Cáncer de ovario

Tras la intervención quirúrgica del supeusto teratoma, el análisis de anatomía patológica reveló que se trataba de un cáncer de ovario.

Para evitar poner en riesgo su vida, el médico aconsejaba la extirpación de todo el aparato reproductor: ovario, útero, ganglios…

Fue una de las decisiones más dolorosas a las que ha tenido que enfrentarse Laura, pues suponía la menopausia inducida.

Puedes leer el artículo completo en:    453

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar