Motivaciones para ser gestante subrogada

La gestación subrogada (conocida socialmente como vientre de alquiler) es quizá el proceso reproductivo emocionalmente más complicado ya que en él interviene, además de los futuros padres, una segunda mujer, la gestante. Ella será la encargada de llevar a término el embarazo y dar a luz al hijo de los padres de intención, que son quienes ponen en marcha este tratamiento para tener a su hijo.

No es fácil comprender las razones por las que una mujer se somete a un tratamiento reproductivo y a un embarazo para cumplir el deseo de otra persona o pareja. Los motivos son tan diversos como personas que lo realizan y normalmente sus vivencias personales suelen jugar un papel muy importante.

En este artículo, hacemos un repaso de las principales motivaciones.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Razones solidarias para gestar al hijo de otros

En la sociedad actual, el dinero juega un papel más importante del que creemos o queremos. Por eso, muchas veces, nos cuesta entender cómo una mujer puede ofrecerse a gestar al hijo de otros por el menor placer de ayudar.

La principal motivación de muchas gestantes es económica, pero hay otras que restan importancia al dinero recibido y se someten a este proceso de forma altruista, aunque generalmente reciben una compensación económica como reembolso de los gastos derivados del embarazo.

En cualquier caso, este dinero no es tal como para que sea la motivación más importante. Para muchas gestantes, existen otras motivaciones que pasamos a comentar:

Agradecimiento por la ayuda recibida

Las gestantes suelen ser mujeres que han sido madres gracias a que otra mujer donó sus óvulos. Esto quiere decir que han logrado formar su propia familia gracias a la ayuda de otra persona y por ello, sienten la necesidad de “devolver”, en cierto modo, el gran favor que recibieron.

Testigos de sufrimiento ajeno

Hoy en día hay muchas parejas que tienen problemas de fertilidad. En concreto, se estima que un 15% de la población en edad reproductiva encuentra obstáculos para lograr el embarazo natural.

Ser testigo del sufrimiento ante la incapacidad de formar una familia puede hacernos empatizar y despertar en nosotros la necesidad de hacer algo por ellos o por otras personas en la misma situación.

Esto es lo ocurre a muchas gestantes, quienes han vivido o en primera persona o de parte de algún familiar o amigo cercano, la frustración de la infertilidad.

Defensoras de los derechos LGBT

Actualmente, las parejas homosexuales femeninas pueden formar su propia familia gracias a la donación de semen. Ya sea mediante la inseminación artificial o la fecundación in vitro (FIV), las lesbianas pueden experimentar la maternidad.

Sin embargo, en el caso de los hombres, es inevitable la intervención de la mujer en su búsqueda de la paternidad, pues evidentemente, ellos no tienen útero donde poder gestar a su hijo.

Muchas personas creen en la igualdad de derechos de los homosexuales y son conscientes de la capacidad de dos hombres para criar un bebé. Por ello, hay muchas mujeres que quieren ser gestantes para estas parejas. Su motivación es la reivindicación de la igualdad de derechos y la diversidad familiar.

Reconocimiento social

Para algunas mujeres el reconocimiento social y la satisfacción personal de ayudar a otros les hace sentir bien consigo mismas. Hay comunidades donde la solidaridad está muy bien valorada, donde se fomenta el ayudar al prójimo y se premia con la admiración.

Muchas personas disfrutan de la sensación de placer que les proporciona poder ser de ayuda y sobre todo convertirse en alguien tan importante para otras personas.

Disfrutar del embarazo

El estado en el que se encuentra la mujer durante el embarazo es especial. Durante los meses de gestación, la situación hormonal y los cambios fisiológicos derivados pueden hacer surgir sentimientos nuevos en la mujer.

Para algunas mujeres, esta situación especial del organismo puede resultar molesta o incómodo, pero para muchas otras es una situación de gran satisfacción y bienestar. Hay mujeres a las que les gusta estar embarazada porque se sienten más felices y a gusto con su cuerpo.

Muchas de ellas afirman que el momento de mayor felicidades de su vida ha sido el embarazo. Por eso, desean repetirlo pero no quieren tener más hijos.

Motivación económica

Generalmente, la compensación económica que reciben las gestantes no es tan grande como para que una mujer se someta a este proceso única y exclusivamente por razón económica.

La motivación económica suele ser directamente proporcional a la capacidad económica de la gestante y al impacto que pueda tener la contraprestación en su vida. Si ese dinero le puede suponer el salario de muchos años (como ocurre en la India) la motivación económica suele ser la que prima.

Si por el contrario la compensación corresponde simplemente al pago de los gastos derivados del embarazo, aunque es un incentivo a considerar, no es la motivación fundamental.

Preguntas de los usuarios

¿Puede que la religión sea un impedimento para que una mujer con deseo de ayudar se someta a la maternidad subrogada?

La mayoría de religiones no se muestran favorables a la búsqueda no natural del embarazo. La gestación subrogada es un proceso más de reproducción asistida por lo que si una mujer tiene una fuerte convicción religiosa, no debería someterse a este proceso. Deberá por tanto buscar otras formas de ayudar.

¿Puede una mujer ayudar a su hermana siendo el vientre de alquiler de su sobrino?

Dependerá del país en el que se realice el proceso de subrogación. Hay destinos cuya legislación impide que la gestante sea un familiar de los futuros padres. Por el contrario, hay otros países en los solo se permite el embarazo subrogado en casos familiares.

Hay destinos como por ejemplo Rusia, Ucrania o Estados Unidos, que permiten la maternidad subrogada comercial, es decir, la gestante recibe una compensación económica que va más allá de los gastos del embarazo. En otros lugares como Canadá, solo está permitida la subrogación altruista y por tanto, la mujer que gestar solo recibe el reembolso de los gastos del embarazo hasta un máximo establecido por ley (actualmente el máximo canadiense es de aproximadamente 22.000C$).

¿Qué cobra una madre subrogada en Estados Unidos?

El dinero que recibe una gestante en Estados Unidos varía en función del Estado donde se lleve a cabo el proceso y las cualidades de cada situación. En cualquier caso, la cantidad se sitúa en torno a los 20.000-40.000$.

6 comentarios

  1. avatar
    RosI

    A mi me podéis contar historias pero la razón principal que lleva a una mujer a pasar por un embarazo de un bebé que no es suyo es el dinero. La sociedad en la que vivimos no es tan buena y el dinero sin embargo mueve montañas.

    De todas las gestantes que hay, no me creo que más del 5% les mueva otra cosa que no sea la compensación económica. Ojalá me equivocara, pero lo dudo.

  2. avatar
    inter

    Yo estoy contigo Rosi, parece mentira que nos intenten convencer de lo contrario… si no se cobrara nadie querría ser madre de alquiler, no? Es como la donación de óvulos, si no se pagara, porque se paga aunque se diga que es compensación, no habría donantes que es lo que pasa en otros países…

  3. avatar
    Toledano

    Os lo voy a intentar explicar con todo el respeto del mundo pero no tenéis ni idea. En el mundo hay gente solidaria y con ganas de ayudar a los demás. Aquí en España por ejemplo, muchas personas donan sangre y donan órganos de forma totalmente voluntaria, sin que reciban nada a cambio, lo cual demuestra la solidaridad de la gente y la empatia por las situaciones de necesidad.

    En la donación de gametos, se corre un riesgo y por eso se recibe una compensación, que es baja, y que simplemente se da para compensar los gastos… una cosa es no cobrar por ayudar y otra es que ayudar te cuesta dinero, porque la donación requiere muchas visitas al centro y controles y pruebas y eso puede hacerte perder dinero y tiempo y por eso se compensa pero no por nada más.

    Igual que esto ocurre con la gestación subrogada, que no vientre de alquiler, ni madre de alquiler ni nada de eso porque no se está alquilando nada. El embarazo cuesta dinero, necesita cuidados, ropa especial, revisiones médicas, etc etc etc. Incluso hay mujeres que tienen que dejar de trabajar más o menos meses y eso les causa pérdidas económicas que se les compensa pero no se les paga por su vientre ni nada de eso. Se les compensa su esfuerzo y dedicación y tristemente el modo que tenemos las personas de compensar las cosas es el dinero.

    Me da pena que penséis así, deberíais oir a algunas mujeres que han gestado para otros y a padres que han recurrido a este proceso para comprender que el dinero no es todo. No está pagado la gran labor que hace una mujer gestante a tu hijo y todas las gestantes que he conocido coinciden en que ver la felicidad de los padres cuando reciben a su hijo es la mejor compensación.

  4. avatar
    svrus

    Estoy totalmente de acuerdo contigo toledano. Lo que no se puede pretender es que la mujer haga un esfuerzo tan grande a cambio de nada y que encima tenga que pagar las cosas de su bolsillo. Los que tienen que pagar son los padres del bebé. Ella tiene una familia que mantener y está perdiendo parte de su sueldo por tener que ir a hacerse el tratamiento, hacerse las revisiones,… y si ocurre alguna complicación y tiene que guardar reposo ¿entonces qué? ¿esos días que no va a trabajar para no perder al bebé quién se los cubre? No sois conscientes, solo decís que no a las cosas pero no pensáis en lo que supone.

  5. avatar
    Gincarlo

    Yo leí en una entrevista que la madre de alquiler de Miguel Bosé era una fan suya que quería ayudarle a cumplir su sueño de ser padre soltero pero que no quería dinero. La verdad que no sé si acabo de creérmelo… e sea, que quisiera ayudarlo vale pero por nada de dinero.. no sé.

  6. avatar
    Ursula22

    ¿Qué cobran las madres de alquiler en Rusia?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar