y dudas genera. La transparencia es uno de nuestros rigurosos criterios a la hora de recomendar clínicas y agencias. Puedes usar esta herramienta para obtener un informe de situación actualizado con todos los detalles para resolver tus dudas y evitar engaños.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.