Ni adopción ni gestación subrogada

Pepe y Maria (nombres ficticios) son otra de las parejas que tiene problemas para tener un hijo y que encuentra día a día numerosos obstáculos para alcanzar su sueño. Lo han intentado por adopción y también por gestación subrogada, pero todavía no han podido lograr su deseo de ser padres.

Hoy, este luchadora pareja nos cuenta su testimonio con el objetivo de concienciar a la sociedad española de la necesidad de legalización de la gestación subrogada en España. Os dejamos con su testimonio:

Somos una pareja de 35 años. A mi hace varios años me descubrieron por casualidad una malformación arteriovenosa en el útero que además se extiende por otros órganos.

Visitamos muchos ginecólogos y especialistas en el tema y y la respuesta de todos ellos siempre era la misma: había una probabilidad muy alta de que el embarazo resultara un verdadero riesgo para mi vida. La razón principal era el tamaño de dicha malformación, era muy grande y podría reventar en el momento del embarazo provocando un sangrado difícil de controlar.

Opciones para ser padres

Después de pasar el luto por la noticia, pues para nosotros fue un golpe muy fuerte, porque deseábamos y deseamos tener hijos, nos pusimos a investigar en otras opciones para poder ser padres.

Desde el principio nos informamos de la gestación subrogada a través de asociaciones y gente que había llegado a tener hijos gracias a este método. Evaluamos los pros y contras e incluso nos pusimos en contacto con alguna clínica en países no tan fiables como EEUU. Pero decidimos que los países en los que podíamos costearnos el tratamiento, no nos daban mucha seguridad y confianza. Por el contrario, los que nos daban confianza como Estados Unidos eras excesivamente caros y los costes se nos escapaban de las manos.

Después de mucho pensarlo decidimos optar por la adopción, ya que era otra de nuestras opciones. Incluso siempre habíamos hablado de que el día de mañana cuando tuviéramos nuestros hijos biológicos tener otro adoptado.

Elegimos Etiopía, pero después de pasar por todos los trámites, el país restringió la adopción. Fue un palo enorme. Aunque la mayoría de la gente no lo crea, adoptar es casi imposible hoy en día. Son muchísimos años de espera y la incertidumbre de que, exceptuando España, el país por temas políticos o sociales se “cierre” es enorme.

Acceso desigual a la gestación subrogada

En estos momentos estamos de nuevo barajando la posibilidad de la gestación subrogada. Hemos vuelto a ponernos en contacto con asociaciones, hemos viajado para estar en charlas como las de Invitra, pero seguimos paralizados por los altos costes que esto supone.

Tenemos los mismos derechos de formar una familia que el resto de las personas, personas que disponen de más dinero que nosotros, personas que aunque sus óvulos o el esperma no sirva tienen la opción de la donación.

Personalmente me duele mucho cuando se habla de que es comercializar con las mujeres, creo que la ignorancia puede ser tan atrevida. El ejemplo lo tengo a mi alrededor, mi hermana e incluso algunas de mis amigas estarían encantadas de poder gestar a mi hijo, de darme ese regalo, sin ningún coste solo por bondad y generosidad.

3 comentarios

  1. avatar
    Beatriz

    Que llorera me ha dado, dios mio,,, cuanto sufrimiento tenemos que padecer… si quieres ponte en contacto con Cecilia Pinto de Naciendo Juntos, ella te podrá contar cosas que seguro que desconoces, y que te pueden ayudar. Suerte

  2. avatar
    Mabel

    Totalmente identificada con vuestro caso…

  3. avatar
    Ricardo

    Queridos amigos: Desde mi experiencia personal permitidme sugeriros que os informéis sobre el acogimiento familiar permanente. Nosotros en Madrid tardamos 10 meses desde que echamos los papeles en tener a dos preciosos hermanitos de 12 y 35 meses de edad. La gente se asusta “porque me los pueden quitar”, pero esta posibilidad es remota y además es algo que te puedes “trabajar”. Hay 14.000 niños y niñas actualmente en España en espera de una familia que los saque del centro de menores en el que residen. Necesitan solidaridad y estoy seguro de que a vosotros eso os sobra. Además todo el procedimiento es gratuito. El acogimiento es el gran desconocido. De verdad, de corazón, adentraros en ese mundo: Vuestra hija o vuestro hijo puede estaros esperando ahora mismo en un centro de acogida.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar